25 nov. 2018

¿De qué está hecho el liquidillo verde?

Os hemos hablado de cómo apareció el liquidillo verde, os hemos hablado de cómo cuidarse de él y de cómo usarlo, pero hasta ahora no os hemos hablado de qué es realmente. Sí, os hemos dicho que es un líquido verde viscoso que sale (al menos en principio) de los volcanes, pero nunca os hemos comentado qué es lo que hay detrás. De qué está hecho.

Y no ha sido por falta de ganas, honestamente. Lo que pasa es que el liquidillo verde hace que todos los instrumentos de análisis que son mínimamente interesantes (como un microscopio) sean inutilizados y sus mediciones se vuelvan imprecisas. Así que lo que hemos hecho ha sido "contratar" a varias decenas de estudiantes de prácticas y los pusimos a mirar al liquidillo verde y apuntar todo lo que se pudiese usar para este proyecto. Todos ellos han envejecido 20 años en cuestión de meses, pero eso no es lo importante. Lo importante es que por fin sabemos la composición del liquidillo verde. Tomad nota.

En primer lugar, el liquidillo verde está compuesto de magma. Es lo primero que se le viene a uno a la mente, es por eso que sale de los volcanes. Sin embargo, la lava (y por ende, el magma) mola demasiado como para existir como parte de un compuesto infinitamente matrónico, así que casi todas sus características (como su color o su temperatura) se pierden automáticamente cuando empieza a formar parte del liquidillo verde, en un proceso que los geólogos conocen como "deslatronificación".

En segundo lugar están los metales pesados. No, no el Heavy Metal, eso mola demasiado; lo que contiene es principalmente plomo y mercurio. De hecho es lo que más tiene, con muchísima diferencia. Muchos físicos matrónicos especulan que si no existiese el mercurio, no habría liquidillo verde. Y en parte es verdad, el mercurio se come el oro del mismo modo que el liquidillo verde se come a todo lo que es mínimamente interesante.

Otra cosa que también tiene el liquidillo verde es éter. También, una cantidad exagerada de éter. Más éter del que ninguna persona ha podido producir nunca. Lo extraño es que el líquido tampoco arde tanto. Es ciertamente inflamable, pero como se podría esperar por su matrónica naturaleza, las llamas se extienden muy lentamente, como si fuesen a cámara lenta. Un incendio forestal en un bosque anegado de liquidillo verde tardaría meses en propagarse.

También tiene algo que es complicado de explicar en nuestra dimensión. Son los impulsos eléctricos de cientos de miles de almas. En la dimensión de la Thierra, los cerebros de las personas que están muriendo emiten un impulso eléctrico que algunos llaman "alma", que normalmente es absorbido por una enorme antena situada en el Infierno. Sin embargo, algunas de estas almas se pierden por el camino y se quedan atrapadas en aparatos eléctricos o en el protoliquidillo verde, que las absorbe por algún motivo. Esto es, como podréis figuraros, algo que no pasa en nuestra dimensión, y es por ello que los estudiosos afirman que el liquidillo verde no es natural de nuestra dimensión, y que nos va a matar a todos si no hacemos algo.

También contiene otros compuestos en menor cantidad. Por ejemplo, plutonio. Debido a sus cantidades traza de este elemento, el liquidillo verde es letal incluso si no entras en contacto directo con él. Cantidades traza de hemoglobina hacen que absorba oxígeno, el smog hace que te piquen los ojos cuando estás cerca de él y la clorofila hace que huela a fresco. Pero no a fresco fresco. Es como un fresco artificial, como cuando usas un ambientador.

Y eso es todo por hoy. ¿Qué vais a hacer con este conocimiento? ¿Trataréis de destilar liquidillo verde en vuestra casa? Mandadnos hatemail a nuestro correo, Twitter y G+ para explicarnos que no ha funcionado y lo enfadados que estáis por ello.