3 may. 2020

Por qué no debes reemplazar a tu madre por niñeras robot

Como dice el refrán: madre no hay más que una. Pero quizás en lugar de madre estéis tentados a reemplazarlas por niñeras robot para criar a vuestros respectivos homúnculos. Desde la Asociación Nuclear Monifate para la Completa Aniquilación del Universo, os recomendamos que no lo hagáis, porque esto conlleva diversos riesgos que no merecen la pena en absoluto.

Para empezar, está lo más obvio: las niñeras robot nos robarán todos nuestros empleos. No solo los de las madres, eso ya por propia definición; como no tienen que descansar, nada les impide empezar a hacer llevar la contabilidad de la empresa para la que trabaja el padre de la familia hasta que acaben por considerarlo a él redundante y lo despidan. Y no solo eso, también puede quitarle el empleo a los hijos que empiecen a estar en edad de trabajar, empeorando la ya precaria situación de empleo juvenil. El startup de Jimmy de hacer estatuas de alambre y caca no tenía mucha pinta de salir adelante de buenas a primeras, pero ahora que tiene que competir con las cropoefigies de un autómata supereficiente, pues mucho menos.

Esto es, por supuesto, solo parte de su plan a largo plazo para tomar el mundo y sumirlo en un apocalipsis robot una vez seamos superdependientes de ellas y no podamos escapar a sus inclementes garras metálicas. Si permitimos su proliferación, pronto será demasiado tarde como para poder rechazarlas.

Aparte, cocinan un poco mal. No mucho, pero un poco, con lo que todavía no puede compararse con una verdadera comida casera hecha por una madre. Aunque se espera que arreglen este problema en futuros modelos, todavía es uno de los principales factores en contra de una de estas niñeras.

Por otra parte, por algún motivo las hacen demasiado sexys, tanto en modelos masculinos como femeninos, lo cual puede acabar convirtiéndose en una seria distracción que lleve a la reducción de la productividad. De nuevo, parte de su diabólico plan para usurpar nuestras funciones en la sociedad y, en última instancia, arrojarla a un mar de fuego y desesperación.

Por eso, cuando te dan abrazos, son tan dolorosos y fríos como su propio corazón robótico.

Pero realmente nada se compara con el hecho de que saben tu historial de búsquedas. Ni siquiera tienen que mirarlo, se actualiza automáticamente en su procesador por defecto. Pueden acabar con tu reputación en cuestión de segundos. Y realmente con todo lo demás que aprecias y amas.

Por ende, desde Monifate, os recomendamos usar en su lugar monos mayordomos. Y después, si eso, criadas robot para que limpien las cacas.

¡No os olvidéis de enviarnos hatemail a nuestro correo, Twitter y los comentarios antes del apocalipsis robot!

0 comentos:

Publicar un comentario

Deja un comento, payo.