20 jun. 2018

Bajista invoca por accidente a Satanás

El pasado martes tuvo lugar en las cercanías de Villaolivo un suceso anómalo cuyo conocimiento ha llegado a la redacción de Monifate.

Un músico que ha preferido mantenerse en el anonimato declara que invocó por accidente a Satanás mientras ensayaba con su bajo al mediodía, después de comer.

Según sus declaraciones, tras entonar de forma continuada un mismo patrón musical y cortarse el dedo con una de las cuerdas del instrumento, de modo que la sangre vertida cayera sobre el suelo, Satanás en persona, el Ángel Caído, Príncipe de las Tinieblas, se presentó ante él.

"El hecho en sí no fue algo que me sorprendiera", declara el músico, "el problema es que lo que estaba tocando era Blanca navidad".

En principio el protagonista de esta historia no supo cómo reaccionar a la presencia de quien, asegura, era su ídolo.

"Fue su trabajo el que me impulsó a perseguir una carrera en la música. Este era un gran momento para mí".

Pero antes de que llegara a decir nada, el señor de los Infiernos salió corriendo de su cuarto, directo a la nevera, donde comenzó a devorar todo su contenido sin atender a razones, para luego empezar a llenarse los bolsillos de sus patas de cabra con todo lo que no estuviera clavado al suelo.

"Al principio me daba mucha aprehensión decirle algo", nos explicaba el músico, "pero cuando empezó a perseguir a mi perro, probablemente para comérselo o algo peor, eso ya fue demasiado y fui a buscar la escoba".

No sin mucho esfuerzo logró expulsarlo de su casa, después de que se hiciera fuerte durante unos angustiantes minutos en el cuarto de baño. Tras esto, el músico y otros testigos declaran que lo vieron correr calle abajo, con ropa interior sucia en los cuernos, balando y riéndose.

"Jamás pensé que el Demonio pudiera ser tan mala persona, ahora ya no sé en qué pensar ni en qué confiar".

Otros testigos visuales no parecen estar tan seguros de que fuera el Demonio, asegurando que se trataba de un diablo menor o de una cabra mutante. Lo que es seguro es que aún sigue suelto por ahí fuera, buscando la forma de regresar al Averno del que emergió.

Si conocéis otras canciones que puedan invocar a seres infernales o queréis compartir las mejores formas de libraros de ellos si infestan vuestras casas, no dudéis en mandarnos hatemail a los comentarios de la entrada o a nuestras cuentas de correo, Twitter y G+. Como siempre, vuestra colaboración es indispensable.