14 abr. 2017

Última hora: la comunidad cristiana se haya conmocionada ante el hecho de que Dios ha decidido tomarse unas vacaciones sorpresa lo que resta de Semana Santa.

No resulta sorprendente últimamente que una deidad importante se tome vacaciones, pero sí lo inesperado e inceremonioso de la marcha de Dios, que se limitó a dejar un mensaje de “me voy de vacaciones. Vuelvo el martes. --Dios” en el tablón de anuncios de Fátima. A los encargados ya les costó atar cabos, sin querer creer en la autoría de la nota, a pesar de estar escrita en una tabla de piedra y haber aparecido de la noche a la mañana.

Las razones de esta repentina marcha, y en los días que más trabajo hay en el Cielo, son de momento materia de especulación, pero muchos quieren relacionarlo con las precarias condiciones de trabajo bajo las que el señor Dios operaba.

Numerosos sindicatos, especialmente anarquistas, venían denunciando la explotación a la que la Iglesia venía sometiendo a la deidad: es obligado a escuchar y tramitar plegarias las veinticuatro horas del día, y a ser comido durante la misa (pudiendo ser millones de veces un domingo cualquiera), solo tuvo un día de descanso desde la creación del mundo, su contrato no ha sido revisado y realmente no cobra suficiente dada la alta responsabilidad y exigencia de su trabajo debido a las altas probabilidades de cruzadas y otros altercados violentos en su nombre que se dan cuando no presta atención.El suyo está catalogado como uno de los peores trabajos del sector servicios, solo por encima de otros trabajos especialmente indeseables como veterinario de escorpiones, árbitro de fútbol o vendedor de lava a domicilio.

El Papa ha venido negando todas estas informaciones hasta la fecha y denunciando y excomulgando por sistema a los responsables de estas publicaciones que difunden lo que él considera libelo. Los anarquistas sobre todo afirman “que lo de la excomunión se la trae floja”, aunque algunos altos cargos de la Iglesia se opinan al respecto “que dicen eso para hacerse los duros”.

A falta de comunicación oficial, todavía se desconoce qué medidas podría tomar el Sumo Pontífice al respecto de las acciones de Dios, pero es posible que, a pesar de la relación personal que existe entre ambos, el Papa se vea obligado por la junta de accionistas de la Iglesia a excomulgar provisionalmente a la deidad y sancionarlo por no acudir a su puesto de trabajo. Algunos de los miembros de la Junta Directiva han expresado, sin embargo, cierto recelo con respecto a esta medida, pues consideran que es posible que haga que Dios “se ponga en plan Viejo testamento y nos castigue a todos con su ira sin fin”.

A fin de evitarlo, numerosas congregaciones han decidido alargar las celebraciones de Semana Santa hasta la semana que viene (que ahora será conocida como Semana Santa II o Semana Santana) para que Dios pueda ver su apoyo incondicional. Otros han decidido no celebrar la Semana Santa en absoluto, dado que, en su opinión, la ausencia de Dios hace que la celebración sea carente de sentido Adicionalmente, muchos han aprovechado para declarar el fin del mundo y comenzar el pillaje como era de esperar, y se están empezando a hacer visibles agrupaciones con expresa intención de llevar a cabo una nueva cruzada para retomar Jerusalén de una vez por todas.

Pero mientras todas estas reacciones sacuden a la cristiandad, nosotros nos preguntamos, ¿a dónde puede haber ido Dios de vacaciones? Para responder a esa pregunta, hemos recurrido a nuestra experta en propagación de bulos y rumorología, M.K., de la que hemos obtenido las siguientes declaraciones:

“Es difícil irte si ya estás en todas partes y desconectar si lo sabes todo en todo momento, por eso lo más probable es que haya apagado su omnipresencia y omnisciencia.
Literalmente no quiere saber nada.
Por otra parte, una de mis principales teorías al respecto es que se debe haber retirado a los bosques a alguna cabaña de madera, tiene sentido porque su hijo era carpintero, así que puede habérsela hecho ex profeso.
Aunque también se da la posibilidad de que se haya ido a otra dimensión con poca cobertura de teléfono. El Infierno es la principal opción en este caso, ya que se está calentito y, al ser también propiedad de Dios, debe ser como irse a la casa de la playa.
Pero por supuesto hay otros muchos mundos a los que podría haber ido: Narnia, la galaxia de Star Wars, la Tierra Media, la galaxia de Star Trek, Ivalice, Hyrule, la Thierra, Hogwarts, el Mágico Reino de Canadá, Mystara, Cuenca… y la lista sigue.
Pero si de algo tenemos que estar seguros es esto: Gods Don’t Help Poor People”.


Y eso es todo por ahora, permaneceremos atentos al desarrollo de los acontecimientos. ¿Por qué pensáis que Dios ha ido de vacaciones? ¿Cuál puede haber sido su destino? ¿Non nobis, domine? Mandadnos vuestras respuestas en forma de hatemail a nuestros receptores habilitados en nuestro correo, twitter, G+ o los comentarios de la entrada. Feliz Semana Santa y Semana Santana.