4 mar. 2018

Cómo crear quimeras

Todos hemos soñado alguna vez con jugar a ser Dios, pero es demasiado complicado. La carrera de científico loco tiene una nota de corte altísima, y después sin un doctorado no puedes ejercer (o no debes, ¿qué clase de científico loco no tiene un nombre que empiece por Dr.?), lo que son años de estudios de posgrado y prácticas no remuneradas. Por suerte, hemos descubierto un método para jugar con las leyes de la naturaleza para crear quimeras sin necesidad de conocimientos específicos o esfuerzo. Y solo necesitas una lavadora que no vayas a usar y un par de cosas presentes en casi todos los hogares.

El método es muy simple: coges varios animales pequeños de tu gusto, los metes en el tambor de la lavadora (asegurándote de que el volumen no sobrepase la carga máxima), metes plutonio en polvo en el compartimento del detergente y Sustancia X en el del suavizante, pones la lavadora a 900 revoluciones por minuto y el agua a 60º (por lo general, algunos animales tienen requerimientos distintos; si dudas pregúntale a tu veterinario) y en unas dos horas tendrás tu quimera lista. Recomendamos llevar a cabo esta técnica en un lugar espacioso, normalmente las quimeras son más grandes que el tambor de la lavadora, así que suelen dejarla hecha añicos.

A partir de aquí es todo cuestión de ir experimentando con distintos animales e ir mirando qué sale. Tened en cuenta que la quimera que salga no tiene por qué tener partes de los animales que habéis metido, a veces es algo completamente distinto.

Aquí os dejamos algunos ejemplos de quimeras que nos han salido:

  • Un gato y un perro: CatDog. Es relativamente normal que salgan sin ano, y cuando esto pasa, se mueren en unas pocas horas. Hacerles un agujero para que defequen no funciona, ya lo hemos intentado.
  • Un gato, una serpiente y un tenedor: Un nue. Sí, los tenedores son animales, a nosotros también nos ha sorprendido. Cuidado con esta, porque podéis invocar sin querer a Nue, y si no estáis acostumbrados a esquivar danmaku, puede volverse una situación muy desagradable.
  • Siete ratas pegadas con cinta aislante: La Bestia del Libro de las Revelaciones. Aparentemente, hacer una de estas no desencadena el apocalipsis ni aparece la Puta de Babilonia para montarla ni nada de eso. Es bastante mansa a pesar de su caracter blasfemo.
  • Un gato y un azor: Un grifo, pero no es como los de las leyendas. Es más pequeñito y echa chorros de agua. No, no es un grifo de fontanería, es algo así como un gato tirando a grande con alas y una mangera en la cola. Es todo muy raro.
  • Un lagarto y un ciervo: Una jirafa. A nosotros también nos ha sorprendido, resulta que las jirafas son técnicamente quimeras porque los chinos pensaron al verla que era una criatura mitológica presente en su folclore. Debido a este descubrimiento, consideramos probable que las primeras jirafas en realidad surgieran de las lavadoras que había en la antigüedad. Eso explicaría la existencia de los okapis.
  • Un pájaro carpintero y un Mr. Saturn: Quimera refinitiva. Esta es bastante peligrosa, se recomienda no crearla. No hay forma de domesticarla y, aunque viene con un botón de apagado por algún motivo, no sirve de mucho. Además, te mata de un golpe. Nosotros hemos hecho varias para usar a modo de tanques cuando Monifate tome la tierra, pero eso no pasará hasta dentro de siete u ocho temporadas como mínimo.
No dudéis en dejarnos en los comentarios, G+ y Twitter las quimeras que os han salido. Si tenéis fotos de ellas aterrorizando a vuestros vecinos, mucho mejor.