25 dic. 2016

Cómo celebrar Dadiván

¡Feliz Dadiván a todos! Este año por fin vamos a mostraros la forma correcta de celebrar la Dadiván, aunque tal y como os comentamos previamente, esto es un tanto abstracto dado el extraño origen de la festividad. Aseguraos de tomar nota para que vuestras dadivanes sigan los protocolos establecidos y no enfadar a las estrellas que nos vigilan día y noche para ver si compramos suficiente mercancía.

Tradiciones

(Fuente)
La Dadiván es, por encima de todas las cosas, una celebración al consumismo, por lo cual lo normal es realizar varias compras ceremoniales de cacharros que nunca usarás. Lo más habitual es que se hagan cuatro de estas compras: una por la mañana, una a mediodía, una por la tarde y otra justo antes de que cierre el supermercado para cabrear a los dependientes. Estas compras, por lo general, suelen alternarse con otros eventos destacados de la festividad que veremos más adelante.

Pero antes de continuar es muy importante que recordéis que debéis llevar siempre vuestro sombrero de Dadiván adecuadamente sintonizado a 2030hz o no recibiréis las ondas dadivaneñas de forma adecuada, imposibilitando que participéis del espíritu de la Dadiván. De hecho, la primera compra ceremonial que hagáis debería ser para conseguiros uno de estos sombreros, y todas las siguientes deberían ser total o parcialmente para haceros con accesorios para el sombrero como dispensadores de polvorones o limpiaparabrisas.

Si tenéis eso controlado ya podéis disfrutar de las comilonas y las tradiciones más pintorescas de estas fechas, como comer doce cocos en nochevieja o hacer como mucha gente de Himandia y enzarzarse en peleas de lentejas recién cocinadas. ¡Y después tienen el valor de ir a urgencias a que les miren las quemaduras!

Pero en estas fechas no solo se celebra el consumismo desaforado inventado por Je-sus Wang hace siglos, también tiene un fuerte componente religioso y podéis disfrutar cantando villancicos cthólhicos celebrando a Cthulhucristo o ver especiales de dadiván del Horror de Dunwich o llevar a vuestros críos a cabalgatas de caballos disfrazados de shantaks que tiran del trineo de Papá Noel Sandía.

Si estás en un sitio dejado de la mano de la mano de Diox y con ingentes cantidades de depredadores en celo como es el caso de Pork en invierno puedes realizar una tradición religiosa no relacionada con el ctholhicismo conocida como “El banquete de los lobos”. Consiste en dejar un gran montón de carne lejos de tu casa y acurrucarte con tu familia para rezar al dios (o dioses) en el que creas para que los lobos no se acerquen a vuestra casa.

Los sachanistas, por otra parte, no suelen celebrar la Dadiván. Aunque también tienen su propia celebración conocida como Sachukkah, un día en el que los sachanistas se comportan de forma borde, desagradable y hasta ligeramente violenta para compensar la moderación que cultivan el resto del año. Algo así como la purga, pero mucho más suave y con altas concentraciones de alimentos hipercalóricos.

Regalos

(Fuente)
Pero por supuesto, tal y como ocurre con la Navidad, la Dadiván no podría estar completa sin regalos, esencia pura del consumismo desmedido herencia de Je-sus Wang. El día de Dadiván en las casas con niños o indigentes armados empieza con la apertura de los regalos que Papá Noel Sandía ha disparado con su bazooka de juguetes a los árboles de Dadiván desde la isla voladora de Laputa.

Es importante asegurarse de que el árbol de Dadiván está en buen estado, porque la bazooka de Papá Noel Sandía es automática (no puede apuntar él mismo porque no tiene brazos) y hace blanco en los árboles de Dadiván correctamente decorados y registrados ante notario. El diseño más efectivo de árbol de Dadiván para que Papá Noel Sandía te dispare muchos regalos es una estatua de dos metros de Shub-Niggurath apuñalando a una estrella en la copa; pero hay otros muchos, como el árbol de las judías mágicas, un kraken destrozando navíos o una masa de tentáculos tratando de forzar a chicas en bañador.

O a lo mejor eres más de los reyes vagos y prefieres prepararte para epifanía dejando un bong con un poco de kush para que se lo fumen y te lo cambien por regalos. Nadie sabe cómo consiguen meterlos todos a presión en la pipa (es parte de la naturaleza misteriosa y especial de Dadiván) pero lo que es seguro es que vas a tener que romper el bong para llegar hasta ellos.

Además, es por estas fechas cuando los adolescentes empiezan a portarse mal para compensar por todo el año, esperando que los Reyes Vagos les traigan droga, como todos los años.

Y, por supuesto, nunca es demasiado pronto para preparar todo tipo de defensas contra Papá Gnol. En serio, no sería el primer año que se emborracha con licor de arroz y llega tres días antes… o tres días después.

¿Qué os parecen todas estas tradiciones dadivaneñas claramente superiores a nuestra Navidad? ¿Las pondréis en práctica por temor a las represalias de nuestro amo y señor Filippo? ¿Tenéis alguna idea de lo que os pasará si no? Contádnoslo mandando hatemail a los comentarios de esta entrada o, por supuesto, a nuestras cuentas de correo, G+ o Twitter. ¡Feliz Dadiván!

0 comentos:

Publicar un comentario

Deja un comento, payo.