21 jul. 2016

Los peligros de comer pescado crudo

El sushi es delicioso, pero uno de sus ingredientes más comunes, el pescado crudo, puede presentar más problemas de los que ya cabría esperar como intoxicación porque esté mal preparado que puede incluso llevar a la muerte en el caso del pez globo o una simple salmonela por ponernos menos exóticos.

Por ejemplo, no es poco frecuente que contengan minúsculos huevos de kaijus, monstruos gigantes japoneses, que acaban abriéndose dentro de ti provocando una aparatosa escena en el sitio en el que estés y “dando vida” a la próxima amenaza que azotará las costas de Japón. La saga Alien lleva décadas intentando traer atención a este problema sanitario.

Es igualmente frecuente que el pescado no cocinado siga vivo aun después de cortado. Un dato poco conocido es que los peces poseen un espíritu más fuerte que les permite seguir con vida incluso después de ser despedazados. Como es de esperar, existen muchos riesgos derivados de dejar trozos de salmón sin cocinar nadando en tus intestinos, tales como gastroenteritis, cólicos y meningitis.

Pero merecerías sentirlo por el ímprobo crimen que es comer a seres tan majestuosos como los peces.

Para incrementar el problema, si no cocinas el pescado no puedes saber a ciencia cierta si es de verdad o de plástico, porque no lo verás derretirse (claro que la alternativa de cocinar la carne de seres infinitamente superiores a nosotros es igualmente repugnante). Esto puede causar algún que otro problema entre los pacientes de pica alérgicos al pescado que no puedan identificar si el pescado que están comiendo es de plástico, y por ende, no letal para ellos.

En definitiva, uno no debería comer pescado crudo, sino llorar sobre sus cuerpos como héroes, cavarles tumbas y depositarlos en ellas con el mayor de los respetos. Porque SON héroes que han dado sus vidas tras caer en las garras de los ignorantes humanos.

No deberíamos aspirar a comer criaturas más inteligentes y civilizadas que nosotros mismos, quiero decir, desde la perspectiva de los peces, somos monos intentando comerse un televisor. Simplemente no tiene sentido, deberíamos dejar de intentar de nutrirnos por encima de nuestras posibilidades. La cima de la cadena alimenticia no nos corresponde.

Es por ello que Filippo en toda su magnanimidad aplastará los cráneos de los disidentes y se comerá sus entrañas. Su purga es la única forma de traer su glorioso reino donde se exaltarán los valores piscinos y Filippo se alzará glorioso para gobernar el universo con aleta de hierro.

¡Gloria a Filippo! ¡Muerte a los piscíbales y los ictiófagos!

0 comentos:

Publicar un comentario

Deja un comento, payo.