18 nov. 2015

Guía para la bida en el Apocalipsis Más Aburrido de la Historia - 6

22 - Construye un refugio


¡Buenas! Como ya os prometíamos hace dos semanas vamos a explicaros cómo preparar diversos tipos de búnquer o refugios antiliquidillo. Os presentaremos las siete tipologías más frecuentes con sus ventajas y desventajas. No os preocupéis, tenéis años para prepararlas antes de que os pille el toro. Si ya fuera demasiado tarde, no podríais leer esto.

Así, pero más oscuro.
El zunlo es un tipo más frecuente de lo que os podríais imaginar. Después de todo, ya os decíamos que es una buena idea secuestrar a ZUN, el creador de Touhou Project, para que os provea de diversión (en serio, sale en el Guiness). Simplemente tenéis que hacer un zulo normal en un sótano o garaje, con sus medios de retención y tortura, pero añadiendo el equipo que el pobre hombre necesitará para llevar a cabo su trabajo: varios barriles de cerveza y un santuario shintou. Sí, lo creáis o no con esto se apaña, un verdadero genio no necesita un ordenador para crear videojuegos. Un zunlo bien construido debería manteneros entretenidos durante años. Y a lo mejor también seguros, ¿por qué no?

Una cabañita en el bosque también puede sacaros de un apuro. A pesar de lo simple que esto pueda parecer, vivir en medio de una arboleda densa debería disipar toda posibilidad de que se os acerque el liquidillo verde. Esto se debe a que el liquidillo verde no sabe trepar a los árboles, así que por mucho que se acumule en los alrededores, será incapaz de ir más allá de un árbol, por lo cual los bosques son una barrera natural. Sin embargo, vivir en el medio de la nada puede comprometer vuestras posibilidades de mantener una conexión estable de internet. Aunque tiene sus ventajas, podéis volveros los mejores artistas marciales del mundo como Ooyama Masutatsu, practicar gumonji anualmente hasta que os acabéis creyendo que sois árboles vosotros mismos o crear vuestro propio internet, como os describiremos en una entrada futura.

¡Sal de ahí, insensato!
El fanboy puede ser útil para algo a corto plazo (unos pocos años). La idea es tomar una casa o habitación y empapelarla por dentro totalmente con pósters de grupos buenos (black metal sueco, por ejemplo, cosas con las que dé gusto quemar una iglesia). El liquidillo verde atravesará las paredes más despacio porque tendrá que absorber los latrones de los pósters antes de poder atravesarlos. Además, así será fácil saber cuánto tiempo te queda ya que los pósters se irán convirtiendo en otros de grupos cada vez más malos progresivamente. Cuando sean de Camela, es el momento de huir.

Vuestra casa normal pero con una zanja o un muro alrededor. Esta también es de corto a medio plazo. Aquí en lugar de aprovechar las propiedades fisicománticas del liquidillo verde estáis utilizando las mecánicas de toda la vida. El liquidillo verde es increíblemente viscoso, así que con una barrera física de no mucha envergadura podéis contenerlo durante mucho tiempo. Una zanja o un muro de un metro podría mentenerlo a raya durante cinco o seis años. El problema va a ser salir de ahí cuando el liquidillo haya rodeado vuestra casa. En ese caso os recomendamos que aprovechéis el tiempo de reclusión para diseñar y fabricar el bote más guay del mundo, para poder navegar sobre los pocos centímetros de liquidillo verde sin que se empiece a desgastar unos meses antes de lo que le tocaría naturalmente.

Una de las excavadoras más grandes del mundo. De nuevo, si estás en un apuro, puedes ir corriendo a Alemania y modificar uno de estos monstruos para que funcione expulsando liquidillo verde. Por supuesto la exposición al liquidillo hará que la excavadora sea progresivamente más pequeña y aburrida a medida que pasa el tiempo, pero te servirá para reorganizarte durante unos pocos años. Y queda la leche de postapocalíptico. Recuerda: una de las claves para sobrevivir al apocalipsis es parecer que vas a sobrevivir al apocalipsis.

Vuestra casa pero con un acelerador de latrones. Si sois lo suficientemente diestros con las magias físicas, podéis tratar de construir un tubo de acelerador latrónica que rodee a vuestra casa y modificarlo para que se comporte como el sistema de refrigeración de una nevera, tomando los matrones que pueda haber dentro de casa y sacándolos fuera. Si lo conseguís, no será demasiado difícil que se convierta en la mejor casa del mundo y la última esperanza para la humanidad… Pero si no sois diestros acelerando esos latrones, podrían volver vuestra casa demasiado humunguosa para que sea habitable para humanos. Recordad, si todo lo que mola fuese inofensivo, no existirían los ninjas.

Suiza. Sí, todo el país. Obviamente. En ningún otro sitio vas a encontrar más suizos con navajas suizas.

Y esto es todo por hoy. Esperamos que estos consejos os ayuden a sobrevivir al apocalipsis hasta que muráis de viejos.

Recordad que si queréis que dejemos a los suizos tranquilos de una vez podéis mandarnos hatemail a nuestro correo, los comentarios de esta entrada, twitter o G+. ¡Nos vemos!

PARTES DE LA GUÍA