17 ene. 2016

Materializando Sukero City y Criaturas del Vacío Celeste - 12

¡Saludos, muníficos lectores! Una vez más salimos de nuestro escondrijo para darles un informe mensual de cómo avanzan nuestros projectos.

Fuente
Empezamos con Criaturas del Vacío Celeste (nuestro bestiario especializado en criaturas voladoras y archipiélagos flotantes).

Ya sé que el mes pasado os prometimos que os enseñaríamos algo más de la maquetación del libro, pero hemos estado muy liados produciendo supersoldados como proyecto paralelo para sacar algunos cuartos. No tienen órganos sexuales, en su lugar les ponemos un cable que da gustito cada vez que matan, es muy gracioso.

No obstante, hemos estado poniéndonos en contacto con artistas para empezar a darle vidilla al asunto y maese Terminus nos ha mandado este bonito dibujo (el de la derecha) para ilustrar el cefalópodo aerosático y una de sus mercenarias, que es el último monstruo que ha salido en el blog del Paladín y se une a otras muestras como el aerosilisco o el gólem de viento o el Tigre de nubes.

Como podéis ver en los dos últimos, el sistema que usamos para las estadísticas, aparte de FAE, es bastante similar a Lamentations of the Flame Princess porque es mi sistema D&Desco de referencia. Aunque nos estamos replanteando cosas ahora que la quinta edición de D&D tiene ya un documento de referencia del sistema y licencia abierta. Ya habrá más noticias al respecto cuando hayamos conseguido abrirnos los cráneos para rascarnos el cerebro.



En cuanto a Sukero City (ya sabéis ese juego de rol sobre chicas monas que resuelven horribles crímenes metanaturales en el futuro cercano) ya publicamos el dichoso actual play además de la cuarta entrega de Arquetipos de Sukero City que trata sobre la fanática (porque no puedes ser especialista de una afición) y la mindrunner, nuestra versión del netrunner psiónico.

Además hemos publicado una actualización sobre cómo funciona Exciting Hiper Highspeed Engine, el sistema que usa Sukero City, por si tenéis curiosidad y os interesa mirarlo antes de lanzarnos vuestro dinero.

«¿Eso es todo? Supongo que no se os puede pedir más».
En cuanto al proceso de escritura, hemos roto la barrera de las 88.888 palabras. ¡Woohoo! ¡El jinete pálido cabalga!

Ahora en serio, he dicho más de una vez que tengo miedo de que el manual sea demasiado largo, pero creo que es un mal necesario porque cumple varias funciones. Por una parte quiero que sea bueno para introducir a novatos; en serio, incluso novatos que no tienen a nadie que sepa para enseñarles.

Por otra parte, dado que es un juego bastante sui generis, tiene que tener todo tipo de herramientas para reforzar el estilo de juego, el tono de la ambientación y darle al director elementos con los que trabajar, por eso los capítulos de pnjs, inventario y tablas aleatorias son de los más relevantes.

Porque tiene que tener margen para poder adaptarlo sin mucha importancia a tus necesidades y visión. Que sirva igual para una relajada historia sobre la vida diaria de estudiantes en una academia mágica como para una deprimente crítica mirada al futuro hipercapitalista como un thriller en el que no sabes distinguir la realidad de las experiencias creadas por ordenador. Porque no quiero que sea un juego al que juegas una vez o dos y pasas a otra cosa. En serio, estoy tan loco que de verdad creo que la gente quiere jugar campañas de chicas mágicas que pelean contra hidras virtuales enviadas por Satanás durante años. Puede que me equivoque, pero si no es así, si alguien está dispuesto, Sukero City no va a defraudarles.

Con ese mensaje de esperanza nos depedimos hasta el próximo rolinforme. Ahora tengo que correr porque los supersoldados se han dado cuenta de lo que les hemos hecho. ¡Hasta la próxima, espero!