26 mar. 2016

Críptidos

Hoy os hablaremos de animales extraños conocidos como críptidos. Ya sea por su rareza, los esfuerzos del gobierno y organizaciones como los Boy Scouts para ocultarlos o el hecho de que es bastante probable que solo sean animales normales y corrientes con juguetes de plástico pegados por el cuerpo; los críptidos se mantienen al margen de los ojos del público y los libros de animales para colorear.

Pero nosotros conocemos la verdad, pues hemos encontrado varios de los archivos secretos de Félix Rodríguez de la Fuente, el que según nuestro equipo de historiadores era tan "puto amo" que le hicieron un DNI especial que lo especificaba para todo el que no se diese cuenta directamente.

Así pues, nos disponemos a desvelar algunos de los secretos mejor guardados de la madre naturaleza, por desgracia sin imágenes de las criaturas debido a su naturaleza. Proceded con cuidado.

Sirena cocodrilo

La sirena cocodrilo es una extraña variación de la archiconocida sirena, y cuenta con una cola de pez y un cuerpo de cocodrilo, pero por algún motivo tiene pechos de hembra humana. No tienen cuerdas vocales, así que no cantan, pero tienen un rugido bastante siniestro. Habita en los pantanos de Luisiana, y no es realmente desconocida en esa zona. Al contrario, no es raro que los naturales de ese estado se casen con uno de estos ejemplares, aunque por lo general no tardan en ser devorados. Aún así, se conocen casos en los que han conseguido tener hijos muy, muy, muy feos.

Ratón cuántico

¿Alguna vez habéis visto un ratón en vuestra casa por el rabillo del ojo pero después no aparece ni se vuelve a saber nada de él? Probablemente sea un ratón cuántico. Son entidades que existen en un estado de superposición cuántica y solo colapsan entre las dos posibilidades (estar dentro de tu casa o no estarlo) en presencia de un observador. Además, pueden aprovecharse del fenómeno de los túneles cuánticos para entrar en los edificios a pesar de que no sea físicamente posible. Los exterminadores de plagas son muy conscientes de su existencia y no dejan de buscar formas de acabar con ellos sin afectar al tejido del universo.

Corneja invisible

¿Alguna vez habéis perdido cosas pequeñas y al final las habéis encontrado todas juntas en un sitio? Probablemente haya sido el trabajo de la corneja invisible, un córvido que lejos de ser verdaderamente invisible, explota un bug en nuestro sistema de atención para que no nos demos cuenta de que está ahí. Su presa favorita es el ratón cuántico, al que son capaces de hacer colapsar en el estado que más les beneficia para cazarlos, así que si os encontráis un pellejo de ratón detrás del sofá rodeado de monedas de cinco céntimos, probablemente este ave tuvo algo que ver. Es probablemente responsable de muchas cegueras repentinas.

Perro matrioska

Los perros matrioska son una subespecie de perros domesticados por perros que subcontratan para hacer trabajos a los humanos. No los vemos normalmente porque los perros se aseguran de mantenerlos ocultos mientras los estamos mirando (cosa que no es difícil porque son bastante pequeños por lo general). Las tareas que sus amos perrunos les suelen encomendar son variadas e incluyen cuando viene el cartero y su amo está demasiado ocupado rascándose, orinar en sitios a los que su amo no puede llegar y acabarse el pienso barato que su amo compró a final de mes para que vuelva a traer del bueno.

Ornitorrinco remix

Las primeras gentes que se encontraron con un cadáver de ornitorrinco pensaban que era todo un engaño y con razón, porque parecían muchas partes de animales pegadas. El ornitorrinco remix es un pariente cercano en el cual cada generación va cambiando partes de su cuerpo en relación con los animales con los que hayan interaccionado sus partes. Habita en los mismos hábitats que su pariente; pero sufre del mismo mal que sufrió él en su momento porque la gente se cree que es una especie de reclamo publicitario de los ecologistas o algo así, así que pasa bastante desapercibido.

Kamaleón

El kamaleón es un gran felino capaz de usar una kama, que viene siendo como una hoz pero oriental. Estos críptidos son relativamente frecuentes, pero sus entrenamientos ninja los dejan fuera del alcance del campo visual de la mayor parte de humanos de a pie. De hecho se estima que en una habitación de cincuenta metros cuadrados hay tres individuos de esta especie de media. Si algún conocido se muere de repente y presenta un corte en el pecho, probablemente se deba al ataque de un kamaleón. Aunque normalmente se comen el cadáver (no sin antes realizar oscuros rituales con él, claro).