24 may. 2017

Científicos descubren khanato mongol en las lunas de Júpiter

Representación artística
La Agencia Espacial Europea se ha tomado un descanso en la contrucción de su Euroestrella de la Euromuerte (de la que hablaremos más en el futuro) y ha empleado sus poderosos telescopios para observar las lunas de Júpiter (concretamente Europa e Ío) donde han descubierto lo que parecen ser numerosos restos que apuntan a la presencia de un khanato mongol en el espacio.

“Lo tiene todo: restos de caballos, marcas de intenso pillaje, enormes montañas de cráneos, estandartes de crines de caballo, oboos… Está claro que estas lunas sufrieron una invasión a gran escala de pueblos centroasiáticos en el pasado”, aseguran los astrónomos encargados del proyecto.

“Eso explicaría la gradual pérdida de poder de los imperios herederos de Genghis Khan al contrario de lo que indican todos los modelos latrónicos de molonidad”, señalaban arqueólogos ante el descubrimiento, “probablemente los mongoles más molones se fueron al espacio a por pillaje de mejor calidad, dejando en la Tierra solo a hordas de menor categoría que no pudieron ni siquiera terminar de conquistar el resto del mundo”.

Muchos estudiosos se han apresurado a señalar que esto podría explicar la paradoja de Fermi: no somos capaces de hallar vida en otros planetas por estadísticamente probable que sea porque los mongoles llegaron antes y, en el caso de las lunas de Júpiter, esta vez no había húngaros que les impidieran conquistar Europa.

Poco después de conocer la noticia, varios equipos de arqueólogos han emprendido un viaje a Kazajistán (más específicamente al cosmódromo de Baikonur) para buscar indicios de antiguas lanzaderas espaciales que podrían haber propulsado a caballos voladores al espacio.

Ignacio Josefínez, catedrático de mongología de la Universidad Complutense de Mataloscuervos, postula sin embargo que los mongoles han debido desarrollar poderosos barcos de guerra tras las dos aplastantes derrotas que sufrieron a manos del temporal cuando estaban a punto de invadir japón, y que simplemente después se dieron cuenta de que los navíos eran suficientemente potentes como para alcanzar la velocidad de escape de la Tierra, así que decidieron conquistar el espacio.

Ignacio añade, además, que de ser así las lanzaderas de tales embarcaciones deberían encontrarse en la costa del mar de China en lugar de en Kazajistán..El gobierno chino, por su parte, está considerando ampliar la muralla china para que se extienda como una bóveda sobre todo el país y así pueda servir para defender a la población de los mongoles espaciales.