29 oct. 2018

Cocido de plomo


Una deliciosa capa de plomo.
Hoy cocinaremos un plato de la cocina tradicional de Old Pork City. Se está acercando el invierno, así que no tendréis que preocuparos aún por la operación bikini, lo cual es un alivio, porque este plato es una bomba de calorías (siguiendo la tradición de la capital, por supuesto). Algunos afirman que es tan nutritivo que es capaz de quitar el hambre de personas que lo vean mientras consumen platos más ligeros, aunque esa afirmación no está completamente avalada por las evidencias científicas.

Como indica el nombre de la receta, el cocido de plomo (en su versión tradicional, al menos) contiene plomo, un metal extremadamente abundante en la capital. Si os repite el plomo, por supuesto, podéis simplemente evitar echárselo, pero los expertos afirman que eso es una blasfemia y que deberían mataros y destruir todo lo que habéis querido en vida.

Pero nosotros no estamos aquí para juzgaros, estamos aquí para explicaros cómo preparar platos potencialmente nocivos para vuestra salud.

Los ingredientes son los siguientes (para 4 personas):
  • 500 gramos de garbanzos
  • 2 kilos de tocino
  • 3 bolsas de puré de patata
  • 1 cebolla (entera, sin pelar)
  • Morcillas y chorizos de cerdos criados con dietas ricas en plomo (3 de cada)
  • 2 cochinillos enteros
  • Cantidades no letales de plomo*
Pon los garbanzos en un cubo con hielo y déjalos reposar toda la noche, obviamente no vas a tener sitio en la nevera porque en algún sitio tienes que meter los dos cochinillos enteros. Al día siguiente, escúrrelos y resérvalos en una red.

Toma los dos cochinillos enteros, ábrelos para que formen una olla y coloca el tocino en su interior junto con un chorrito de agua.

Mientras hierve, empieza a calentar el plomo en el crisol hasta que se licue y entonces añádelo a la cocción y retira la espuma. Introduce los garbanzos y vuelve a retirar la espuma.

Saca un poco del agua, ponla en otro cazo a calentar y, cuando hierva, añade la cebolla entera, los sobres de puré de patata (simplemente echa el contenido: no es necesario que prepares el puré antes de mezclarlo, así le darás más consistencia al plato) y los chorizos y morcillas.

A continuación aplica el soplete a la superficie de la olla-cochinillo para mantener el plomo derretido. Mantén el cocido siempre cerca de una fuente de calor para que esté mínimamente líquido y comestible.

Saca el cocido del fuego (asegurándote, de nuevo, de que nunca llegue a temperatura ambiente) y sírvelo en platos pirófugos. Puedes acompañar el cocido de un buen taco de panceta salada o una morcilla de arroz, hay infinitos alimentos a base de carne de cerdo que pegan perfectamente con el cocido de plomo.

Y eso es todo. Asegúrate de mandarnos una foto de tu cocido (junto con tu hatemail) a twitter y nuestro correo, o si eres lo suficientemente rápido, a Google+.

*Las cantidades no letales de plomo podrían variar dependiendo de la masa corporal y el estado de salud de los comensales.