15 oct. 2015

Astronauta espaguetificado

Buenas, familia. Hoy os traigo una deliciosa receta que podéis preparar de forma rápida en vuestra nave interestelar para salir de cualquier apuro, pero también como una buena comida para compartir con toda la familia.

Vamos a ver los ingredientes para cinco comensales:
  • 1 astronauta.
  • Cincuenta bolsitas de ketchup.
  • Seis litros de agua.
  • Un buen chorro de aceite.
  • Una pizca de sal.
Tómese un astronauta con traje espacial incluído. Recomendamos usar astronautas alienígenas para esta receta, pero puede usar también astronautas humanos si prefiere darle a su plato un toque caníbal (especialmente popular en las tribus polinésicas). Meta las bolsitas de ketchup y la sal dentro del traje del astronauta. Introduzca el astronauta en una bolsa para cadáveres y vierta el agua y el aceite dentro.

Abra la puerta de su nave, átelo a una cuerda de seguridad y déjelo flotando cerca de un agujero negro. Tras sobrepasar el horizonte de eventos, la inmensa fuerza gravitatoria del agujero negro hará que el astronauta se estire convirtiéndose rápidamente en un largo hilo de materia.

La presión casi nula del vacío del espacio hará que el agua de la bolsa para cadáveres hierva inmediatamente, cocinando el astronauta y el traje al baño maría. Además, las bolsitas de ketchup se desintegrarán y sus deliciosas partículas se entremezclarán con las demás.

Saber cuándo está listo exactamente es bastante complicado teniendo en cuenta cómo se distorsiona la luz y el tiempo en las proximidades de gravedades tan fuertes, así que es posible que no te salga bien la primera vez. No obstante, con práctica podrá hacerse una buena idea de cuándo es el mejor momento de recuperarlo con la cuerda de seguridad.

Cuando lo haya recuperado, utilice una máquina de trenzado para hacer más grueso el hilo de materia. Este paso es importante, pues la fuerza gravitatoria habrá hecho que este hilo sea de un grosor menor a un átomo, lo cual hace que no sea comestible. Repita este proceso la cantidad de veces que sea necesaria hasta que pueda ver el hilo de materia con el ojo desnudo y, a partir, siga hasta que adquiera el grosor deseado.

Una vez haya obtenido una cantidad considerable de espaguetis, preséntelos en una fuente grande. Puede complementarlo con toda clase de adobos y acompañamientos, pero nosotros recomendamos rallar un poco de cerebelo seco de cabra y echar algo de sangre humana fresca encima. ¡Buen provecho!

0 comentos:

Publicar un comentario

Deja un comento, payo.