7 may. 2017

El lenguaje de las flores

¡Díselo con flores!
¡Vuelve a ser el día de la madre! Como sabemos que no os habéis acordado y que ahora mismo estáis vistiéndoos a toda prisa para robar flores en algún prado e ir a casa de vuestros padres para ofrecérselas a la persona que os dio a luz esperando que no se dé cuenta de que os habíais pasado meses olvidando completamente su existencia, os pasamos un pequeño glosario de nuestro lenguaje de las flores particular, para que robéis las flores que más se adapten a la situación.

Nuestro lenguaje de las flores es especialmente útil en esta clase de casos porque corrige una importante carencia conocida en todos los demás: tiene una amplia variedad de insultos, tacos y otra clase de palabras malsonantes que hará vuestros ramos mucho más ricos y comunicativos. Vayamos entonces con algunas de las flores más interesantes:
  • Acacia: tienes menos clase que una utopía socialista.
  • Acacia amarilla: a la gente le da vergüenza reconocer que les gustas.
  • Acedera: me sacas de mis casillas, planeo tu muerte.
  • Acónito: sé lo que te traes entre manos, cacho joputa.
  • Adelfa: en serio no sé de dónde salió ese sujetador.
  • Aguileña: debes haber vuelto a la adolescencia, porque tienes un grano enorme.
  • Albahaca: me he tomado la molestia de buscar esta flor para que comprendas que no me caes bien.
  • Almendro: no sé cómo puedes ser tan pesado siendo tan chico.
  • Altramuz: en serio te estoy regalando flores de altramuz.
  • Azafrán: rebaja esas lorzas.
  • Azalea: sabes demasiado.
  • Caléndula: la muerte calmará tus penas.
  • Clavel: cabrón.
  • Ciclamen: no sé qué planeas, pero no va a salir como tú crees.
  • Coliflor: vete a la mierda, la coliflor cuenta como flor, está en el jodido nombre, no jodas.
  • Crisantemo: destruiré todo aquello que amas.
  • Dalia: escupo en todos tus logros.
  • Enebro: me resultas asqueroso y voy a tirarte a la basura porque está claro que te has pasado de fecha, vejestorio.
  • Farfara: los muertos se alzarán de nuevo.
  • Flor de lis: te apuñalaré y beberé de tu sangre.
  • Genciana: solo conoceré la verdadera felicidad cuando tú y tu semilla seáis erradicados de la faz de la tierra (Nota: trata de no regalarle una de estas a tu madre).
  • Geranio: hueles mal.
  • Girasol: he descubierto tu oscuro secreto y voy a contárselo a todos a los que se lo estabas ocultando.
  • Glicina: acabo de mearme en tu felpudo.
  • Gladiolo: te envenenaré cuando no mires.
  • Hiedra: me resultas tan desagradable como una serpiente reptando por mi espalda.
  • Hierba: ni siquiera me he molestado en conseguirte flores y vas a tener que conformarte con esto.
  • Higo: ¿sabías que es técnicamente una inflorescencia?
  • Hortensia: joder, qué feo eres.
  • Iris blanco: no esperes piedad.
  • Jacinto: eres un pesado, haces que esté cansado de vivir.
  • Jazmín: ¿te he dicho ya que eres un pesado?
  • Laurel: de pronto me han entrado ganas de macarrones a la romana.
  • Lirio: hola, esto es una flor.
  • Loto: ¿has pensado en viajar muy lejos de aquí?
  • Magnolia: a nadie le hacen gracia tus chistes.
  • Menta: te canta el aliento.
  • Muérdago: aún queda mucho para navidad.
  • Margarita: sé dónde está el prado.
  • Narciso: no serías el primero en morir por ver su reflejo.
  • Nenúfar: date un baño.
  • Nomeolvides: soy muy irónico.
  • Olivo: tus alergias me la pelan.
  • Orquídea: eres un orco.
  • Ortiga: JAJAJAJAJAJA SIENTE MI CRUELDAD.
  • Paja: vaca gorda, pasta ahí.
  • Pensamiento: me acabo de acordar de que existes.
  • Petunia: acabo de tirarme un pedo y no me arrepiento.
  • Rododendro: me gustaría entrar en tu casa y romper cosas.
  • Romero: por mucho que lo intente, no consigo librarme de ti, so plasta.
  • Rosa: deseo secretamente que te pinches sin darte cuenta. (Nota: añade ortigas al ramo para incrementar el efecto)
  • Tejo: íos todos a la mierda.
  • Trébol: me gusta mirar a la gente mientras duerme.
  • Trébol de cuatro hojas: he estado varias veces en la cárcel por allanamiento de morada.
  • Tulipán: vuélvete a tu país, extranjero.
  • Un puto palo: cógelo con la boca y tráemelo para que te lo vuelva a lanzar.
  • Violeta: sal de mi puta vida de una puta vez y no interfieras con mi jodido trabajo.
Y eso es todo, esperamos que con este sencillo sistema podáis decirle lo que realmente sentís a vuestra madre y, ¿por qué no? A vuestro padre, vuestra pareja o cualquier otro ser querido. Porque todos tenemos algo de bilis dentro, unos más, otros menos, pero sea la que sea, ahora es posible dejarla salir de la forma más refinada conocida por el hombre. Díselo con flores.

Si crees que nuestro lenguaje es totalmente preciso y, a tal efecto, quieres mandarnos flores de odio digitales, puedes hacerlo en nuestro correo, G+ o Twitter o en los comentarios de esta misma entrada. ¡Feliz día de la madre!