9 nov. 2015

El Patito Feo (remasterizado)

(Fuente)
Era una hermosa tarde de verano. El sol brillaba con fuerza en una vieja casa cerca de un río. Tras ella, Mamá Pata empollaba diez huevos. Uno a uno, todos los huevos se fueron abriendo.

Todos menos uno. El más grande, con extrañas marcas verdes fosforescentes.

Mamá Pata seguía empollando el último huevo. Pasaron varias horas hasta que finalmente se abrió, acompañado de sonidos infernales que asustaron a toda la familia.

Del huevo salió el último patito. No tenía alas y su boca desprendía ácido constantemente.

Al día siguiente, Mamá Pata llevó a sus patitos a nadar en el río. El Patito Feo no sabía nadar, así que estuvo a punto de ahogarse, pero Mamá Pata lo salvó en el último momento. Todos sus hermanos se rieron de él.

La vida en la granja no era fácil para el Patito Feo. Las gallinas lo picaban, el gallo trataba de fornicarlo constantemente y el granjero había tratado de dispararle con su escopeta solo para descubrir que su piel era a prueba de balas.

Un día, mientras miraba con pena al río mientras sus hermanos nadaban alegremente, pudo ver al otro lado a una familia de aliens que hablaban de conquistar el mundo. Oh, cómo le gustaría conquistar el mundo a él también.

Pasaron los días, los meses y finalmente, los años. El Patito Feo ahora era mucho más grande que sus hermanos, que aún así no dudaban en atacarlo con sus picos siempre que Mamá Pata no los estaba mirando.

Una mañana, el Patito Feo volvió a ver a los aliens al otro lado del río. Aún se acuerda de ellos. Tiene muchas ganas de conquistar el mundo con ellos. Pero tiene miedo. Quiere morirse. Se acerca al río para tirarse de cabeza. Mira al agua. Ahí ve a un espantoso alien. ¡Es él! Ya no es un patito feo, es un alien terrible que dominará el mundo.

La granja cae pronto bajo su control. Todos los animales son esclavizados, y el granjero sacrificado para dar ejemplo. Junto con sus nuevos amigos, pronto la ciudad más cercana cae presa de su domino. En pocas semanas, el mundo es controlado por su clan de asquerosas criaturas espaciales. El Patito Feo nunca había sido tan feliz.

0 comentos:

Publicar un comentario

Deja un comento, payo.