14 feb. 2019

Cómo escapar de la friendzone

(Fuente)
A todos nos ha pasado alguna vez: por fin nos decidimos a confesar nuestros sentimientos a otra persona, pero esa persona nos dice que quiere mantenernos "como amigo", lo que nos da falsas esperanzas de que la cosa podría llegar a más en algún momento. Esa es la temida "friendzone", y hoy os enseñaremos cómo escapar de ella.

Consideraciones previas

Antes de nada, piensa detenidamente ¿por qué quiere tu interés romántico mantenerte en su friendzone? Es posible que realmente quiera tenerte de amigo, o puede ser que solo quiera verte sufrir. Asegúrate de tener en mente sus motivaciones a la hora de tratar de escapar de la friendzone, pues el comportamiento que podrías esperar de tu interés romántico será radicalmente diferente dependiendo de su verdadero propósito.

Sea como sea, tu objetivo es siempre el mismo: escapar y mantenerte con vida.

1º paso: resístete

A veces es difícil saber exactamente cuándo estás entrando en la friendzone de alguien, pero tan pronto como te des cuenta, resístete. Haz lo que sea necesario para llamar la atención de tus seres queridos y viandantes: haz ruido, grita, pide ayuda (recuerda que es mucho más probable que te ayuden si gritas "fuego" en lugar de "ayuda"), lo que sea. Asegúrate de que todos a tu alrededor sepan que estás entrando en la friendzone en contra de tu voluntad.

2º paso: defiéndete

Si nada de esto funciona, defiéndete de la forma más alarmante y ruidosa posible: patalea, rompe cosas, lo que sea. Si eso no funciona, túmbate en el suelo y agazápate; eso hará que tu interés romántico lo tenga más difícil para llevarte a su friendzone. Con algo de suerte, alguien te verá luchando por tu vida y hará algo para detener el proceso. Si no es así, continúa al siguiente paso.

3º paso: trata de escapar de tu interés romántico

No te desanimes si acabas entrando en la friendzone, no está todo perdido. Tu interés romántico puede intentar llevarte a eventos sociales o situaciones que parecen ser citas pero que no son citas en absoluto. Si es posible, busca la forma de escapar. Si te lleva en coche y estás en un lugar público, trata de impedir que el coche arranque (robándole las llaves, por ejemplo). Si conduce por una zona con gente, abre la puerta del coche y sal rodando. Si te lleva en el maletero, busca la forma de abrirlo desde dentro, o al menos trata de sacar tu brazo por algún agujero para hacer señales a la gente que haya fuera.

4º paso: toma notas de tu ubicación

Si no eres capaz de escapar del evento al que tu interés romántico te está llevando, asegúrate de hacer un mapa mental de tu ubicación para saber a dónde os dirigís. Presta atención al paisaje, los giros del vehículo y cuánto tiempo lleva el viaje para tener una idea de a dónde vais a ir.

5º paso: trata de dejar pistas de tu localización

Hazle la vida más fácil a tus amigos y seres queridos dejando un rastro que señale directamente al lugar de la cita que no es en realidad una cita porque vais como amigos. Tira por el camino cosas que ayuden a identificarte, como piezas de joyería o ropa, tu DNI, u otros enseres personales.

6º paso: intenta llevarte bien con tu interés romántico

Si tu interés romántico te ha llevado finalmente a una "cita como amigos", metiéndote efectivamente en su friendzone, lo mejor que puedes hacer es intentar llevarte bien con él. Parece contraproducente, pues en principio eso es lo que él querría, pero será mucho más fácil para ti salir de esta situación si tu interés romántico te ve como un humano en lugar de como "un amigo". Pero ten cuidado, porque podrías acabar desarrollando síndrome de Estocolmo. Recuerda que tu interés romántico no es tu amigo y que estar en su friendzone no te beneficia.

7º paso: no te vuelvas loco

Estar en la friendzone puede afectar a tu salud mental y es posible que acabes desarrollando algún trastorno si no tienes cuidado. Haz ejercicio, utiliza algún método para calcular el paso del tiempo... haz lo que sea necesario para mantener tu mente ocupada. Aunque parezca contraproducente, tener conversaciones con seres queridos o incluso amigos imaginarios puede ser beneficioso para tu estado mental.

8º paso: planea tu escape

Por supuesto, no hagas locuras mientras estás bajo la vigilancia de tu interés romántico, pero asegúrate de planear una ruta de escape de dondequiera que hayáis quedado. Busca salidas de emergencia, calcula por qué ventanas podrías coger entero; y, sobre todo, presta mucha atención a las posibles distracciones de tu interés romántico. Si ves una oportunidad y crees que es lo suficientemente seguro, aprovéchala.

9º paso: prepárate para tu rescate

Si ninguna otra cosa funciona, lo único que te queda por hacer es esperar a ser rescatado por familiares, amigos u otros seres queridos. Recuerda que este proceso es especialmente peligroso: es muy probable que tus rescatadores no sepan quién ha puesto en la friendzone a quién, y es posible que tomen decisiones precipitadas si no actúas correctamente. Para evitar problemas, lo mejor que puedes hacer es tirarte al suelo y no hacer movimientos bruscos hasta que seas sacado de la friendzone.

Y eso es todo. Si no conseguís escapar de la friendzone (y siempre asegurándoos de que vuestro interés romántico no os pilla con las manos en la masa), podéis mandarnos hatemail a nuestro correo, Twitter o abajo en los comentarios.

0 comentos:

Publicar un comentario

Deja un comento, payo.