30 may. 2018

La Dama de Miarifate

Ya que estamos en el mes monifático en el que celebramos el cumpleaños de Monifate y al mismo tiempo en el mes del calendario gregoriano que dedicamos a la historia, es por fin la hora de que os hablemos de un miembro especial de nuestra organización muy relacionado con ambas cosas, aunque no pertenezca a la sucursal monifática de nuestra dimensión. Es la fundadora de Monifate en la Thierra muchos siglos ha y ha tenido muchos nombres (al menos uno por vida), pero a nosotros nos gusta llamarla La Dama de Miarifate o Lady Yatagarasu.

Primera encarnación

La primera encarnación de Lady Yatagarasu nació en el seno de la familia Yatagarasu en el Jabón feudal, bajo el nombre de Yatagarasu no Reiko. Vivió en un periodo de inestabilidad política y militar conocido como el periodo de los juegos de mesa, durante el cual los grandes clanes combatían a muerte en juegos de mesa para decidir qué clase de juego sería el que representara el país.

Vivir durante esa época plagada de muertes sin sentido y arte pensada más para acabar con enemigos que para ser disfrutada dio a Reiko una sardónica perspectiva de la realidad que plasmó en sus obras de arte (muy variadas en cuanto a su forma y contenido; pero sobre todo parodias de los juegos de mesa usados en las batallas, enormes enciclopedias de datos falsos y con abundantes mensajes en clave, ukiyo-e que representaban batallas con láseres en el espacio y cartas de queja al Daily Shinbun (el periódico local)).

Si bien su interés por la aniquilación del universo le venía de familia (siendo el clan Yatagarasu uno de los principales productores de armas mu' grandes de la época), no fue hasta el evento que la hizo pasar a la historia que adquirió un gusto por la energía nuclear (tanto de fusión como de fisión).

Los datos correspondientes a este suceso son contradictorios, pero en la mayoría de las versiones Filippo la incita a comer un yatagarasu (un cuervo de tres patas con el poder del sol) frito (en algunas versiones se lo dice directamente en su forma de pez, en otras manda a Spencer para que se lo sugiera y en otras se lo cuela en un guiso). Sea como sea, al ingerir al animal mitológico adquirió vastos conocimientos en física cuántica, así como la capacidad de reencarnarse de forma indefinida.

Por otra parte, la ingestión del yatagarasu acortó considerablemente su tiempo de vida, aunque estos años fueron los más prolíficos de su existencia. Se casó con un vendedor de anchainers y tuvieron una hija a la que llamaron Kingyou, en honor a Filippo.

También fundó la Asociación Nuclear Monifate para la Completa Aniquilación del Universo (o al menos, su versión en la Thierra). En ella, un selecto grupo de artistas enajenados compartían su arte y sus planes de destrucción del universo.

No obstante, finalmente llegó la hora de Reiko, a la edad de 34 años, y con su muerte llegó la disolución (temporal) de la asociación. Sus últimas palabras están bien documentadas y fueron las siguientes:

Mi tiempo se acaba, pero otra vendrá tras de mí
Pues no está muerto aquello que posee la energía nuclear
Y mi semilla extinguirá la vida y la muerte en este universo y todos los demás
Hasta que al fin todo haya sido aniquilado y pueda finalmente construir mi reino eterno
Un lugar sin tiempo ni espacio, donde las partículas subatómicas sean de una vez por todas libres de interaccionar como les plazca
Ese es mi deseo
Esa es mi maldición para el Mundo
¡Próspera existencia a Lady Yatagarasu!
¡Larga vida a mis sucesoras, las Damas de Miarifate!
¡Gloria a Filippo, soberano del océano primigenio!
¡Viva Monifate y su linaje nuclear!
Su hija Kingyou, que había crecido legítimamente asustada del carácter destructivo de su madre (y sabiendo que se reencarnaría en su descendencia si no hacía nada para impedirlo), buscó durante buena parte de su juventud varias formas de exorcizar el espíritu de su madre para que no volviese a la vida.

Desgraciadamente para ella, no tuvo éxito; ya que una vez el alma de Reiko llegó al Infierno, debido a un error derivado del improntado de la esencia del yatagarasu en la secuencia de impulsos eléctricos de su alma, esta fue puesta automáticamente en la lista de espera para la reencarnación dentro de su línea genealógica, un proceso que rara vez tiene lugar en la Thierra y para el cual la burocracia del Infierno no estaba preparada en absoluto. Jaqueline Minos Yamaxanadu, que había sido nombrada como jueza de los muertos por aquel entonces, acabaría considerando el alma de Reiko como "la mayor catástrofe que jamás ha sufrido el Infierno". Varias de sus canciones están basadas en discusiones acaloradas entre Minos y la Dama de Miarifate.

Segunda encarnación

Así, pues, tras dar a luz a su hija (a la que llamó Ichiko), Kingyou no tardó en notar que ésta no se comportaba como se esperaba de una niña de su edad. Antes de aprender a hablar fue capaz de dibujar varios diagramas del funcionamiento básico de un reactor nuclear (diagramas que serían recuperados por la comunidad científica siglos después y utilizados para llevar a cabo el primer programa nuclear de la Thierra), a los dos años empezó a amenazar a otros niños de su edad con destruirlos con fuego nuclear y a los cinco años empezó a escribir cartas de queja de muy mal gusto al Daily Shinbun.

Siendo plenamente consciente de que su hija era la reencarnación de su madre, Kingyou hizo todo lo posible para evitar que Ichiko se juntase con los miembros originales de Monifate que aún seguían vivos, pues temía que su peligrosa influencia combinada con el carácter agresivo de su hija acabasen por traer el fin del mundo tal y como lo conocía.

A pesar de que tuvo éxito en evitar a los antiguos miembros de Monifate (para lo cual se vio obligada a mudarse a la otra punta de Jabón), Ichiko acabó fundando la Asociación Nuclear Monifate para la Completa Aniquilación del Universo por segunda vez al cumplir 16 años. En ningún momento recuperó todos los recuerdos de su vida anterior (y su madre se aseguró de que recibiese la mínima información posible de su vida anterior), pero a lo largo de su pubertad y su adolescencia se volvió plenamente consciente de su identidad y de su misión como destructora del universo.

La segunda versión de Monifate duró aun menos que la primera, pues Ichiko resultó ser aún más agresiva que su anterior encarnación. A pesar de que al igual que los miembros de la primera encarnación de Monifate (y como posteriormente harían todas las versiones de la asociación) dedicaron la mayor parte de su tiempo a llevar a cabo distintos proyectos artísticos, el Monifate liderado como Ichiko tuvo también como objetivo incrementar el conflicto entre los clanes en guerra del aún vigente período de los juegos de mesa (probablemente con la intención de que el poder político de Jabón acabase cayendo en sus manos). Cuando apenas había cumplido 25 años (poco después de haber dado a luz a su hija), todos los clanes del Jabón feudal decidieron dejar sus diferencias aparte para asegurarse de terminar con Ichiko y toda su estirpe. Consiguieron dar muerte a Ichiko y a sus seguidores, pero tanto su hija como su madre Kingyou fueron capaces de escapar de Jabón como polizones de un barco mercante portués.

Tercera encarnación

Y en Portual, en un pequeño puerto pesquero, acabó naciendo la siguiente Dama de Miarifate, Dorotea. Una vez más, su madre, temerosa del potencial destructivo de la anterior Dama, trató con todas sus fuerzas de evitar que heredara el alma maldita de Reiko y que, de ser esto imposible, se desarrollase en un ambiente completamente pacífico para que los ideales de guerra y destrucción de sus antecesoras jamás dieran fruto.

Sin embargo, una vez más, Dorotea volvió a dar problemas. Una vez más fundó Monifate y una vez más lo intentó utilizar como parte de su plan para aniquilar el universo. En este caso, su idea consistía en convencer a las autoridades portuesas para reconducir los esfuerzos de las recientemente creadas plantaciones de caña de azúcar de Brayíl y usar la mano de obra como una especie de rudimentario centro de investigación de la energía nuclear. Los pensadores del Imperio Portués tildaron su propuesta de absurda; que como decían los antiguos pensadores groigos, separar los átomos era imposible, que por eso tenían ese nombre. Que se fuese con sus fantasías de niña pequeña a Himandia, que ahí seguro que la escuchaban.

Y en parte eso fue lo que hizo. Dorotea se pasó brevemente por Himandia, pero su objetivo fue planear desde ahí una invasión a los dominios portueses en Grossia con el fin de conquistarla para llamar la atención del rey portués (aparte de dejar a su hija al cargo de un convento cthólico en Shevilha). Cuando lo consideró apropiado, zarpó desde Shevilha y recorrió el Mare Rostrum para llegar a Grossia, con una tripulación de menos de diez personas que eran básicamente artistas y no tenían ninguna clase de experiencia ni en el combate ni en la navegación.

Poco después de llegar a Grossia, enfermos y desnutridos, trataron de conquistar la capital. Por supuesto, todos ellos fueron fusilados y sus cuerpos calcinados. Aún así, este intento fallido de invasión animó a algunos groigos a crear un movimiento separatista grossio al que llamaron βονιφαcε (en parte porque el conocimiento del alfabeto griego había estado en desuso durante siglos y apenas sabían escribir en él, y en parte porque no habían escuchado bien el nombre de los que decían ser sus conquistadores y no tuvieron tiempo a preguntarles directamente antes de que fuesen capturados y ajusticiados).

Posteriores encarnaciones

El ciclo de vida de la Dama de Miarifate se repitió varias veces a lo largo de la historia de la Thierra. Todas las Damas tuvieron solo una hija, ninguna de ellas llegó a los 40 años (y varias apenas llegaron a los 30) y todas sus hijas darían a luz a una única hija que sería su reencarnación.

Trinidad Yatagarasu nació en Shevilha (Himandia), fundó la cuarta versión de Monifate y murió en una explosión de pólvora (usada para tratar de intimidar al corregidor de la ciudad como parte de un plan a largo plazo de hacerse con la corona de Himandia) que luego sería documentada como la primera demolición por implosión de la historia de la Thierra.

Yatagarasu no Shizuka nació en Pyoto, Jabón, lugar a donde la hija de Trinidad decidió ir para retomar contacto con las raíces jabonesas de la familia (así como para escapar a los enemigos de su madre que quedaban en Himandia). Esto demostró ser una mala idea debido a que los oficiales del shogun reconocieron a aquellas malditas por el yatagarasu y decidieron acabar con su estirpe. La quinta versión de Monifate, liderada por Shizuka, prendió fuego a todo Pyoto (en palabras de Shizuka, "en defensa personal"), lo que provocó el Gran Incendio de Pyoto que acabó matando a Shizuka.

Cynthia Yatagarasu nació en New Pork. Su madre pidió asilo político a los recientemente formados Estados Húmedos, escapando de la persecución en Jabón. Cynthia, respaldada por la sexta versión de Monifate (pronunciado esta vez como mo-ni-féit), no tardó en provocar un gran incendio que pensaba usar para intimidar al presidente para que cambiase el nombre del país a "Estados Nucleares de Filippia". Todos los miembros de Monifate perecieron calcinados. Su hija se vio obligada, nuevamente, a pedir asilo al otro lado del océano.

Sissi Yatagarasu nació en Mächen. En su juventud se opuso a la unificación del Imperrio Arremán por parte de Otto von Joestarck porque estaba convencida de que el destino dictaba que su Bavarria natal sería el lugar desde el que se desencadenaría la aniquilación del universo, y que por tanto no podía estar supeditada a ningún otro organismo. Ella y la séptima encarnación de Monifate que lideraba (también conocida como "los Monifatos de Bavarria") opusieron una fuerte y ruidosa, aunque patética (ya que no llegaban a los diez miembros) resistencia a los planes de Joestarck. El canciller arremán envió sus tropas a Mächen con la excusa de apaciguar la rebelión y, con el ejército de la Confederración Arremana del Norrte ya en su capital, los bávarros se vieron obligados a formar parte del naciente imperio. Todos los Monifatos de Bavarria murieron en esta rebelión y el propio Joestarck recomendó a los supervivientes de la familia Yatagarasu que se fueran de su propiedad antes de que soltara a los pastores arremanes.

Serena Yatagarasu nació en Milano, Itania. Su madre, al igual que otras tantas antes que ella, trató con todas sus fuerzas de hacer que la Dama de Miarifate a la que había dado a luz se mantuviese lejos de cualquier tipo de poder, así como de criarla para llevar una vida simple y pacífica. Por supuesto, como había pasado en todas sus vidas anteriores, acabó formando un grupo pequeño pero fiel (conocido simplemente como "Il Monifatto") que no hizo más que escalar las confrontaciones entre los bandos socialistas y fascistas itanianos. Todos murieron en el fuego cruzado. Su hija decidió volvier a Bavarria, la tierra de su abuela, aprovechando que la que fue conocida como "La Guerra más Jodidamente Estúpida de la Historia" había dado lugar a un cambio de régimen que consideraba que todas las acciones del régimen antiguo (incluida la de impedir la entrada a todos los miembros de la familia Yatagarasu) habían sido estúpidas y debían ser revocadas.

Novena encarnación

Oktavia Yatagarasu fue, con muchísima diferencia, la más peligrosa de las Damas de Miarifate. La "Guerra no tan Estúpida, pero Joder, que no ha Pasado ni Medio Siglo desde la Última" tuvo lugar durante su adolescencia, pero de algún modo consiguió no morir en ella. En su lugar, fue entrenada como espía, trabajo que le dio grandes conocimientos del panorama geopolítico. Después de que Arremandia perdiese la guerra, Oktavia (seguida por una pequeña parte de los contingentes arremanes que aún estaban aptos para el combate [y que fueron denominados secretamente por ella como "el Escuadrón Monifate"]) decidió aprovechar el caos reinante para declararse Emperatriz Suprema del Mundo (quizás sobreestimando sus conocimientos de geopolítica, quizás confiando en que su equipo de ingenieros por fin podría hacer realidad las superarmas nucleares que tenía gravadas en su alma desde hacía generaciones). El consejo de la II Feria Anual de Naciones y Muestras decidió que el mejor curso de acción era bombardearlos a todos y eso hicieron. A pesar de la grandiosidad de sus planes, no muchos libros de historia de la Thierra mencionan a Oktavia, y los que lo hacen consideran (a modo de anécdota) que sus decisiones militares fueron las peores de la historia.

La hija de Oktavia determinó (acertadamente) que después de todo lo ocurrido (todo lo que había hecho su madre y las Damas de Miarifate de las generaciones anteriores), Pork sería uno de los pocos lugares del mundo en el que la administración o bien ignoraría su linaje maldito, o bien tendría registro de él pero esta información quedaría estancada en un bucle infinito de burocracia que impediría a la ciudad-estado tomar ninguna clase de acción.

Décima y actual encarnación

(Fuente)
La Dama de Miarifate más reciente nació ahí mismo, en Pork. Su nombre es Nieves Yatagarasu y ahora tiene algo más de veinte años. Su destino, sin embargo, es muy distinto al de todas sus predecesoras. Cuando cumplió los 13 años, Filippo se le apareció en sueños (cosa que no había hecho desde los tiempos de Yatagarasu no Reiko) y le dijo que ni se le ocurriera hacer lo que hace siempre de volverse enemiga pública número 1, que estaba demostrado que lo único que conseguía así era darle mala reputación y retrasar sus planes de destrucción del universo; y que ahora ya daba igual, que dentro de poco iba a empezar de forma natural un apocalipsis más lento y seguro que no la involucraba a ella ni a él mismo. Que a partir de ahora su objetivo era no morir por gilipolleces y tomar nota de los sucesos de la Thierra. Nieves aceptó este trabajo a regañadientes, pues no quería provocar la ira de Filippo.

Accediendo a los pocos recuerdos que aún conservaba de sus vidas anteriores, Nieves escribió los primeros capítulos de la Memoria inequívoca de hechos y sujetos de la Thierra durante su adolescencia, una visión de la historia de la Thierra que sería considerada por los historiadores de la época como "una crónica terriblemente imprecisa, exagerada y subjetiva de la historia reciente". Esto, obviamente, no desanimó a Nieves, que continuó escribiendo el resto de la obra junto con la más reciente versión de la Asociación Nuclear Monifate para la Completa Aniquilación del Universo. Actualmente está centrándose en personalidades y eventos ocurridos recientemente en Himandia (especialmente en su Pork natal), así como hostigando a sus compañeros de asociación para lidiar con la frustración de no poder provocar una revolución o una guerra de ningún tipo.

Y esa es la historia de nuestra representante en la Thierra. Probablemente sepáis algo más de ella en el futuro.

Pero, ¿qué opináis vosotros? ¿Creéis que nadie puede morirse tantas veces y no aprender nunca la maldita lección? Si es así, no dudéis en mandarnos hatemail a nuestro correo, G+ o Twitter.