9 oct. 2015

Cómo decirle a tus hijos que la teoría de cuerdas tiene sentido interno, pero no puede ser demostrada

Fuente
¡En siete cómodos pasos!

Cualquier padre que haya introducido a sus hijos a las maravillas de la física teórica acabará encontrándose en esta situación. Cuando el horrible día llegue en el que tu hijo o hija te pregunte si la teoría de cuerdas puede ser realmente demostrada, estas son algunas de las cosas que puedes decirle para salir airoso de la situación. A menos que aún creas que la teoría de cuerdas tiene fundamento, en ese caso, no sé, sigue creyendo...
  1. Averigua por qué te ha hecho esa pregunta. Quizás ha estado leyendo papers recientes sobre física teórica y ahora cree que no hay forma de demostrar la teoría de cuerdas. Si este es el caso, felicítalo por su labor bibliográfica. Es importante reforzarlo positivamente para que siga siendo una mente despierta en el futuro.
  2. Pregunta qué es lo que el niño cree. El hecho de que esté preguntando no quiere decir que esté emocionalmente listo para descubrir la complicada realidad de las últimas investigaciones al respecto. Preguntarle “¿y tú qué piensas?” te dará una idea de qué  base de conocimiento especializado posee el niño. Si todo lo que sabe de ciencia lo ha sacado de documentales del canal Historia, puede que todavía no sea el momento de enfrentarlo con actas de congresos de física.
  3. Cuéntale la verdad, tal y como consideres adecuado dependiendo de la personalidad de tu hijo. Tu hijo o hija puede estar en realidad buscando que le dés una clase magistral sobre la teoría de cuerdas que acabe de una vez con sus dudas sobre la posibilidad de que sea todo una paja mental muy grande que se ha salido de su eje. Si tu hijo sabe suficiente sobre física teórica, contarle la verdad es probablemente la mejor forma de solucionar el problema.
    1. Si crees que tu hijo está listo para saber la verdad, hay varias formas de contársela. Puedes decirle que las cuerdas son reales, pero que simplemente carecemos de medios para demostrar su existencia y de ingenio para hacer predicciones basadas en la misma. Quizás él pueda llegar a ser el físico teórico que acabe por resolver el enigma de una vez por todas.
    2. Después de la charla es una buena idea comentarle que todos los niños hacen esta pregunta en algún momento de sus vidas, y que debe ser respetuoso con sus amigos y evitar hablarles del tema si puede evitarlo.
      Fuente
  4. Si tu hijo se siente traicionado, discúlpate. La mayor parte de los niños no se van a enfadar, pero prepárate por si esto sucede. Explícale por qué no se lo pudiste decir antes. Explica también que debido a lo que hiciste él o ella pudo vivir con la esperanza de hallar finalmente un modelo unificado, y que es por esto que otros padres se lo ocultan a sus respectivos hijos.
  5. Explícale que la teoría de cuerdas simboliza la posibilidad unificar las cuatro fuerzas fundamentales. Los intentos de encontrar el gravitón han resultado ser un fracaso, y es posible que nunca podamos hacerlo. La teoría de cuerdas nos da esperanza para dar una explicación cuántica a las fuerzas fundamentales, aunque no pueda ser demostrada. Dile que siempre y cuando mantengamos la teoría de cuerdas en nuestros corazones, esta remota posibilidad se convierte en hecho, aunque sea posible que sea todo una enorme pérdida de tiempo.
  6. Propónle hacer carrera en la física teórica. Un niño que hace esa pregunta mágica sin duda apunta maneras y podría convertise, si quiere, en una importante figura de este campo del conocimiento. Gentes que ayudan al universo a llenar nuestros cerebros con los secretos de su organización mientras todos los demás se dedican a disciplinas con menos caché como la química industrial.
  7. Recuerda. Siempre puedes contarles cómo llegaste tú a saber más sobre la teoría de cuerdas. Además, tampoco hay pruebas de que no sea verdad…

Si a tus años sigues creyendo en la teoría de cuerdas y nos odias a nosotros y nuestra ignoranica por haber pergueñado esta guía, mándanos hatemail por los comentarios, Google plus, nuestra cuenta de correo o cualquier otra forma que se te ocurra, como un papel atado a una piedra a través de nuestra ventana. ¡En cualquier caso te deseamos lo mejor y nos vemos en la próxima entrada!

0 comentos:

Publicar un comentario

Deja un comento, payo.