17 may. 2017

Historia de Monifate, capítulo III (2011-2012)

¡Feliz año nuevo, monifáticos, monifáticas y monifáticus! ¡Ya llevamos ocho años luchando por la completa aniquilación del universo!

Pero retrotraigámonos al pasado y continuemos con la gloriosa recapitulación de los hechos acaecidos a Monifate cuando aún no era más que un incipiente grupo creativo, en una edad que se pierde en las brumas de la historia cuando Fraga aún hollaba la tierra, en un tiempo jamás soñado entre el año 2011 y el 2012.

Las fuentes más fidedignas, entre las que se cuentan el rabí Caprinus y Frikiman resumen esta temporada de la siguiente forma: “it was awesome”.

Este año resultó ser especialmente productivo para la economía monifática. La exportación de entradas se incrementó exponencialmente, lo que pronto dio lugar a nuevas posibilidades para la agrupación.

Se crearon, por ejemplo, secciones como empleos del futuro y el diccionario monifático. Algunas otras secciones y series como Grandes Inventores, el cómic original de Guía para la bida, Sarpullidos, el conejo con las largas y El cartero se la toca dos veces no tuvieron la misma suerte, sin embargo. Aunque de alguna manera se las arreglaron para hacer un segundo y último capítulo del cómic Mi amigo Marty.

Sea como sea, la calidad de los vídeos aumentó considerablemente, siendo uno de los puntos álgidos el vídeo de principio de temporada, en el que la avanzada tecnología monifática pudo plasmar en imagen a un Filippo de plástico moviéndose a poco menos de 30 fotogramas por segundo y en calidad 1080p, una proeza que tardaría mucho tiempo en ser repetida.

Además, se instauró el ciclo olímpico, que traería decenas de interesantes entradas sobre deportes basados en correr de mentira, triatlones extremos y batallas de exhibicionistas andorranos; todo ello patrocinado por Shuuzou Matsuoka, tenista retirado y salvador de la humanidad a tiempo completo.

Por otra parte este año se presentaron por primera vez a las elecciones españolas. Por desgracia lo hicieron durante el mismo día de las elecciones y no obtuvieron ni un voto (no los culpéis por no haber ido a votar, fundar un partido lleva mucho trabajo). Sus listas electorales ya mostraban marcadas tendencias Filippistas que jamás desaparecerían. Gloria al Emperador Submarino.

Y por si eso no fuera poco en este tiempo comenzaron a establecerse o consolidarse elementos indispensables de la cosmología monifática como Pork y Himandia, la teoría de los latrones (que en la siguiente temporada resultaría indispensable para explicar el apocalipsis más aburrido de la historia y abordarlo de forma científica) o Mechacienta, un elemento indispensable a la hora de desentrañar su críptico lore.

Varios estudiosos de la materia afirman que este período trajo al pueblo monifático un standing que tardaría varios años en ser replicado.

Y eso es todo por este año. Si creéis que nuestra visión de nuestra propia historia está horriblemente sesgada y que somos unos propagandistas sin escrúpulos podéis mandarnos hatemail por los comentarios, nuestro correo, G+ o Twitter.