30 nov. 2016

Resumen de noviembre 2016

Hey. ¿Qué tal estáis llevando el apocalipsis más aburrido de la historia? Nosotros así asá, pero nos seguimos esforzando un mes más para aseguraros que tenéis vuestra ración recomendada de cosas latrónicas. Lo cual, por otra parte, hace más probable que atraigáis al liquidillo verde y llegue hasta vosotros en su lento paso. Pero eso no es lo importante.

Lo importante es que este año, como de costumbre, ha sido el mes que hemos dedicado al peor apocalipsis de la historia, para asegurarnos de que estéis al día de las mecánicas del liquidillo verde y su valor culinario. Este año os hemos dado dos entregas de nuestra guía para la bida en el apocalipsis más aburrido de la historia, en concreto la relativa a buscar un sitio para pasar el apocalipsis y montar a una banda de supervivientes. Además, nos hemos colado en una casa y hemos transcrito lo que un abuelo le contaba a su nieto sobre cuando todo era como Mad Max y estamos rezando para que esa familia no presente cargos por nuestro allanamiento y espionaje. Para que después digáis que no hacemos cosas por vosotros.

Por otra parte tenemos el especial de todos los santos: Golpe Cítrico contra el Profesor Skelotrón en el que Golpe Cítrico, un héroe de provincias, se enfrenta a una pareja de supervillanos. Tiene esqueletos, así que está bastante en sintonía con el espíritu de la fiesta.

Por otra parte, hemos dibujado un puñado de webcómics. En Y&H 121 y 122, vemos las repercusiones de los twits de Yrión. Y en Perro Tropiezo 25 y 26, nuestro segundo cánido favorito combate contra un robot, entre otras cosas. Y recordad que si tiráis más para ese palo, también podéis leer nuestros webcómics en Subcultura.

Y finalmente, las entradas de siempre: el horóscopo y el diccionario. También publicamos los clásicos resúmenes mensuales, el avance de proyectos (que en este caso está relacionado con las dos entradas de las que acabamos de hablar porque hemos anunciado que vamos a hacer (en algún momento) un recopilatorio de los horóscopos y otro de las entradas de diccionario) y el rolinforme. Relacionado con este último, este lunes Kha fue entrevistado en Mundo Viejuno sobre Criaturas del Vacío Celeste (ya sabéis, ese bestiario de bichos aéreos que estamos tratando de publicar). Podéis ver la entrevista aquí.

Y eso es todo por este mes. Aseguráos de prepararos para el siguiente, porque viene la Dadiván y con ella todo el sufrimiento y dolor normalmente asociados. Podéis mandarnos vuestro hatemail por G+, twitter y correo y nosotros nos aseguraremos de reenviárselo a Papá Noel Sandía y a los Reyes Vagos.

22 nov. 2016

Guía para la bida en el Apocalipsis Más Aburrido de la Historia - 8

24 - Organiza tu banda de supervivientes
"Ánimo, tú también puedes conseguirlo".
¿Preocupado por que la parte más dura del apocalipsis más aburrido de la historia llegue mucho antes de lo que te esperas? No te preocupes: te explicamos qué hacer para que tú y tus compañeros supervivientes podáis mantener una sana dinámica de trabajo en equipo que os permita sobrevivir al día a día del yermo.

Paso 24.1: establécete como el líder
Asegúrate de dejar clara la jerarquía dándole a alguien en los morros antes de que puedan replicar. Un golpe de mano rápido será la clave para que nadie ponga en duda tu autoridad en los primeros estadios cuando aún es especialmente vulnerable y te queda mucho por hacer. Además, estas demostraciones de violencia iniciales establecerán el clima de confianza y comunicación que deseas en el futuro para tu equipo.

Paso 24.2: acapara
Hazte cuanto antes con todos los recursos disponibles y los medios de violencia (no solo armas, como veremos en el siguiente punto) a fin de que tu autoridad no solo sea justa sino también necesaria: distribúyelos de forma tiránica, empleándolos para favorecer a los que te son más leales y debilitar a tus posibles detractores.

Paso 24.3: busca ayuda
Para mantener tu posición te será necesario mantener una sana casta de servidores leales y fuertes dispuestos a matar y morir por ti, de forma que mantengan orden dentro del grupo. Tú no puedes estar en todas partes, así que más tarde o más temprano tendrás que delegar en secuaces crueles, violentos y mentalmente inestables para que tu opresivo gobierno global parezca bueno en comparación. Pero esto no se va a mantener solo con prebendas e intimidación, también necesitarás una buena dosis de carisma...

Paso 24.4: las apariencias lo son todo
Toma ejemplo de grandes estadistas del pasado y consigue un nombre y apariencia que impongan: Humungus, Tía Ama, Inmortan Joe o Raoh son grandes referentes en este aspecto.

Paso 24.5: comunicación
Comunícate de forma abierta, honesta y respetuosa desde una especie de podio construido con los huesos de tus enemigos o algo por lo menos igual de malrollero. Un espectáculo lo bastante terrible dejará claro a tus compañeros que no estás abierto a sugerencias, mucho menos a que te lleven la contraria, y que las consecuencias de hacerlo pueden ser fatales. Lo cual nos lleva al siguiente punto...

Paso 24.6: oprime
Aplasta cualquier brote de creatividad, innovación o diferentes puntos de vista: son el veneno que pudrirá tu nuevo régimen. Grandes regímenes de ayer y hoy han probado esto especialmente efectivo.

Paso 24.7: mantén un clima de confianza

Esta es la consecuencia natural del paso anterior: a fin de que nadie se salga de la línea mantén estrictos controles y no dudes en construir instalaciones de contención tan pronto como te sea posible, a no ser que las cosas te vayan espectacularmente bien, se amortizarán antes de lo que crees. Establecer un sistema de espionaje interno, policía secreta e instaurar las vías adecuadas para que tus compañeros denuncien a sus iguales son también grandes estrategias que puedes implementar con el tiempo en tu equipo, incluso con los medios limitados que permite el Apocalipsis más aburrido de la historia.

Paso 24.8: motivación
Asegúrate de que todos comprenden las metas y están dedicados a conseguirlas, los látigos ayudan.

Paso 24.9: trabajo, trabajo, trabajo
Esto es vital: mantenlos trabajando tanto que no tengan fuerzas para rebelarse. Distribuye las tareas de forma racional acorde a esto. La carga de trabajo es otro recurso que puedes emplear para cimentar tu autoridad y la lealtad de tus adeptos.

Pero esto no es todo, siempre hay que seguir formándose: aprende técnicas de trabajo en equipo y motivación de cualquier libro que puedas rescatar de bibliotecas o librerías en ruinas. Y si se os ocurren más trucos para mantener a esas ovejas bípedas trabajando para vosotros no dudéis en compartirlos con nosotros en los comentarios de esta entrada o mandando hatemail a nuestras cuentas de correo, twitter o G+. ¡Mucha suerte ahí fuera!

PARTES DE LA GUÍA
Siguiente (proximamente

20 nov. 2016

Materializando Sukero City y Criaturas del Vacío Celeste - 20

¡Saludos, habitantes del a superficie! Una vez más aparecemos ante vosotros en la Monifatevisión para traeros un mensaje de esperanza sobre nuestros proyectos roleros, por ahora, Sukero City y Criaturas del Vacío Celeste.

Está siendo un mes duro de trabajo para Criaturas del Vacío Celeste (nuestro bestiario especializado en criaturas voladoras y archipiélagos flotantes): el material está corregido, el vídeo está casi listo, la campaña planeada y solo quedan un par de formalidades burocráticas. Claro que por eso todavía no nos atrevemos a dar una fecha concreta, pero estamos bastante seguros de que empezará antes de diciembre. Claro que mi abuela suele decir que a Seguro se lo llevaron preso...

Entre tanto, por aquí os enlazo algunas de las entradas a propósito de CdVC que se han ido publicando en el blog de Kha, el autor principal: "Me gustan los imperios tragos", sobre una de las partes importantes de la ambientación implícita del bestiario; "Dando alas a cadáveres", sobre no muertos voladores; "Aprendiendo de la literatura: El horror de las alturas", sobre el relato de sir Arthur Conan Doyle, y "Me gustan los hombres bestia", sobre este tipo de criaturas y alguna mención a su presencia en CdVC.

Y además seguimos a vueltas con la maqueta probando cosas con distintos bichos, como podéis ver en la imagen a la derecha.

Por otra parte tenemos Sukero City (ya sabéis, ese juego de rol sobre chicas monas que resuelven horribles crímenes metanaturales en el futuro cercano).

Este mes no ha habido demasiados avances porque nos lo hemos pasado dando bandazos por bancos y administraciones. La ventaja es que eso da mucho tiempo para hacer tablas aleatorias, así que, por no dejar esto vacío vamos a poner una de ejemplo. No olvidemos que Sukero está en el Pacífico y por ahí la tierra no para de moverse:
1d20 fenómenos sísmicos raros
1. ¡Lava! ¡Lava en la ducha!
2. Terremoto apuntado inducido por máquina de seísmos en pruebas.
3. Invasión intraterrestre vía ciudad-taladro.
4. La tierra se abre como una boca que devora cuanto encuentra.
5. Surgen grandes pilares de tierra con plataformas de lucha sobre ellos. Los hombres topo quieren probar sus artes marciales.
6. Unas antiguas ruinas atlantes enterradas se derrumban en parte abriendo una falla que pronto se llena de cazatesoros.
7. Se abren unas enormes puertas de hierro en el suelo que llevan directas al Infierno.
8. Un enorme gusano no para de moverse bajo la ciudad causando terremotos.
9. Las obras secretas de una megacorporación para construir búnkeres subterráneos no van bien...
10. Terroristas morlock saboteando los cimientos de los edificios.
11. Una poderosa chica mágica de placas tectónicas con problemas en su familia.
12. Un gigante artista marcial está practicando un nuevo y mortífero movimiento a varios kilómetros de la costa y la tierra tiembla.
13. Los lobos monstruosos sobre los que fue construida Sukero hace siglos para contenerlos están despertando porque tienen hambre.
14. Se abre una falla de la que emanan vapores nauseabundos.
15. Un volcán cercano ha vuelto a la actividad tras acabar el pacto que obligaba su espíritu guardiana a tomarse trescientos años de vacaciones.
16. Los dragones de fuego que habitaban bajo la ciudad son despertados pro las obras del metro.
17. El dios-océano Pacífico, rey de la ciudad sumergida de Pacifis, tira con especial violencia de las cadenas que lo mantienen atado a América, Asia y Oceanía para acercarlas aún más.
18. Dos superhéroes estúpidamente fuertes están llevando a cabo un concurso de hacer flexiones para resolver un asunto absurdo.
19. Resulta que la ciudad está construida sobre plataformas móviles para albergar una fábrica de robots gigantes y ahora ha comenzado a moverse. ¿Por qué nadie sabía nada de esto?
20. Una prospección petrolífera ha conseguido permiso para emplear el taladro más grande del Sistema Solar.
Esta es hasta cierto punto una subtabla de una tabla mayor de eventos semanales en la que el director debería tirar cada siete días para añadir algún elemento inesperado. Como muchas otras cosas del manual, está bastante inspirada en Oriental Adventures, en concreto, por sus tablas de eventos aleatorios mensuales o anuales. Y la nuestra también incluye cosas como "terremotos" de distinta magnitud junto a "terremotos raros". Están entre "clima raro" y "kaijus".

Además, aunque es cierto que las tablas están llenas de cosas raras, nuestra intención no es dejarlo en el aire sino que al menos la mayor parte de las cosas que se mencionan aparezcan en los capítulos de bestiario o inventario. Si no, parece que le están poniendo a uno la miel en los labios, por no decir algo peor.

Y eso es todo, no olvideis sintonizar el mes que viene para más rolinformación. ¡Hasta entonces no dejéis de vigilar los celos!

19 nov. 2016

Horóscopo: Mes Dadiván y alrededores, Año 7

Andoba Peleón: Nacidos durante Monimés (17/5 - 4/6 del calendario gregoriano)
Te asegurarás de mantener a tu comunidad, así como a todas las demás en tu entorno, protegida del daño colateral causado por los ataques de Papá Noel y los Reyes Vagos. En el colegio los niños se reían de ti por entrenarte para ser capaz de ver cosas que se mueven a una fracción de la velocidad de la luz. A ver quién se ríe ahora.

Vicks-vaporub: Nacidos durante Grunio (5/6 - 24/7 del calendario gregoriano)
Como todos los años, pedirás incienso y mirra a los Reyes Vagos para dar un olor especial a tu casa. Y tal y como sucede todos los años, desoirán tus peticiones. Esta vez tendrán por lo menos un motivo, porque se pondrán a pelear con Papá Noel Sandía por el control de la Dadiván, lo cual parece contraproducente porque harán de todo menos repartir regalos. Te asegurarás de mandar una queja a las oficinas de los Reyes Vagos en el Polo Oeste, pero nunca te llegará la respuesta.

Frenillo: Nacidos durante Verano (25/7 - 24/9 del calendario gregoriano)
Le mandarás una carta a los Reyes Vagos y otra a Papá Noel Sandía pidiéndoles tener pareja para, por lo menos, pasar las Dadivanes. Por supuesto, tanto los Reyes Vagos como Papá Noel te darán tu regalo, aunque en lugar de lo que pedías recibirás daño colateral de su gran batalla dadiveña. La próxima vez te lo pensarás dos veces antes de usar términos como "bombshell" en tus cartas.

Siamesis: Nacidos durante Algusto (25/9 - 15/10 del calendario gregoriano)
Tú y tu hermano tendréis una discusión familiar porque uno de vosotros es más partidario de Papá Noel y el otro es más de los Reyes Vagos. La cosa escalará y al final estaréis a punto de destruir vuestra casa y todo lo que hay en ella. Aún así será todo muy acogedor y dadiveño. Por ejemplo, trataréis de estrangularos con guirnaldas. ¿No es entrañable? Al final se os pasará el enfado con el fin de Dadivan y volveréis a vuestras vidas normales en las que uno de vosotros intentará matar al otro pero sin que nada de eso tenga que ver con Dadivan.

Salpicadura: Nacidos durante Relleno (16/10 - 14/11 del calendario gregoriano)
Hay que ver lo temprano que empiezan a anunciar cosas de Dadivan.

Cabriconcio: Nacidos durante Dadivan y alrededores (15/11 - 6/1 del calendario gregoriano)
Avivarás las llamas del odio entre Papá Noel y los Reyes Vagos mandándoles correspondencia fingiendo ser de la otra facción. Solo lo harás un par de veces, pero como sabes que al final todas las personas de tu signo acaban haciendo lo mismo que tú, será suficiente. Causaréis un gran follón, porque el enfrentamiento acabará siendo armado y tendrá considerables daños colaterales. Por supuesto, la cosa acabará hacia finales de mes y, por suerte, no habrá graves consecuencias para ti. Es curioso cómo funciona esto del horóscopo, ¿no?

Gueto:Nacidos durante Janero (7/1 - 14/1 del calendario gregoriano)
Venderás armas a Papá Noel y los Reyes Vagos aprovechando las rencillas que parecen tener. Probablemente otros critiquen tu decisión, pero lo único amoral en una situación como esta sería no hacerse más rico. ¿No?

Res: Nacidos durante Fembierno (15/1 - 13/2 del calendario gregoriano)
Papá Noel Sandía te reclutará para que pongas a punto sus renos robot lanzamisiles. Porque crías vacas y eso es lo mismo, ¿no? De hecho, quién sabe si pensará eso porque es una sandía. ¿Piensan siquiera las sandías? Sea como sea, lo harás sin rechistar porque es mejor no poner muchas pegas cuando alguien sabe dónde vives y tiene misiles. Tus vacas se pondrán un poco nerviosas al principio por todo eso de los animales robot, pero se les pasará rápido.

Tuberculosis: Nacidos durante Fagas (14/2 - 16/3 del calendario gregoriano)
Como todos los años, le pedirás la panacea a los Reyes Vagos, conocidos traficantes de droga. Nunca te la traen, pero lo mágico de la Dadiván es tener la esperanza de que alguna vez alguna figura mágica haga algo por ti y comprar muchas cosas. Por desgracia, los Reyes Vagos tampoco se acordarán de ti este año. Y para colmo, cogerás la gripe. Y meningitis.

Filippiano: Nacidos durante Filippio (17/3 - 23/4 del calendario gregoriano)
Te pondrás en contacto con la organización secreta de gente de tu signo que controla el mundo (sí, sabemos lo que hacéis, no te sorprendas ahora) para tratar de poner fin a las reyertas entre Papá Noel y los Reyes Vagos. Después de muchas deliberaciones, decidiréis hacer el villancico perfecto para calmar a ambas facciones. Lo conseguiréis sin problema gracias a la combinación de vuestro intelecto y vuestros poderes màhjicos, pero después se os quedará pegada la canción y no habrá forma de quitárosla de la cabeza. A la gente buena también le pasan cosas malas.

Se'gitano: Nacidos durante Payo (24/4 - 16/5 del calendario gregoriano)
Ayudarás a tus colegas, los Reyes Vagos, a vencer a ese cacho de sandía que es Papá Noel. Con ayuda de tu primo El Richard, que es muy bueno con las máquinas, convertiréis vuestra furgoneta familiar en un helicóptero que usaréis para llegar a Laputa, la isla voladora que sirve de base de operaciones para Papá Noel Sandía. Por desgracia, los renos robot que rodean la isla os derribarán lanzándoos un misil. Tendréis la suerte de sobrevivir, y saldréis de esta más o menos sin daños, así que dedicaréis el resto del mes a vender artículos de Dadiván de baja calidad.

15 nov. 2016

Avance de proyectos - 14

Y aquí volvemos a estar, con el penúltimo avance de proyectos del año. Vamos a empezar con el it's-happening-o-meter, aunque en este caso no tiene demasiado de lo que hablar.


Como veis, nos hemos centrado sobre todo en Criaturas del Vacío Celeste, poniendo varias cosas en orden para sacar finalmente el crowdfunding. También hemos trabajado, como de costumbre, en Sukero City (ya llevamos más de año y medio en nuestra partida de testeo y solo se ha muerto un PJ; ¿no es mágico?) y en nuestra gran novela (que estamos revisando como hacemos periódicamente, para dejar todo el contenido libre de carcoma y ectoparásitos).

Y una vez dicho esto, podemos pasar a hablar de los propósitos de año nuevo que sí que eran verdad para sorpresa de todos.

Propósitos de año nuevo - Los de verdad

Y por fin, después de once tediosos meses, aquí tenéis los propósitos de año nuevo que en realidad estamos haciendo. En cierto modo podría decirse que no los hemos cumplido porque aún no tenemos nada listo para publicar de ninguno de ellos, pero todos son cosas en las que trabajamos a mayor o menor ritmo y a las que dedicamos una considerable parte de nuestro tiempo en este último año.

  • La Busqüeda I2I: ¿Recordais La Busqüeda? En caso de que no sea así, es un RPG shitty que jamás debió salir de nuestros ordenadores pero que consiguió hacerlo y ahora vais a morir todos. Pues La Busqüeda I2I es la continuación, en un ambiente postapocalíptico un tanto insplagiado de Hokuto no Ken, pero con muchos más helicópteros. El juego va a ser como los de The Legend of Zelda en 2D y la verdad es que, a nivel de ideas básicas, ya está todo bastante atado. El problema es que la programación nos está dando algún que otro problemilla, pero no es algo que el tiempo no solucione. Después de todo, Kesniro es el peleador más fuerte del fin de fin de siglo.
  • Recopilación del horóscopo: Esta es una que se nos ocurrió mientras hacíamos el Monifate's Top 55, y la verdad es que nos encanta la idea. Las entradas del horóscopo son unas de las que más me gusta escribir, pero en muchas ocasiones se me mete trabajo de por medio y el resultado deja bastante que desear. Santo cielo, si incluso llegué a saltarme un par de horóscopos por falta de tiempo. En pocas palabras, este recopilatorio resolvería todos estos problemas, sería una humunguosa forma de mostrar las predicciones awesombrosamente precisas de vuestros destinos, con algún que otro extra. Por otro lado, publicaríamos más o menos al mismo tiempo una recopilación de nuestras entradas de diccionario, para que aprendáis a hablar bien de una vez, cojones ya. En este proyecto no hemos tenido demasiado tiempo para trabajar, pero es una de esas cosas que se acaba antes de que te des cuenta, así que podéis esperarlo en cualquier momento. Cualquier momento del futuro, claro, aquí respetamos la causalidad.
  • Garakoi: Como ya se ha comentado previamente, Garakoi es una novela corta basada en los sucesos de un instituto en medio del espacio en un futuro lejano, milenios después de que empezase el peor apocalipsis de la historia. Esta historia tiene de todo: danmaku, personajes impecablemente caracterizados, sectas espaciales, deportes en gravedad cero y delfines con aparatos que traducen lo que chillan para que se entiendan con otras especies. La primera parte fue un regalo de cumpleaños, y la verdad es que me fallan las palabras. Es malditamente genial en todos los sentidos, y cada segundo que tengo que esperar hasta que Kha escriba la siguiente parte es un infierno para mí. Bueno, no exactamente un infierno, pero sigue siendo bastante incómodo.
Esperamos poder informaros pronto sobre todos estos humunguosos proyectos. Pero por ahora podéis dejarnos hatemail en nuestro correo, twitter, G+ o los comentarios para dejarnos claro que ninguno de estos proyectos os entusiasma lo más mínimo y que deberíamos abandonarlos todos en favor de organizar trofeos profesionales de colocar piedras en equilibrio. No vamos a decir que no lo hemos considerado, conste.

11 nov. 2016

Diccionario monifático - 36ª entrega

electfante.
(De calmante)
  1. m. y f. Elefante rodeado por un campo electromagnético, ya sea este de origen natural o artificial.
  2. m. y f. Elefante registrado en el censo electoral de su país.

vritar.
(Del escabeche Bismarck)
  1. intr. Gritar mientras se da vueltas en círculos con el objetivo de propagar el sonido de forma más eficiente.
  2. intr. coloq. desus. Alzar la voz de forma exagerada en el Reino Unido.

endrumir.
(Del cervio dяumiя)
  1. tr. Acción opuesta a exprimir..
  2. tr. Convertir en tambor un objeto o ser vivo que no lo era previamente.
  3. intr. Dormir en casa de un druida.

8 nov. 2016

Guía para la bida en el Apocalipsis Más Aburrido de la Historia - 7

23 - Escoge una buena localización para pasar el apocalipsis
¡Hey, supervivientillos! Ahora que ya sabéis cómo construir un refugio contra el liquidillo verde que devora todo lo que es latrónico y mola, hoy os traigo unas pistas sobre cómo escoger la mejor localización para ocultarse mientras dura el apocalipsis (la duración exacta puede cambiar, dependiendo de cuándo tengas pensado morir).

Lo que necesitáis son especialmente cuatro cosas:
  • Baja densidad de población. Mucha gente juntas produce cosas guays, así que lo mejor es evitarlos. Aaprte de, bueno, comida, medicamentos y todo eso.
  • Que no haya nada realmente interesante que atraiga al liquidillo.
  • Que haya pocos mosquitos. Aunque esto se aplica a cualquier cosa de la vida, ¡putos bichos engendrados por satán!
  • Que haya un montón de animales horribles, para mantener esa densidad de población a raya.
¿Y qué lugar cumple mejor estos requisitos? En efecto: irónicamente, el lugar donde estarás más seguro durante el apocalipsis es el desierto australiano.

En serio, todo irá bien si te decides a ir, siempre que te conviertas pronto en rey del yermo y te asegures de que la cosa no se llena de bandas de moteros superguays, copándolo todo de latrones y atrayendo al liquidillo verde. En serio, pasa cualquier cosa y salen como setas, probablemente los australianos ya tienen las motos modificadas y las ropas ajadas listas para cuando caiga el gobierno, especialmente su primer ministro.

Como consejos adicionales: si tienes la ocasión, deja que te pique alguna araña/serpiente/mantarraya/ornitorrinco/oveja o alguno de los otros animales locales provistos de veneno, hará que todo sea mucho menos latrónico, especialmente para ti.

Por otra parte, conseguir agua y comida puede resultar ser difícil, pero bajo ningún concepto intentes conseguirla por la fuerza de tus vecinos. La agresión podría desembocar en una persecución en coche perfectamente coreografiada que no haría más que descargar latrones por el ambiente y asombrar a cualquier espectador que andara cerca. Es mucho más seguro robar de las ciudades: los muy necios no saben que el fin está relativamente cerca en una escala cósmica.

Pero si irse a Australia (o Nueva Zelanda si quieres arriesgarte) a medio o largo plazo para evitar una lentísima muerte por liquidillo verde parece demasiado para ti, la única alternativa viable más cerca de casa es Castilla la Mancha, que cumple la mayor parte de los requisitos, superando incluso a Australia en el de no tener absolutamente nada interesante. En serio, ¿cuándo fue la última vez que estuviste en Cuenca? El liquidillo verde no se va a molestar ni en ir a buscarte ahí. Y tampoco andan sobrados de mosquitos.

Probablemente tendrás que buscar otro animal venenoso para que te pique, por suerte el congreso de los diputados no te pilla más que a unos días de viaje.

Si tenéis una mejor sugerencia para ocultaros del inevitable fin de nuestro planeta, pero solo hasta que os muráis vosotros, no dejéis de recomendárnoslo para que podamos ir nosotros antes. Dejadnos en algunas de nuestras cuentas, ya sea de correo, twitter o G+. ¡Nos vemos!

PARTES DE LA GUÍA

3 nov. 2016

El apocalipsis del abuelo

«Tú no me escuchas nunca, Juanito, pero todo estaba igual de mal que ahora, todo, antes de que las pelis de Mad Max se hicieran realidad.

En aquellos tiempos tampoco teníamos gobierno: lo que teníamos era que buscarnos la vida en el desierto. Había mucha pobreza. Invertían lo mismo en saidad y la educación iba igual de mal, pero las campañas electorales eran más baratas: ibas allí, matabas al que ya mandabas y, pum, ya eras alcalde. Eran tiempos más sencillos. Los caballos eran más grandes y los hombres, más fuertes.

Ahora lo tenéis todo muy fácil, ni siquiera sabéis reparar un coche con vuestro pelo y recortes de uñas. Y por eso no apreciáis nada, yo he trabajado muy duro para que esta casa tenga agua sin radiación y nadie me lo agradece. ¡Nadie!

Porque yo he hecho grandes cosas. Yo vi a Humungus, el ayatollah del rock 'n' roll en persona, por lo menos dos veces. Y a pesar de lo que digan, sé que era íntimo amigo del general Mola. Fue en una de esas veces que tuvimos que enfrentarnos a una emboscada y yo salvé la vida fingiendo ser una roca hasta que perdí a todos mis amigos y los enemigos huyeron con nuestro botín. Eso es algo que no os enseñan hoy en día en el colegio: a fingir ser una roca. A saber cómo os van a salvuer vuestros ordenadores móviles cuando llegue el apocalipsis otra vez. Estaríais todo el rato mirándolos y os olvidaríais de cazar lagartos. Tú con la panza que gastas no ibas a aguantar ni cinco minutos antes de que te echara el ojo el caníbal de turno. Si yo te contara... La de veces que ese caníbal he sido yo...

Como ganen más votos esos rojos vamos a estar en las mismas, mira lo que ha hecho el comunismo con Australia, no puedes salir sin que te muerda una araña mortal o una oveja mutante. Por menos que eso te fusilaban en tiempos de Immortan Joe; con arpones cohete. La verdad es que tener a ese hombre gobernando fue una de las mejores cosas del apocalipsis, todos nos llevamos una sorpresa cuando se murió...

No estaría mal que se murieran todas esas plantas asquerosas y tuvierais que comer perro para variar. Uh, eso sí os enseñaría una buena lección, lástima que yo no vaya a vivir ya para verlo...».

«Mamá, el abuelo Ausonio se ha vuelto a quedar colgado».

Si estáis de acuerdo con el sesudo comentario económio y político del abuelo, no dudéis en mandarnos hatemail a nuestra cuenta de correo, G+ o twitter, o, por supuesto a los comentarios de esta misma entrada. ¡No dejen de vigilar los celos!

1 nov. 2016

Golpe Cítrico contra el Profesor Skelotrón

Un relato de superhéroes especial de Todos los santos.

Hoy el centro de la ciudad estaba lleno de esqueletos.

Armazones de calcio descarnados, totalmente limpios, salvo por las finas junturas de cartílago que aún unían y articulaban sus miembros, sin poder evitar el táctac xilofónico que acompañaba cada uno de sus movimientos.

Porque se movían, rondaban por las calles, plazas y avenidas sin más propósito que sembrar el caos y provocar la huida entre los viandantes que los veían acercarse envueltos de una malsana luz verdeamarillenta que casi parecía fluir en el aire a medida que emanaba de sus huesos y congeladas sonrisas.

Pero de hecho no había motivo para la fuga, pues los alegres esqueletos sin carne apenas interactuaban lo más mínimo con aquellos que aún la tenían, y a los que ocupaban una de las calles principales no les faltó amabilidad para retirarse del camino de los antidisturbios que se dirigían en falange y con paso marcial a la estatua del patrono de la ciudad.

Usándola como el eje de un abanico imaginario, los antidisturbios tomaron posiciones en un amplio arco, escudo contra escudo. Su líder se dirigió en voz alta a las figuras que se recortaban contra la base de la estatua.

—Depongan las armas y entréguense ahora mismo sin oponer resistencia.

Una de las figuras, vestida con una gabardina y uno de esos disfraces de esqueleto que prácticamente son un pijama, sonrió, dejando que los pómulos levantaran ligeramente su antifaz en forma de cráneo y, con él, su sombrero de copa.

—No os preocupéis —respondió—, pronto experimentaréis la verdadera felicidad.

Cuando alzó su arma, un enorme cañón acabado en un cráneo metálico cuya boca era, bueno, la boca del arma, todos los agentes respondieron de igual forma con sus propias herramientas de matar.

—Se lo advierto por última vez, depon—

Pero antes de que pudiera acabar la frase, el villano activó su arma y un horrible rayo verde emergió de entre las fauces de la calavera. Dirigió rápidamente el haz contra todo el grupo de policías antes de que tuvieran oportunidad de reaccionar, finalmente envolviéndolos a todos en un campo verdoso que tardó unos segundos en disiparse y revelar su producto: los esqueletos descarnados de las policías, aún ligeramente brillantes y humeando por el intenso calor.

El batallón esquelético no tardó en levantarse y empezar a dispersarse despacio, sus ruidosos pasos coreados por la risa maléfica de su creador y amo.

A su lado, cruzada de brazos y aburrida, lo miraba una chica vestida con un apretado traje en dos piezas que parecían querer imitar las dos mitades de un cráneo, y su cara disimulada con el maquillaje de una catrina mexicana. Al final, cansada de las risas de su compañero, se dirigió a él.

—Cariño... —Al oírla, él detuvo la risa y la miró de forma inquisitiva—. Vale, Profesor Skelotrón. ¿Nos vamos ya? Ya no hay nadie más para convertir en esqueleto.

—Todavía nos queda algo de tiempo. Vamos a buscar por otro sitio.

—Seguro que todo el mundo se ha ido ya corriendo, hasta han cortado el tráfico.

—Jo, venga, no seas así, Calavérica, nos lo estamos pasando bien.

—Tú te lo estás pasando bien.

—Y los esqueletos, mira cómo sonríen.

—Los esqueletos siempre sonríen.

—Y Reinaldo —añadió Profesor Skelotrón señalando a la calavera flotante llena de signos arcanos y aterrador fuego verde que flotaba junto a él.

—Escucha —siguió argumentando ella mientras se acercaba para tocarle el brazo—. Me alegra que estés probando tu esquelonosequé.

—Esqueletomizador.

—Eso. ¿Pero no crees que a lo mejor toda esa gente no tenía ganas de que los convirtieras en esqueletos sin pedir permiso?

—Son más felices siendo esqueletos.

—¿Seguro?

—¿Tú qué dices, Reinaldo?

—DEBEMOS SER LEGIÓN —contestó una voz de ultratumba que parecía resonar en el interior de sus cabezas—. PROSIGUE TU LABOR, ELEGIDO.

—¿Ves?

—Tampoco creo que hacer caso a una calavera siniestra sea una decisión demasiado sabia.

—Hm... Pues ahora me pones en duda. Necesito un momento para meditarlo...

Profesor Skelotrón se llevó por un momento la mano a la barbilla, concentrándose en oír la voz de su conciencia. No pasó mucho antes de que, sobre su hombro derecho, apareciera una versión pequeña de Calavérica con alas de ángel y halo.

—Debes hacer lo que te dice tu novia, lo que le haces a la gente no está bien.

Pero entonces, sobre su hombro izquierdo se manifestó otra versión igualmente minúscula de Reinaldo, con rabo y cuernos.

—ERES EL ELEGIDO PARA ACABAR CON EL REINO DE LA CARNE Y TRAER LA NOCHE ETERNA. NADA DEBE INTERPONERSE EN TU CAMINO.

—Hm, vale, no, esto no ayuda —concluyó el profesor.

—Vosotros, villanos —gritó una voz tan potente que hizo explotar en una nube de polvo de pensamiento a las manifestaciones de su consciencia y lo trajo de vuelta a la realidad.

Ante ellos se alzaba desafiante un solo hombre, con los ojos y el pelo cubiertos por un pañuelo naranja y el torso por una camiseta del mismo color. Al menos había tenido el acierto de combinarlo con unos vaqueros azules y una mochila del mismo color que parecía llevar cargada.

—¿Quién eres tú? ¿Cómo te atreves a llamar villano al Profesor Skelotrón?

—¡Soy Golpe Cítrico! ¡Un héroe de provincias! ¡Y te llamo como lo que eres!

—Pfff, no he venido aquí a que me insulten.

Y sin añadir más, alzó el esqueletomizador y lanzó un rayo contra el héroe enmascarado que le dio de pleno, cubriéndolo con la misma siniestra luz amarilla.

—¿Ves, Calavérica? Te dije que todavía quedaba gente para convertir en esqueleto.

—Creo que te conviene echar un ojo, Profesor...

Y no perdió un segundo en hacerle caso para ver cómo, al disiparse totalmente la luz verde, Golpe Cítrico seguía en pie e incólume, sin haber retrocedido un milímetro en su postura desafiante.

—¿Debo asumir que eso significa que no vas a rendirte pacíficamente?

—¡Es imposible! ¡Tu esqueleto debería ser mío!

—Has cometido un terrible fallo de cálculo, Profesor Skelotrón: mi cuerpo tiene tanta vitamina C que es prácticamente indestructible.

—¿Pero qué clase de poder estúpido es ese?

—Profesor —le recordó Calavérica—, tú eres el que convierte a la gente en esqueleto porque sí.

—Ya, pero lo de la vitamina C tiene que ser faroleo.

Sin decir nada más, Golpe Cítrico llevó sus manos a la mochila y extrajo dos hermosos pomelos... que inmediatamente empezó a comerse a bocados.

La pareja lo contempló entre horrorizados y asombrados.

—Esto...

—Yo solo estoy aquí porque es mi novio —se apresuró a puntualizar Calavérica.

Pero para entonces ya se había acabado la fruta en un tiempo inusitadamente rápido. Su mano derecha, aún cubierta de jugo pringoso, se cerró en un puño que alzó en el aire para dejarlo caer contra el suelo. El asfalto brotó como una fuente a su alrededor y llovió como intentando volver a llenar el cráter abierto por la fuerza frutal del héroe.

Y tras esto volvió a erguirse y apuntó con la misma mano, extendido el índice, directamente a Skelotrón.

—¿Además de asesinar a cientos eres tan desconsiderado como para forzar a tu novia a ser tu cómplice?

—Cuando acabemos aquí vamos a ver una peli que solo ella tiene ganas de ver, así que es un  poco fifty-fifty.

Calavérica se encogió de hombros, como queriendo mostrar que estaba de acuerdo, pero no del todo segura de si debería darlo a entender.

—Bueno, vale, supongo que esto está bien. Pero aun así eres un villano depravado y debo darte tu merecido.

Y con estas palabras comenzó a caminar hacia los villanos, aportando dramatismo a cada paso.

Calavérica se ocultó tras Skelotrón y este se llevó los dedos a los labios para lanzar un largo silbido. Antes de que acabara, una escuadra de al menos cincuenta esqueletos ocupó los diez metros que separaban al héroe de los villanos.

Golpe Cítrico se detuvo.

El Profesor Skelotrón sonrió cuando vio cómo, aparentemente intimidado, se daba la vuelta y se alejaba en dirección contraria tan despacio como antes se acercaba.

—Está todo controlado —le dijo a Calavérica por encima del hombro.

Pero nada estaba controlado. Lanzando un poderoso grito de guerra, Golpe Crítico corría a toda velocidad hacia los esqueletos, que se disponían a recibir el impacto. Pero saltó y la potencia de sus piernas y la carrerilla que había cogido lo catapultaron directamente hacia el trío de villanos. Los esqueletos saltaron intentando agarrarlo, pero no interrumpieron su trayectoria. El Profesor Skelotrón se quedó paralizado por un segundo al confundir su silueta recortada contra el sol con la de un majestuoso limonero en pleno vuelo, pero recuperó la compostura a tiempo como para empujar a Calavérica y luego apartarse él mismo del punto de impacto, aunque sin poder evitar que la onda expansiva lo derribara.

Calavérica corrió a ayudar al profesor a ponerse de pie mientras Golpe Cítrico intentaba liberarse los pies clavados en el asfalto.

Tan pronto como pudo Skelotrón volvió a silbar con otro tono y, con un poderoso derrape, apareció ante ellos una moto hecha de esqueletos que se habían deformado para adoptar la forma de ruedas, pistones, asientos y toda suerte de partes.

—¡Rápido! —instó el profesor mientras cojeaba con la ayuda de Calavérica—. ¡Monta en la osicleta!

—Estabas deseando soltarlo, ¿no?

—Calla y sube.

En el momento en que Profesor Skelotrón se puso al manillar y Calavérica, tras él, se abrochó el cierre del casco de hueso que incluía la osicleta, Golpe Cítrico comenzó a correr hacia ellos.

—¡Aún estáis a tiempo de entregaros pacíficamente!

Profesor Skelotrón respondió con un grito y arrancó su traqueteante vehículo para alejarse lo más rápido posible.

Pero no lo suficiente.

La de por sí alarmante falta de espejos retrovisores le obligó a girarse para ver sobre el hombro de Calavérica cómo Golpe Cítrico los perseguía corriendo a toda velocidad mientras se llevaba dos brillantes naranjas washington directamente a la boca.

—¡Agárrate! —advirtió a su compañera mientras giraba violentamente el manillar para tomar una de las bocacalles que bordeaban el bulevar y perder a Golpe Cítrico en el laberinto de edificios del centro.

Pero un héroe que se precie no se deja amedrentar por unas cuantas calles estrechas, pues corría lo bastante rápido como para que el traqueteante e inconfundible sonido de la osicleta no quedara tan lejos como para no poder perseguirla.

Y vaya si Golpe Cítrico era un héroe: tenía que serlo. No había soportado el intenso entrenamiento de su abuela en los templos secretos de la sierra, bebiendo y bebiendo zumos, entrenando en las artes marciales secretas que su familia llevaba años pasando de generación en generación para nada. Incluso cuando tronaba, cargado con tantas naranjas que su columna debería haberse roto hacía tiempo y llevando zapatos de hierro candente no había parado de correr. Y no iba a hacerlo ahora.

Al tener la osicleta a la vista se precipitó sobre ella como un árbol mandarín agazapado en la jungla salta sobre su presa. Y con sus dedos como garras se aferró a la parte trasera del vehículo.

Al ver cómo el enmascarado anaranjado trepaba hacia ella desde la pálida rueda, Calavérica soltó un grito y se aferró más al Profesor Skelotrón que, mirando atrás con no mucha menos consternación, respondió solo con un silbido más.

Percibiendo el peligro para sí mismo, Golpe Cítrico intentó escalar más deprisa, pero ya era tarde, una mano esquelética surgió de la osicleta y agarró la suya, entrelazando con fuerza los dedos. Y lo mismo hizo una segunda más abajo, atrapando así su otra mano.

—¡No!

Pero calcáreos huesos, lejos de aceptar esta sencilla orden, siguieron apretando con fuerza inhumana las manos del héroe y alejándose de la moto a medida que surgían sus respectivos radio y cúbito, hasta que, al fin, al tomar una curva, se desprendieron del armazón de la osicleta, arrojándo al héroe contra un muro.

El Profesor Skelotrón y Calavérica permanecieron un par de minutos en silencio, antes de que él estuviera lo bastante seguro de que podía decirlo sin repercusiones:

—Bueno... Creo que lo hemos perdido.

Y siguieron alejándose con su particular traqueteo.

Pero quizá las precauciones del Profesor no fueron las suficientes para que no hablara demasiado rápido.

El rostro semicubierto que se reflejaba en la superficie dorada de la fruta estaba lleno de humillación y rabia, delatadas también por la fuerza con la que los poderosos dedos del héroe la apretaban. Pero la fruta dorada de Gong-yi no maduraba para ser herramienta de esa clase de sentimientos y Golpe Cítrico lo sabía.

Cerró los ojos, tenía todo el tiempo del mundo. Respiró hondo, casi un minuto desde que comenzó a inhalar hasta que exhaló. Y de nuevo otra vez. Si quería usar la fruta sagrada, debía antes liberar su mente de todos los pensamientos nocivos. Esto no era una cuestión de venganza, debía actuar solo para mantener la justicia y el mandato del cielo sobre todas las criaturas.

Vaciando su mente por completo, se adentró cada vez más y más en el trance. Y entonces en la oscuridad apareció un rayo de luz: un sol a miles de millones de kilómetros de altura directamente sobre su cabeza y solo una forma de llegar hasta él: una escalera de peldaños naranjas que subía en espiral hasta él como disparada desde la tierra. Puso el pie en el primer peldaño y comenzó a correr.

—En fin —dijo Profesor Skelotrón.

Seguía corriendo escaleras arriba, había corrido ya la duración de tres vidas humanas y estaba a mitad de camino, el sol no había aumentado de tamaño. Se veía tan pequeño como cuando estaba en el suelo: sabía que no era él el que no avanzaba, eso era lo que su mente racional pensaría, su intuición le decía que en realidad a cada paso el sol se hacía más pequeño, esperándolo.

—Se nos ha hecho un poco tarde —dijo virando en una calleja para volver a la avenida principal—. Será mejor que vayamos directamente al cine.

En efecto, cuando lo alcanzó, el sol era minúsculo, tanto que cabía en la palma de la mano, solo tenía que saltar y agarrarlo...

—Uhum —respondió Calavérica acompañándose de un asentimiento.

Cuando Golpe Cítrico volvió a abrir los ojos, estaba en posición de loto sobre la acera, el sol estaba en sus manos... y lo devoró de un bocado.

Profesor Skelotrón paró la osicleta casi en seco. Cuando la inercia se dispersó y dejó de estar a punto de caerse sobre el manillar, miró en una dirección aleatoria con los ojos como platos y preguntó a su compañera:

—¿Tú también lo has sentido?

Ella, con una cara no mucho menos ojiplática, respondió con un asentimiento.

 —Ha sido como...

—Como si tuviera un altavoz en la cabeza y hubiera tocado solo una nota muy grave.

Ambos dedicaron unos segundos a pensar sin muchas ganas en la idoneidad de esa comparación hasta que Calavérica alzó el dedo para alertar a su novio:

—¡Mira!

Un río de luz dorada emergía de una de la bocacalles próximas y no pasó mucho antes de que pudieran ver una figura humana recortándose entre ella. Ambos supieron quién era.

—Se acabó, ya estoy harto —estalló Skelotrón bajando de la moto y remangándose—. Ese tipo no va a fastidiarnos más la cita. Voy a resolver esto con él como hombres.

—A lo mejor va a ser mejor que nos entreguemos.

—¡Ni soñarlo! —replicó él en voz alta. Pero al ver los ojos de ella, la tranquilizó con un beso en los labios—. No te preocupes, todo saldrá bien.

Y dejó atrás a Calavérica, nada convencida, mientras iba directo hacia la luz, cada vez más próxima, seguido de Reinaldo. Golpe Cítrico ya había salido de la calle perpendicular y caminaba también hacia él rodeado de la luz que parecía emanar de alguna fuente misteriosa a pocos metros sobre su cabeza.

—Está bien colega —El profesor aceleró a su encuentro—. Te voy a cortar de golpe los fuegos artificiales.

—¿Estás listo para replantearte todo lo que te ha traído hasta aquí? —preguntó a su vez el héroe.

—Pff, no. Tú sí que te vas a replantear cosas.

—Ya veo. Entonces deja que te eche una mano

En un solo paso de varios metros, Golpe Cítrico se puso frente a su contrincante, alzó la mano rodeada de una esfera de luz blanca y tocó gentilmente la frente del desprevenido Skelotrón, haciendo que parara en seco, mirando al infinito con un gesto de igualmente infinita sorpresa.

Golpe Cítrico aprovechó entonces para alargar el brazo y atrapar a Reinaldo la calavera mientras intentaba alejarse flotando. La arrojó al suelo y la destrozó de un único y poderoso pisotón, haciendo huir a los fuegos fatuos malignos que la habitaban.

Arrancó entonces el esqueletomizador que colgaba de una correa del hombro del profesor y lo hizo pedazos con las manos desnudas.

—¡¿Qué le has hecho?! —gritaba Calavérica mientras corría hacia ellos y se colocaba entre golpe Cítrico y el indefenso Skelotrón.

—Nada —respondió el héroe con voz calmada—, se le pasará en unos minutos. Ahora mismo está contemplando todas sus decisiones vitales, con suerte encontrará el error que le llevó por el mal camino.

Calavérica miró la cara de sorpresa de su novio, entre sorprendida ella misma y aliviada.

—No os entregaré esta vez —siguió explicando Golpe Cítrico—, porque todavía tiene que cumplir la promesa de llevarte a ver esa película. Pero asegúrate de que esto no vuelve a ocurrir.

Calavérica, un poco en estado de shock, solo llegó a asentir de nuevo. Pero Golpe Cítrico no podía verla, pues ya se estaba alejando calle abajo, mientras su luz se apagaba poco a poco.

Cuando por fin estuvo fuera de vista, Calavérica se abrazó a Profesor Skelotrón y lloró un buen rato solo de puro alivio.