15 mar. 2018

Alternativas al pan para echar a patos


Saludos, monifáticos y monifáticas. Cada vez más gente está concienciada con el hecho de que el pan no es lo más adecuado para aves como las palomas o los patos. Por eso, si queréis echar algo a vuestras ratas con alas favoritas, os traemos siete alternativas que harás las delicias de nuestros emplumados amigos.

Chinchetas. Aunque desde luego no sería buena idea que se las comieran, les pueden ser muy útiles para lanzar contra depredadores que puedan intentar devorarlos, como gatos. Siendo así, desde Monifste recomendamos encarecidamente echar chinchetas a los patos. Preferiblemente de las de plástico para que floten.

Plutonio. A todo el mundo le gustan las monstruosidades mutantes y arrojar matrerial radioactivo a un estanque con la esperanza de que lo ingiera la fauna local es una gran forma de aumentar la cantidad de estas criaturitas malformes en el mundo. Eso sí, intenta que no se entere el gobierno o podrían contratarte para librarte de sus cementerios nucleares discretamente...

Balas. Los expertos discrepan sobre qué calibre exacto para qué especies, peto hay algo en lo que todos están completamente de acuerdo: la idea de un pato ametralladora mola mucho y ya lo tenemos muy, muy cerca.

Tomates. Arrojar este tipo de verdura a los patos les dará a entender que su actuación como ánades es deficiente y necesitan mejorarla para recinir algo más sustancioso. La vida no es un camino de rosas y a menudo necesitamos que nos señalen nuestros errores para poder mejorar, incluso las aves.

Ketchup. Muy relacionada con la anterior, pero la otra cara de la moneda: si te gusta cómo lo están haciendo los emplumados no dudes en arrojarles sabroso, sabroso ketchup. Así sabrán que su trabajo y sus ganas han dado fruto. Eso sí: no se lo eches en bolsitas, porque no tienen pulgares.

Curry picante. Si es muy, muy picante probablemente cumpliremos el sueño que la humanidad lleva persiguiendo desde el inicio de los tiempos: patos escupe fuego. Al menos eso es lo que podemos esperar si los dibujos animados no nos han mentido...

Gelatina. Al echar los polvos en sus estanques, el agua cuajará, dándoles un lugar en el que reposar de tanta natación... O atrapándolos y condenándolos a una muerte lenta y agoniosa, según la suerte que tengan. Hay demasiados patos de todas formas.

Esperamos que estas sugerencias os hayan resultado útiles y podáis ponerlas en práctica pronto. Si queréis compartir con nosotros los resultados no dudéis en mandarnos hatemail a los comentarios o nuestras cuentas de correo, G+ o Twitter. ¡Lo esperamos! ¡Y nos vemos en la próxima!