24 may. 2015

Materializando Sukero City y Criaturas del Vacío Celeste - 6

Saludos, estimados rolinformáticos. A pesar de las bajas inesperadas y completamente accidentales que hemos sufrido en el Complejo Unicornio*, este mes traemos un par de buenas noticias.

Primero sobre Sukero City (ya sabéis ese juego de rol sobre chicas monas que resuelven horribles crímenes metanaturales en el futuro cercano). No solemos dar detalles de "llevo tanto escrito" o "voy a escribir esto otro", pero nos alegra deciros que el manuscrito el manual ya ha superado las 100 páginas. Es una especie de barrera psicológica, ya que el autor suele ser parco en palabras (si seguís estos rolinformes os habréis dado cuenta, ya que los escribe él) y haber llegado tan lejos de alguna manera reconforta. Aún está lejos de estar terminado y probablemente queda un trozo mayor que la mitad por hacer, pero vamos directos a la gloria y sin frenos.

El testeo también avanza a buen ritmo y como prueba os ponemos el resumen de lo que ha venido pasando en las últimas sesiones. Pronto tendremos que añadir algo grande e inesperado que pasó la semana pasada.

En otro orden de cosas, también en el blog Un Paladín en el Infierno, donde se publican entradas regularmente sobre Sukero City, también os mostramos un par de textos de ambientación sobre hadas no muertas y también las 33 cosas más sukerables de la serie Serial Experiments Lain.

Y dicho esto podemos pasar a la segunda mitad de la entrada, la que trata de Criaturas del Vacío Celeste, nuestro bestiario especializado en criaturas voladoras y archipiélagos flotantes. La gran noticia nos la da él porque al fin, tras meses de darle a la tecla, todas las criaturas están acabadas. 66 en total, que queda más satánico. Por supuesto aún queda escribir las cosas que van alrededor, compilar apéndices, revisarlo todo y... No, no dejemos que la realidad nos impida celebrarlo, maldita sea. Nos acercamos al punto de no retorno a lomos de chacales voladores.

Esperemos haber llegado la próxima vez que nos veamos en el Complejo Unicornio. Hasta entonces, conserven la cabeza sobre los hombros, no como nuestros pobres asistentes.

*Especialmente entre los ayudantes especiales que cumplen en él parte de su condena penitenciaria, pero que el gobierno no sepa que os lo he dicho.