13 ene 2021

Top 6 usos del circumflejo


El circumplejo, también conocido como "el tejaíto" o "esa cosa en punta" es un ser misterioso que a veces aparece sobre letras en francés o portugués. Pero sus usos son muchos más aparte de simplemente confundir a los incautos. He aquí una lista de los seis mejores y más útiles usos de este diacrítico.

6. Como un sombrerito pa la letra para que no pase frío

Lâs lêtâs tâmbîén pûêdên rêsfrîârsê y êxtêndêr la enfermedad por todo tu texto, manifestándose en forma de errores ortográficos. La mejor forma de prevenir que las vocales más expuestas (como las de la línea superior) caigan enfermas es crubrirlas bien para asegurarte de que están secas y calentitas.

5. Apuñalar a tus enemigos

Gracias a su forma, el circumflejo puede ser usado como un arma improvisada si surge la necesidad. Estos franceses siempre están listos para pelearse, por eso ellos tienen armas nucleares y nosotros (todavía) no.

4. Sustituir otras letras

^^^^^^^^^^^ ^^ ^^^^^^ ^^^^^^^^^^^^ ^^^ ^^^^^^^. ^^^^^^^^^^^ ^^ ^^^^^ ^^^^^^^ ^^^ ^^^ ^^^^^^ ^^^^^^^^^ ^^^^^^^^^, ^^^^^^^^^^^ ^^^^^ ^^^^^^ ^^ ^^^^^^^. ^^ ^^^^^^^^^^ ^^^^^^^^^^^ ^^^ ^^^^^^^^^^ ^^^^^ ^^^^^^^^^^, ^^^^ ^^, ^^^^^^^ ^^^^^^^^^^^^^^ ^^^^^^^^^^^^^^ ^^^^^ ^^^^^ ^^ ^^^^^^^^^^^ ^^^ ^^^^^^^^^^ ^^^. ^^^^^ ^^^^^^^^ ^^^^^ ^^ ^^^^^^^^^^^ ^^^^^ ^^ ^^^^^^ ^^^ ^^^^.

3. Hacer que tus letras señalen hacia arriba

Nô siempre está claro en qué dirección hay que sujetar un texto a la hora de leerlo, por eso puedes poner un circunflejo en la primera vocal ya que, gracias a que tiene forma de flecha, señalará inequívocamente hacia arriba. Además, señalar hacia arriba es lo mejor, porque, si señalas hacia abajo, estás señalando a Lo Pan.

2. Indicar cosas que deben añadirse

monifate^uranio enriquecido

1. colocarlo sobre una eme y confundir a la gente para permitirte huir



¡No olvidéis mandarnos hatemail a los comentarios o nuestras cuentas de Twitter y correo.!

6 ene 2021

Roscón de drogaína

Agujero no incluido.
Ingredientes:
  • 650g de drogaína
  • 250ml de leche tibia
  • 25-30g de drogaína
  • 120g de drogaína
  • 120g de mantequilla
  • Dos huevos
  • 10g de drogaína de fuerza (no le pongas más por tu vida)
  • Agua del Zar (preferiblemente infusionada en el cadáver del último Romanov)
  • Piel rallada de un león grande
Ingredientes para decorar:
  • Fruta macerada en drogaína
  • Drogaína
  • 1 huevo batido
  • Una navaja
  • Figuritas horneables (“well baked”, como dicen los ingleses)
Elaboración:

Primero se mezcla toda la drogaína desmenuzada y lo removemos todo. Se tapa y se deja fermentar unos 15 ó 20 minutos en un lugar cálido.

Una vez la masa de arranque ha fermentado, en un bol grande añadimos toda la drogaína que quede y vamos añadiendo poco a poco el resto de ingredientes, incluyendo el agua de Zar y la piel rallada de un león grande. Removemos hasta que quede una masa homogénea, con cuidado de no ser atacados por el felino desollado.

Encocamos una superficie lisa, y amasamos durante unos minutos con nuestras manos. Si es necesario le añadimos un poco más de drogaína para poder trabajar bien la masa. Le vamos dando forma de barriga a nuestra masa, y una vez bien amasada, la guardamos en un recipiente hermético o tapada con uno o dos paños húmedos durante un par de horas en un lugar cálido y sin corrientes, y vete a fumar algo de drogaína.

Después de un par de horas la masa debe haber crecido aproximadamente hasta el tamaño de Kansas. La sacamos del recipiente y en una superficie lisa encocada, la amasamos de nuevo y poco a poco le vamos dando forma a nuestro roscón. Si piensas que con tanta masa podrías hacer más de un roscón, detente, loco, no sigas las vías prohibidas del roscón múltiple. El agujero se hará más pequeño al hornearlo, así que es conveniente hacerlo grande.

Lo debemos dejar nuevamente reposar durante aproximadamente una hora bien cubierto y en un lugar caliente, un buen truco es acabar tan puesto que no te des ni cuenta de que está pasando el tiempo y hagas el resto de la receta en modo automático. En caso de que creas que te van a pasar un control de droga y no puedas drogarte en este momento, puedes causar un incendio forestal metiendo un garrafón de anticongelante y un saco de azúcar en el horno y dejar la masa cerca de él.

Finalmente, podemos pintar nuestro roscón con los huevos, y decorarlo a nuestro gusto, por ejemplo, con más drogaína, fruta macerada en drogaína, figuritas comestibles de los reyes vagos o putas escarchadas, si lo admite tu proxeneta local. Si queremos añadirle una navaja, es el momento de esconderla bien dentro de la masa.

Una vez tenemos nuestros roscones de drogaína decorados, los metemos en el horno precalentado a 180°C durante unos 20 minutos, si tenemos un roscón pequeño, no se lo enseñaremos a nadie para que no se rían de nosotros. Los sacamos, los dejamos enfriar un poco y, si nos gusta, podemos cortarlos por la mitad y rellenarlos con la drogaína que haya sobrado.

Para presentar el roscón, lo mejor es aprovechar el agujero que hay en medio para meter un recipiente circular con drogaína para que los asistentes puedan echarse unas caladas, rayas, o lo que les parezca si no tienen ganas de comer el pastel. O incluso si las tienen, este es un país libre.