9 jun. 2017

Pizza Punk

Eh, el otro día nos colamos en la central de Pizza Punk y robamos unas hojas de su libro de quejas. Sí, Pizza Punk, ya sabéis, esa cadena de pizzerías en la que los repartidores llevan camisetas que dicen "no tenemos más de 40 en efectivo ni futuro". Los que tienen un anuncio que dice “¿Pides pizza en pizza pijo? Porque si no pides pizza en pizza punk pides pizza en pizza pijo”. Hemos eliminado la información privada y las que eran aburridas o repetitivas. En serio, un perro en una cocina no es tan antihigiénico. Pero bueno, echemos un ojo.

"Uno de sus repartidores no aceptó mi dinero. Empezó a insistirme para que le diera droga y, después de un rato así, decidió que le interesaba más mi perro. Tuve que llamar a la policía".

"Cuando pedí una pizza Sex Pistols estaba cubierta de carne cruda. Cuando llamé la atención al empleado al respecto, me aseguró que era de la Reina de Inglaterra, que se la arrancó afeitándose".

"El cajero no solo estaba fumando droga en el puesto de trabajo sino que me aseguró que ahí no había habido pizza desde el 78".

"En mi caja solo estaba escrito 'fuckc you' por dentro con rotulador"

"Cuando les dije por teléfono que quería mi pizza de tamaño familiar, me replicaron que familiar los cojones y, tras soltarme otros improperios, me colgaron".

"El repartidor trató de venderme speed".

"Mi pizza solo era la masa con un montón de pepperoni formando un cipote".

"Con el menú infantil venía una rata. Cuando llamé decían que estaba entrenada, pero le pasó la rabia a mi hijo cuando lo mordió".

"Cuando pedí una pizza Limbless Ladies, el repartidor vino a mi casa con una motosierra. Después de darme un susto de muerte se largó riéndose y se llevó mi dinero".

"El cajero me mordió la cara y replicó que eso por pedir refresco, que solo hay cerveza y kalimotxo".

“La masa sabía a plástico y probablemente lo fuese”.

"Esto no es una pizzería, es un supermercado okupado. Y su horno es una hoguera".

"Llevo dos meses intentando llamarles y no me lo cogen".

"Cuando pasé por delante de su local con pizzas de Domino's me dieron una paliza por comprar en Pizza Pijo. Aún meo sangre"

"No quisieron servirme por, en sus propias palabras, 'oler a culo'".

"Cuando llamé para hacer un pedido me gritaron '¿Qué coño quieres, grano infecto?', pero me colgaron antes de que llegara a decírselo".

"Cuando pasé por delante de su local empezaron a gritarme que era un conformista. Lo peor es que después me siguieron un par de calles sin parar de gritarlo".

“En su local nadie me atendió porque estaban todos fumando crack”.

"Después de tres meses intentando llamarles en vez de cogerlo vinieron a mi casa y me dieron una paliza con una puta cadena".

"En el menú no ponía que la Pink Floyd llevara sesos de cerdo crudo".

"Si llego a saber qué clase de ingredientes usaban para la Rancid, no la hubiera pedido nunca".

Bueno, ha sido un paréntesis interesante en nuestra programación habitual. Mañana volveremos a publicar cosas de humor.

Si creéis que Pizza Punk es un sitio magnífico para llevar a vuestra abuela, explicadnos por qué con algún hatemail. Ya sabéis dónde encontrarnos. No nos hagáis ir a donde estéis con una puta cadena.