30 may. 2019

Estudio revela que todos los vikingos eran asexuales

Aunque los vikingos siempre han sido presentados en la cultura popular como ejemplo de hipermasculinidad, esto no podría ajustarse tanto a la realidad como pensábamos.

Recientes estudios de la Universidad de Villaceituna centrados en aspectos culturales de las sociedades escandinavas de la alta edad media podrían apuntar a que todos los vikingos, piratas y conquistadores nórdicos, podrían ser en realidad seres que se reproducían asexualmente.

Es cierto que en varias excavaciones arqueológicas la mayor parte de vikingos son varones, con algunas excepciones femeninas, igual que en los registros históricos. Pero, llevando a cabo estudios y mejores traducciones, han llegado a la conclusión de que los vikingos eran seres de luz carentes de toda inclinación sexual. Por ejemplo, se encontraron numerosos ejemplos de reproducción por bipartición, que llevaban a cabo cortándose por la mitad los unos a los otros con un hacha para que se desarrollara un nuevo vikingo de cada mitad.

"Eso explicaría", según nos cuenta Ervasio Algarróbez, catedrático de Historia de Género, "uno de los principales motivos para sus arrebatos de violencia: intentar reproducirse en una sociedad con la que no compartían ideas de género. Era todo un grave malentendido. Aunque las cosas sí se las llevaban por pillaje, faltaría más".

En eso se basa este reciente estudio que pone el foco en una comprensión más profunda de las relaciones de género en las sociedades de la escandinavia medieval. Sabemos que, al contrario que en Europa Occidental, donde el patriarcado estaba y continúa estando fuertemente asentado, en los países nórdicos no tenían ni idea de lo que era un hombre o una mujer, lo que a menudo llevaba a conflictos con sus vecinos cuando no se referían a Thor por sus pronombres adecuados.

Finalmente la introducción de población sexual procedente del sur acabó con su puro y cándido modo de vida. "La introducción del sexo en Escandinavia fue toda una revolución, pero fue prontamente sofocada por la posterior introducción del cristianismo y las madres que te miran mal cuando dices 'pito' en público. Aun así, el daño ya estaba hecho".

De confirmarse estos hallazgos con pruebas adicionales, sus métodos podrían aplicarse a otras culturas a fin de reconsiderar muchas de nuestras concepciones erradas sobre el género de los guerreros de la antigüedad y el medievo como los samuráis o, muy especialmente, los hoplitas griegos.

0 comentos:

Publicar un comentario

Deja un comento, payo.