16 jun. 2018

Cómo convertirse en una ídol japonesa en cuatro sencillos pasos

(Fuente)
¡Buenas noches, monifates y monifatas! ¿Queréis meteros en el mundo de la música? ¿Os da igual la música pero queréis subiros a escenarios y poneros vestidos monos? ¡Estáis en el lugar adecuado! Hoy os enseñaremos, desde cero, qué es lo que tenéis que hacer para convertiros en una idol japonesa como las de AKB 48, Love Live y Mighty Morphin Power Rangers. Da igual que seas una mujer de 20 años, un hombre de 50 o un alien más viejo que el mismo tiempo, esta guía está 100% probada científicamente y funciona a la perfección en todos los casos. Dicho esto, ¡empecemos!

Primer paso: compra ropa colorida y llamativa

Suelen decir que el hábito hace al monje, y en este caso no podría ser más cierto. Si empiezas a comprar ropa llamativa y te la pones todos los días y en todas las circunstancias, poco a poco irás adquiriendo las cualidades necesarias para saltar al estrellato como una idol. Ve de compras y gástate tus ahorros en faldas, blusas, vestidos y complementos de colores pastel o chillones. Si dudas sobre si una prenda en especial es apta para formar parte del armario de una idol japonesa, párate a pensar si es algo que podrías ver en un anime de chicas mágicas (como referencia si no has visto nada de este género, piensa qué es lo que podrían llevar las protagonistas de Sailor Moon, Meduka Meguca o, de nuevo, Mighty Morphin Power Rangers).

Segundo paso: desarrolla rarezas entrañables y practícalas en tu día a día

Para una idol, la personalidad que muestra al público es tan importante (en realidad bastante más, como veremos más abajo) como sus capacidades musicales, así que es una buena idea que empieces a actuar de forma rara (pero no demasiado rara) para que la gente diga "oooooh" cuando te vea (pero un "oooooh" de "qué monada" no de "por qué estoy perdiendo el tiempo con esto" [que también]).

Las posibilidades para lograr este efecto son infinitas. Puedes fingir tener un acento extranjero que no tienes (o inventarte uno nuevo directamente), actuar como si todo (incluso cosas banales como fregar el suelo o ir a echar gasolina) te resultara la cosa más emocionante del mundo, fingir que eres un vampiro u otra criatura mitológica o simplemente hablar de cómo matarás a todo el mundo mientras duerman.

Elijas lo que elijas, asegúrate de practicar tus rarezas diariamente hasta que, como comentábamos con el vestuario, se vuelvan una parte fundamental de tu personalidad.

Tercer paso: aprende a cantar y forma un grupo de música

Antes de nada es importante tener en cuenta que no es estrictamente necesario que aprendas a cantar, especialmente si formas parte de un grupo y nadie se dé cuenta de que ni siquiera te sabes las canciones y solo estás tarareando. Recuerda: tu imagen es lo más importante, todo lo demás es secundario.

Aun así, si cantas horriblemente mal, a lo mejor sería conveniente que ensayaras un poco para ser una idol. No mucho, solo lo suficiente como para que no suene como si estuvieses torturando animales (a no ser que ese sea el estilo que quieras vender, claro). Un par de visitas a la semana al karaoke o simplemente cantar el Novio de la Muerte en la ducha podría ser lo suficiente.

Formar un grupo, en cualquier caso, es relativamente fácil. Si preguntas entre tu círculo de amigos, seguro que hay como mínimo dos o tres personas que quieren ser famosos pero no son lo suficientemente habilidosos en nada como para conseguir la atención que buscan. Asegúrate de convencerlos con fama rápida y fácil y su avaricia hará el resto.

Sea como sea, como ya decíamos, si cantas mal lo mejor va a ser que sea lo más multitudinario posible para que no se note. Pero asegúrate de que no tenga más gente de la que necesite, porque después los demás miembros pueden acabar eclipsando tu popularidad y puede ser que hasta te acaben echando del grupo en un descuido.

Si crees que cantas lo suficientemente bien, intenta llevar a cabo una carrera en solitario. Si no, esfuérzate en hacer una imagen lo suficientemente extrema como para que el público no se olvide de ti. Viste siempre con ropa fosforita. Habla de cómo vas a conquistar el mundo y alzar a los muertos en todos tus espectáculos. Lanza cachorritos rabiosos a la audiencia. Todo vale para no dejar de ser relevante.

Cuarto paso: ve a un programa de talentos y vende tu historia

Si has seguido adecuadamente los pasos, hacer que te elijan en un programa de talentos no debería ser demasiado complicado. Aun así, para que las probabilidades de éxito sean del 100% (al menos), lo mejor que puedes hacer es crear una historia especialmente dramática. Di que siempre ha sido el sueño de tu anciana madre verte cantar en un escenario, que necesitas el dinero para dar de comer a tus veinte hermanos o que estás recaudando dinero para salvar a los cachorros huérfanos y tullidos. De hecho, si puedes combinar varias de estas historias, mucho mejor.

Si no eres especialmente creativo, siempre tienes la opción de seducir o sobornar a un productor. Aunque eso se aplica a cualquier otro trabajo habido y por haber. Si tienes dudas, piensa qué es lo que haría Shin Sato. De hecho, piensa qué haría Shin Sato para absolutamente todo lo que hagas desde que empieces a seguir esta guía.

Y eso es todo. Si sigues estos pasos, tu éxito como idol está completa y absolutamente garantizado. Acuérdate de nosotros cuando seas famoso, y asegúrate de mandarnos hatemail a nuestro correo, Twitter y G+ cuando así sea (es genial para liberal el estrés).