22 may. 2019

La repentina falta de internet destruyó las civilizaciones de la Edad del Bronce

Uno de los hechos más famosos de la historia antigua tuvo lugar entre los años 1200 y 1150 antes de Cristo cuando una serie de desastres e inestabilidades hicieron que desaparecieran numerosos centros urbanos y se vinieran abajo culturas muy complejas.

Se barajan causas como erupciones volcánicas, cambios en el modo de hacer la guerra o colapsos sociales. Pero claramente la causa fue que no había internet. Es decir, obviamente.

No es que no hubiera internet antes, por supuesto, pues aún faltaban unos 3000 años para que la sobreabundancia de fotos de gatos llegara a un punto crítico que hiciera necesaria la creación de la red. No, lo que ocurrió fue que sus civilizaciones llegaron a ser lo suficientemente avanzadas como para notar la ausencia de internet y entrar en pánico como reacción.

Por supuesto la falta de un medio de comunicación tan efectivo como internet hizo que los gobiernos altamente centralizados de la Edad del Bronce tardía no pudieran ponerse en contacto con sus provincias de forma eficiente, propiciando el caos. Las tabletas de Amarna, por ejemplo, revelan una burda imitación de tuiter con los medios de la época.

Esto se hizo notar también en el pueblo que, carente de servicios básicos como series en streaming, se vio empujado a arrasar sus propias ciudades y/o darse a la piratería, convirtiéndose en lo que se conoce como los pueblos del mar. Hemos de entender que eran tiempos más sencillos, en los que quemar tu ciudad hasta los cimientos y saquear las costas a lo largo de kilómetros y kilómetros era lo más cercano a una crítica constructiva.

Los niveles de alfabetización, ya de por sí ínfimos, quedaron bajo mínimos porque no había internet de todas formas, así que para qué molestarse.

Egipto nunca se recuperó y empezaron a construir enormes antenas en forma de pirámides y monolitos para tratar de captar una señal wi-fi que jamás llegaría o, al menos, traer buena suerte. Los egiptólogos opinan que, aunque el Imperio Egipcio precedente era bastante awesomebroso, fue el colapso el que hizo que fuera Egipto donde estaba la acción.

Los asirios, por su parte, aprovecharon la coyuntura para hacer cyberbullying a los babilonios, pero, viendo que no funcionaba por la falta de red, se limitaron a acosar la ciudad a la manera tradicional enviando a gente malencaradas con armas a partir cabezas.

Estas civilizaciones tardarían siglos una vez comenzó la Edad del Hierro y, de hecho, todo siguió estando bastante mal de todas formas hasta que hubo suficiente violencia televisada como para relegar la violencia real a un nicho para verdaderos aficionados.

Si os gustan nuestros artículos históricos completamente precisos, no dudéis en dejárnoslo saber por los comentarios de la entrada o nuestras cuentas de correo y Twitter. ¡Hasta la próxima!

2 comentarios:

Deja un comento, payo.