8 nov. 2015

Guía para la bida en el Apocalipsis Más Aburrido de la Historia - 5

A estas alturas del peor apocalipsis de la historia, seguro que os estaréis rasgando las vestiduras (moderadamente) buscando la forma de sobrevivir a todas esas catástrofes que probablemente no lleguéis a ver antes de morir de forma natural. Es comprensible, pero no  os preocupéis, que estamos en todo. Hoy os daremos consejos para vuestra bolsa de supervivencia postapocalíptica (o más bien diapocalíptica).

¡Así no, mendrugo!
21 - Monta una bolsa de supervivencia
Para empezar, aseguraos de haceros con una bolsa grande, porque vais a necesitar muchas cosas. Si podéis vaciar un saco de cemento, perfecto. Y si podéis haceros con algo más grande, pues mejor. Cuando el apocalipsis alcance su punto crítico, los recipientes de tamaño desproporcionado se volverán escasos, así que aseguraos de conseguir vuestra bolsa lo antes posible.

Por supuesto una de las primeras cosas de las que tendrás que hacer acopio es de comida y bebida molonas: gelatina (no puedes enfrentarte a un gran problema sin gelatina. Ya lo dijo Sun Tzu: “sé resbaladizo como la gelatina y sabroso como la gelatina”), embutidos antes de que la OMS los prohíba y nos arree con ellos, agua imbuida con el poder de la ciencia o un kit de primeros auxilios lleno de jeringas con chocolate. ¡Directo a la sangre!

No olvides llevar también un microondas que no solo servirá para calentar toda la comida, sino que también podrás poner cosas electrónicas dentro para protegerlas de los pulsos electromagnéticos. Como también necesitarás electricidad para que funcionen este y otros cacharros eléctricos, deberías contar con una rata dentro de una rueda. Y vacunas para ponerle de modo que no te pase enfermedades y mandangas.

Este, por ejemplo.
Pero obviamente no tendrá sentido que lleves muchas de estas cosas contigo si no tienes herramientas para utilizarlas. Para ello te recomendamos que te consigas un suizo. No, no una navaja suiza, un suizo directamente. Por un lado, te podrá dejar su navaja las veces que te haga falta. Por otro, estar con él hará creer a los moteros diapocalípticos que eres neutral, así que no se meterán contigo sin una buena razón. En cualquier caso, asegúrate de mantenerlo a raya, no se vaya a comer la gelatina de la bolsa y cambiarla por queso suizo.

Pero lo creas o no, esto no te va a proveer con todas las herramientas que necesitas. Para abrirte camino entre las matas de absolutamente nada porque este apocalipsis no tiene nada que ver con el crecimiento de las plantas y puedas rajar a los moteros que han decidido no atacarte, te recomendamos conseguir un machete láser. Es importante que sea láser, porque si lo tienes ahí en la bolsa a filo desnudo con todas esas cosas cortables y matables dentro seguro que va a causar más de un disgusto. Y ya bastante tienes con estar vivo durante el apocalipsis.

Claro que la principal razón de portar el machete es hacerte más fácil poder secuestrar a gente divertida (puntos extra si el suizo era gracioso) que te acompañen para amenizar el apocalipsis más aburrido de la historia. Contempla la posibilidad de viajar hasta Japón para raptar a ZUN para que te provea por igual de música y juegos. En serio, vas a necesitar ambas cosas para sobrevivir y esta es una de las opciones más razonables. Si alguien se te ha adelantado, amenázalo a él con el machete o trata la posibilidad de clonarlo. Y hazlo rápido, clonar cosas parece demasiado interesante como para ser algo que puedas hacer en el peor apocalipsis de la historia.

Cuidado, llevar una toalla de camuflaje
puede parecer buena idea, pero
si la dejas sobre la hierba puede que
no vuelvas a encontrarla.
Por otra parte, otro elemento indispensable del equipo del superviviente postapocalíptico es la ropa. Llevar la ropa adecuada es importantísimo, especialmente camisetas chulas, pantalones gastados y chaquetas llenas de tierra. Pero lo más importante de todo esto es la toalla: puedes tumbarte encima o debajo. Usarla de turbante, de máscara o capa. Hacer señales con ella, mojarla para luchar cuerpo a cuerpo o usarla como honda... Nunca olvidéis vuestra toalla.

Para no tener problemas de comunicación con otras almas en pena que habitan este apocalipsis, conviene que tengas a mano un diccionario español-zombi, zombi-español. No, no es que vayas a encontrarte zombis en las explanadas vagamente desiertas y ligeramente cambiadas que ofrece este apocalipsis, pero la mayor parte de humanoides estarán tan muertos cerebralmente por falta de fuentes de entretenimiento que acabarán pensando y actuando como zombis. Volvemos a recomendar que raptes a ZUN para evitar esto. En serio, cuanto antes empieces mejor.

Y hablando de cosas escritas, recuerda imprimir esta guía, preferentemente varias copias de la misma. Para empezar, te vendrá bien para recordar lo que conviene que lleves contigo. Para seguir, quién sabe, quizás haya un código secreto entre estas palabras que te lleve a la tierra prometida libre del apocalipsis: Marte. Probablemente no sea así, pero oye, nosotros lo dejamos caer por si acaso.

Y ya que estamos con el tema, asegúrate de conseguir ediciones de bolsillo de novelas poco populares. Son un sustituto barato del papel higiénico en tiempos de necesidad, y sea como sea, te dará algo de entretención mientras ZUN no crea su siguiente juego, lo cual debería pasar una o dos veces cada mes durante unas pocas horas cada vez.

Y, bueno, esto es lo más importante. Seguro que se os ocurren muchas más cosas como zarigüeyas (que son el marsupial más postapocalíptico de todos) o papel de plata para evitar las ondas de control mental emitidas por cybersectarios. Pero eso ya va en la imaginación de cada uno.

Nosotros nos retiramos ya no sin antes prometeros que la próxima entrega de la guía, por seguir con el tema, tratará sobre cómo preparar el búnquer ideal. Mientras tanto, si creéis que todo esto del apocalipsis es una patraña o tenéis un absceso en una nalga, podéis mandarnos hatemail por los comentarios de ahí abajo o nuestro twitter, G+ o correo. Hacedlo mientras podáis porque no queda mucho de internet...


PARTES DE LA GUÍA

0 comentos:

Publicar un comentario

Deja un comento, payo.