22 mar. 2015

Materializando Sukero City y Criaturas del Vacío Celeste - 4

Fuente
Bienvenidos un mes más al complejo unicornio. Se han vivido momentos difíciles este mes cuando una serie de fugas inesperadas han amenazado con acabar con toda la civilización tal y como la conocemos. Aunque, dado lo que me gustan las historias postapocalípticas, probablemente no me hubiera quejado demasiado... En cualquier caso, al final mis monos ayudantes impidieron que pulsara el botón, digo, me convencieron de que arreglara las fugas y aquí estamos, materializando Sukero City y Criaturas del vacío celeste.

De este último ya os hablamos un poco en el último rolinforme: es un bestiario para ningún juego concreto, en lugar de eso, todas las criaturas giran alrededor del tema común del cielo y los archipiélagos voladores. Con un puntillo de orientalismo y también un puntillo de pulp. Podéis encontrar bastante más info en esta entrada de Un Paladín en el Infierno donde me explayo en temas de formato y otras cuestiones relacionadas.

Su desarrollo sigue viento en popa, ya tenemos un buen puñado de criaturas más y a este ritmo deberíamos tardar un trimestre a lo sumo en tenerlo todo escrito. Pero claro, es que esto no es lo único que estamos escribiendo.

Sukero City también avanza. Mis reglas alfa, que ya expuse en una entrada del blog del Paladín, han demostrado tener un buen puñado de agujeros y cosas mejorables después de las primeras sesiones de betatesting a tope. Pero no es motivo para alarmarse, después de todo, es bueno que haya cosas mejorables para hacerlo todo mejor. Un buen ejemplo del fruto de este proceso de replanteamiento de las reglas (especialmente lo que atañe a los arquetipos) es esta tabla de rarezas cotidianas para el arquetipo de weirdness magnet que publiqué anteayer.

Pero no solo de reglas se vive, por supuesto, por eso al fin me digné a escribir sobre una de mis partes favoritas de la ambientación: Gardenview Academy, que juega el papel de “escuela extraña" por defecto en la ambientación. Un lugar especialmente pensado para alumnos metanaturales que además también sirve como centro de contención para el comité.

De cualquier forma, para resumir, los dos proyectos avanzan a buen ritmo, aunque aún no podamos ofrecer fechas concretas. Las pruebas con radiación W están resultando altamente satisfactorias y la gelatina que queda en la cámara tras los experimentos es deliciosa. Sabrán más del Complejo Unicornio el mes que viene. Hasta entonces, no presten atención a la siniestra luz naranja que cubre la ciudad y cuídense.