¿Qué es Monifate?

Monifate, en gallego, es una marioneta o un fantoche. Aunque teniendo en cuenta que estás leyendo esto es bastante probable que no sea la definición que estés buscando. Monifate es una asociación cultural que comenzó como círculo creativo multimedia en 2009 y se consolidó a partir de 2016 a fin de que sus miembros ofrecieran apoyo mutuo en la producción contenido en diversos campos artísticos y del entretenimiento como literatura, cómics y vídeos, pero también, en menor medida, el cine, los videojuegos o los juegos de rol entre otros, todo ello con una temática principalmente absurda y surrealista y un especial énfasis en el worldbuilding.

El contenido habitual de este blog será en buena medida una parodia a las revistas culturales y divulgación, tales como Revistaquenonospagaporhacerlepublicidad y Revistaquetampoconospagayademásnorevisasusdatos. En la práctica, esto se traducirá, entre otras cosas en awesombrososartículos de divulgación con inesperadas perspectivas y en más de una ocasión sobre cosas irrelevantes o inexistentes, sorprendentes noticias de hechos sucedidos en otras dimensiones, definiciones sobre oscuras palabras que se nos ocurrieron estando medio dormidos y versiones subtituladas de interesantes vídeos de ultramar completamente fieles al material original. Tampoco pueden faltar en este humunguoso mejunje tiras cómicas, horóscopos impresionantemente precisos y el ocasional relato corto. La cantidad de entradas será por lo general de entre 10 y 20 mensuales (según el tiempo que podamos dedicarles) y nos aseguraremos de publicar siempre en fechas señaladas tales como Jálogüin, Nochebuena, el día del pez, o el fin de año del calendario que nos hemos inventado.

Por supuesto, nuestras actividades no se limitan solo a estas entradas cortas, y tenemos varios proyectos a largo plazo forjándose entre las sombras. La naturaleza de estos proyectos es variada, incluyendo obras tan variopintas como novelas, videojuegos, juegos de rol, de mesa y películas. Tenemos la mala costumbre de contar muy poco y mantener un innecesario secretismo sobre nuestros proyectos hasta que estén lo suficientemente avanzados. Aun así, hablaremos el segundo domingo de cada mes del avance de nuestros proyectos y el penúltimo domingo de nuestros proyectos de rol (como Criaturas del Vacío Celeste, nuestro bestiario de criaturas voladoras o Sukero City, nuestro juego sobre chicas monas y crímenes metanaturales), aportando datos sobre su progreso y resumiendo las entradas relacionadas con ellos en Un Paladín en el Infierno, el blog de Kha, uno de nuestros miembros.

En cualquier caso, cabe señalar que cuando decíamos lo de “absurdo y surrealista” íbamos en serio. Por poner un par de ejemplos, nuestra serie de tiras más larga hasta la fecha va de el dictador Adolf Hitler y el predicador evangelista Josué Yrión compartiendo casa en una dimensión paralela donde Adolf trabaja de pintor de brocha gorda y su mejor amigo es un judío. Yrión sigue siendo Yrión.

Y hablando de dimensiones paralelas, buena parte de nuestras obras se desarrollan en Old Pork City, una ciudad controlada por vampiros, llena de tuberías de éter que no sirven para nada y donde los lobos a menudo campan a sus anchas. Además es la capital de Himandia, una versión alternativa de España que, como veis, solo es ligeramente más distópica y preapocalíptica. O más bien diapocalíptica, ya que hemos anunciado el comienzo del apocalipsis más aburrido de la historia a principios de 2013.

Este apocalipsis no es espectacular como los que estamos acostumbrados a ver en otras obras de ficción, aquí simplemente los volcanes empezaron a echar un producto conocido como el liquidillo verde que causa varios tipos de trastornos no específicos en seres vivos e inertes, pero que lo hace muy, muy, muy lentamente. Tanto es así que, cuando llegue a grandes núcleos de población dentro de unos decenios, la gente no empezará a morir hasta pasados al menos treinta años, y no acabará con toda la vida en la tierra hasta dentro de unos 1000 años siendo especialmente pesimistas. Claro que antes de eso habrá acabado con todas las cosas divertidas como internet, las bicicletas o las patatas fritas, por eso es el más aburrido de la historia a pesar de que no haya habido otro (salvo en Marte según nuestros datos).

Y, para rematar, nuestras mascotas son un pez naranja llamado Filippo al que adoramos (justamente) como dios indiscutible del universo, y El Padrino, un perro obeso que dirige su propia banda de sabuesos mafiosos desde la Isla Canavera.

Y si ellos lo permiten, seguiremos publicando entradas desquiciantes y trabajando en proyectos que no parecen acabarse nunca hasta que el liquidillo verde alcance los cables que nos traen la electricidad a casa desde las granjas de anguilas.