7 ago. 2019

10 cosas pequeñas cosas que no debes hacer en una entrevista de trabajo

Sí, se la van a comer al final.
Hoy en día hay más gente que nunca antes buscando trabajo (un gran dato, según el gobierno), por lo que los entrevistadores som cada vez más y más exigentes a la hora de buscar posibles candidatos y, por muy sólido que sea tu currículum, son los pequeños detalles los que pueden marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso. Por eso hoy presentamos una lista de 10 cosas en las que los entrevistadores se fijan constantemente y que NO debes hacer bajo ningún concepto.

1. Morir

Aparte del hecho de que hoy en día la mayoría de empresas no contratan a difuntos, fallecer en plena entrevista de trabajo te hará quedar como poco profesional e indigno de confianza. Si crees que existe una posibilidad real de que mueras en la entrevista lo mejor es que los notifiques de antemano para que puedan estar listos y no los pille por sorpresa.

2. Prender fuego al edificio

Aunque pueda ser normal en nuestro hogar o nuestra vida diaria la piromanía manda el mensaje al entrevistador de que no valoramos un espacio de trabajo pulcro ni tenemos respeto por el material de la empresa. No reprimir las tendencias incendiarias es uno de los principales defectos en los que se fijan las empresas hoy en día.

3. Respirar

Muchos entrevistadores ven esto como poco educado y un abuso de los recursos de la compañía como es el aire fresco. De hecho en algunos casos es posible que vayan a pillar y te ofrezcan directamente el aire: es muy importante que lo rechaces en el 90% de los casos. Si la entrevista está yendo bien y crees que es un ofrecimiento sincero, al menos lava el aire después de haberlo usado.

4. Usar material de la empresa para derrocar el gobierno de un país pequeño

A veces ocurre que vas a tener que esperar un tiempo a la entrevista, de modo que te dan acceso a un wi-fi de cortesía y te dices a ti mismo "bueno, pues supongo que mataré el rato hackeando el gobierno de Nicaragua para enconar su inestabilidad política", pero al final todo se descubre y antes de lo que piensas.

5. Ir desnudo

Sí, es muy cómodo y natural, pero los entrevistadores esperan que mostremos interés dedicando al menos diez minutos a meternos en los tubos de tela que llaman ropa. Y no, la ropa interior no es suficiente, en el mercado laboral de hoy en día se espera que llevemos al menos falda o un juego completo de pantalones POR LO MENOS. Y no olvides aparecer vestido también en todas tus fotos de redes sociales, ya que los entrevistadores también estarán muy atentos a tus perfiles.
6. Negarte a negociar en una situación con rehenes
Si por casualidad un desaprensivo armado entrase en el edificio y se hiciese fuerte con varios rehenes, es posible que el entrevistador o entrevistadora te invite amablemente a que trates de negociar con él para que libere a sus cautivos. A no ser que haya muy buenos motivos para lo contrario, deberías decir que sí. Si no tienes experiencia en el manejo de estas situaciones, mucho mejor: el entrevistador no espera que lo hagas perfectamente y todo el mundo sobreviva, sino que se concentrará en tu capacidad de adaptación y de trabajar bajo presión. ¡Así que valor y al toro!

7. Enviar fotos de tu pene a tu posible jefe

No te tomes libertades por bien que te esté yendo el proceso de selección. Espera a tener un contrato para compartir ese lustroso miembro y ser la envidia de la oficina.

8. Hablar de política

Es posible que el curso de la conversación lleve a ello o que tú mismo trates de forzarlo para dejarles saber que tus ideales políticos se resumen en que los perros son sombreros y viceversa. Esto es más cierto que el mundo, pero eso no quiere decir que debas arriesgarte a granjearte hostilidades si los entrevistadores piensan distinto por algún motivo o simplemente no son tan acerados como tú en sus creencias. Además, si fuera el caso podrías sentirte tentado a decirles que te parece mal que contraten a gente sin barba como si fueran personas, pero en la sociedad actual esto suele causar reacciones negativas.

9. Olvidar establecer dominancia

Demuestra a los empleadores que TÚ eres el jefe y estás al mando de la situación. Recomendamos orinar en su escritorio sin romper en ningún momento el contacto visual. Si eres una chica resultará algo más difícil, pero si consigues subirte al escritorio para hacerlo manteniendo la mirada, será aun más impresionante.

10. No creer en ti mismo

¡Vamos! ¡Sal a comerte el mundo!

Si queréis más consejos para aumentar vuestra empleabilidad no dejéis de seguirnos. Y no olvidéis dejarnos hatemail en nuestras cuentas de correo y Twitter. ¡Hasta la próxima!

0 comentos:

Publicar un comentario

Deja un comento, payo.