2 mar. 2019

10 razones para tener un gato

Si te estás preguntando por qué tener en casa una bestia solo domesticada que no te devora solo porque no es lo bastante grande, hoy os traemos doce razones por las que no podría ser tan mala idea.

Afilan tus sofás

Esta es la primera y quizá la más importante: un sofá romo es más peligroso que uno afilado, por eso es bueno tener un felino que mantenga tus muebles en buenas condiciones para el máximo confort. Si no, que le pregunten a la gente de Juego de Tronos.

Descubren camas que no sabías que tenías

¿Ese cojín viejo? Una cama. ¿Esa caja en el salón? Una cama. ¿La chimenea que te dejaste abierta? Una cama. ¿Encima de la nevera? Una cama. Seguro que antes de tener un gato en casa no sabías que prácticamente podrías abrir un hotel si tus desayunos fuesen ligeramente peores.

Te indican si hay fugas de gases nocivos

Los gatos tienen un fino sentido del olfato, incluso superior al de los perros. No osbtante, es necesario que los entrenes para alertarte cuando detecten gases tóxicos en tu hogar: de lo contrario simplemente se irán solos una vez los huelan dejándote tirado. Otra opción es tenerlos enjaulados y esperar a ver si se mueren, pero para eso es mejor un canario expiatorio.

Te traen regalos

Saltamontes, ratones medio comidos, plutonio, el oro de Lincoln, pájaros muy asustados, de todo. Es maravilloso. Y todo lo que piden a cambio es comida, alojamiento y atención continua.

Nos recuerdan que a veces hay cosas fuera de nuestro control

Rara vez acudirán si los llamas (a no ser que quieran), harán lo que les dé literalmente la gana en tu casa y, sobre todo, aunque a veces podamos oír que su motor está sonando y listo para ser arrancado, jamás podremos encontrar la cuerda de la que tirar para ponerlos en marcha. (Yo sospecho que es el rabo).

Puedes coleccionar pelo

¿Cansado de coleccionar pelo de personas? ¡Perfecto! Un gato te dará más del que jamás serás capaz de procesar. Jamás.

Siempre están cubiertos de una delgada capa de heces

Existe la leyenda urbana de que los gatos son muy limpios porque se están lavando continuamente, pero merece la pena señalar que se lavan el pelaje con la misma lengua que usan para lavarse el culo. Yo solo lo digo. Eso, sumado al hecho de que son bolsitas peludas llenas de caca los convierte en la combinación perfecta.

Se aseguran de que abandonas hábitos nocivos

Como dormir demasiado. Es decir, ellos pueden dormir 16 horas perfectamente, pero tienen que asegurarse de que en tu caso estas quedan limitadas a cuatro o cinco por todos los medios a su alcance. Poder ver tu propio regazo mientras estás sentado es otro de los hábitos de los que intentarán mantenerte apartado, incluso si ya hay otra cosa en tu regazo.

Se hacen amigos de los ratones locales

¿Alguna vez has pensado que ojalá recibieras invitaciones a las fiestas que da el rey rata? Pues estás de suerte: un buen gato dará acceso ilimitado a los roedores a tu cocina y otras partes de la casa, granjeándose su confianza y amistad. De este modo, podrá hablarles bien de ti para que al fin puedas ir a los banquetes y disfrutar de la enorme selección de más de mil quesos. Hmmm, queeeesooo...

Probablemente son compatibles con muchos dispositivos

La mayoría tienen un puerto de entrada o dos que son no estándar, pero aquí sospechamos que les puedes pelar el rabo y empalmarles un USB de forma que funcionen correctamente con toda clase de dispositivos.

Desean la completa aniquilación del universo

Siendo esta casa la Asociación Nuclear Monifate por la Completa Aniquilación del Universo, creo que huelga decir por qué este es nuestra razón favorita para tener un gato y por qué la consideramos la de más peso e importancia.

De modo que corred a vuestra animalería más próxima a haceros con un gato, pero tened cuidado de que no os encasqueten un gatito bomba encendido por accidente. Si queréis hablar más sobre nuestros amigos gatinos no dudéis en dejarnos hatemail en nuestros comentarios o nuestras cuentas de Twitter o correo. ¡Hasta la próxima!

0 comentos:

Publicar un comentario

Deja un comento, payo.