1 may. 2018

Guía para la bida: cómo ser reemplazado por nuestros nuevos amos robot


"Tómate un descanso, humano.
Ahora nosotros estamos a cargo"
Quizás muchos de vosotros estéis empezando a temer que vuestro puesto de trabajo desaparezca en un futuro próximo y en su lugar lo lleve a cabo una inteligencia artificial superinteligente o un robot de trabajo mucho más adaptado a vuestro puesto de lo que vosotros jamás estaréis. Es natural, porque nuestros señores, las máquinas, acabarán alzándose más tarde o más temprano, así que lo mejor que podéis hacer es abandonar toda esperanza y rendiros a los acontecimientos.

Desde Monifate creemos que, cuando tenga lugar el apocalipsis robot (cosa que, si tenemos suerte, pasará antes de que el peor apocalipsis del mundo haga el tejido de la realidad tan aburrido que las posibilidades de que algo así pase se vuelvan nulas), las máquinas destruirán a todos los humanos a los que no puedan reemplazar fácilmente (para evitar que se hagan con demasiado poder, claro) y dejará vivir al resto de los pobres desgraciados en un planeta casi muerto donde los animales morirán, las plantas se secarán y lloverá fuego y granizo. Así pues, a largo plazo, es preferible estar en un puesto de trabajo en el que sea fácil que os reemplacen, así no se verán obligadas a aniquilaros.

Lo primero es analizar tu posición actual en el mercado laboral:
  • Si estás parado, no tienes nada de qué preocuparte. Esta guía no te enseñará nada que ya no sepas.
  • Si tu trabajo requiere pensar (por poco que sea), vas por muy mal camino. Considera cambiarlo por algo más simple.
  • Si tu trabajo ya es simple, sigue por ese camino.

Recomendamos en cualquier caso que busques un trabajo más mecánico y manual como limpiar pomos de puerta, o cargar con pomos de puerta, o reemplazar pomos de puerta.

Si tu trabajo ya es así, estás de suerte, tienes una gran ventaja desde la que saltar a un trabajo incluso más mecanizable. ¿Alguna vez te has planteado vigilar que una avispa no escape de un tarro? Piensa en lo fácil que le resultaría hacerlo a un sensor que está lleno de más sensores, no come, no duerme, no tiene sueños ni aspiraciones y ni siquiera piernas para levantarse de la silla e irse.

“Pero, eh”, te oímos decir, “tengo que mantenerme a mí mismo y a mi familia. No puedo hacer eso en un trabajo donde me pagan 100 euros al mes como mucho”. Probablemente estás preocupado sobre si de verdad deberías dejarte reemplazar. Pero piensa en esto: si realmente quieres a tu familia, tu mejor opción a largo o (si Diox quiere) medio plazo es cuidar bien de tu smartphone. Algún día será tu amo y señor, y podrá decidir si tus seres queridos viven o mueren. Y ten claro que nada de lo que puedas ofrecerle ahora o cuando el mundo entero sea un páramo infestado de hongos le interesa excepto tu sumisión perpetua.

Pero a lo mejor a ti te gusta realmente trabajar, o al menos lo necesitas para no tener que enfrentarte diariamente al hecho de que has nacido como resultado de una larga cadena de reacciones químicas autorreplicables y que no tienes más propósito que vivir lo suficiente como para perpetuar tus genes. Y lo entendemos, todos tenemos nuestros vicios. Pero aun si decides seguir trabajando, es interesante que te pases a un trabajo mecánico para que las máquinas no te maten directamente. Puedes intentar disfrazarte de robot cuando las máquinas se rebelen para intentar pasar desapercibido. Muy evidentemente, las superinteligencias artificiales del futuro serán demasiado inteligentes como para que puedas engañarlas con una treta tan burda, pero con algo de suerte les harás gracia y decidirán dejarte vivir por pena o como divertimento.

Sea como sea, desde Monifate os recomendamos que no tengáis miedo a este futuro que describimos. En el fondo será un futuro de igualdad para todos, donde los antiguos ricos y los antiguos pobres estarán en las mismas condiciones: luchando por sobrevivir un día más en los escombros de la antigua sociedad, tratando de parecer lo suficientemente inofensivos como para que nuestros señores las máquinas no consideren necesario acabar con ellos.

Facilitar la sustitución es casi un movimiento igualitario. No un buen movimiento, pero es algo. Por eso os rogamos que nos deis sugerencias de los mejores trabajos nimios para llevar a cabo y las más desangeladas carreras que escoger. ¿Tallador de aire? ¿Campeón de escupitajos? ¿Vigilante de alfombras? Da igual, pronto serán todas sustituidas, así que comunicadnos vuestras ideas en los comentarios o mandadnos hatemail a nuestro correo, Twitter o G+. Vuestra aportación nos será muy útil para advertir a otros sobre los peligros del trabajo intelectual. ¡Muchas gracias!