8 nov. 2014

¿Por qué nos hacemos viejos?

(Fuente)
El ávido lector se habrá dicho en más de una ocasión: si no sirve de nada hacernos viejos ¿por qué seguimos haciéndolo? ¿No es eso una tontería? ¿Por qué no paramos de una vez y disfrutamos de lo que verdaderamente importa como las telenovelas o los anuncios de compresas y dejamos de envejecer? Ojalá fuese tan simple.

Veréis, en realidad todos somos máquinas manipuladas por organismos del espacio exterior que viven en nuestras células llamadas genes que los científicos confundieron durante mucho tiempo como material hereditario.

En serio, es verdad. ¿Sabéis esas veces que entráis en una habitación y no sabéis qué hacer ahí? Eso es porque vuestro piloto genético se ha quedado dormido en acto de servicio y ha dejado de daros órdenes. Mirad, mejor aceptad esto como si fuese un hecho, son demasiadas cosas para contar en este artículo, pero es verdad, somos máquinas manipuladas por aliens. Alguien tenía que decíroslo en algún momento.

Los genes en el fondo son como nosotros, tienen vidas ajetreadas, trabajan todos los días moviendo nuestros cuerpos inertes y obligándonos a hacer estupideces para su diversión personal. Vale, quizás no sean como nosotros, pero hay cosas en las que sí que nos parecemos. Los genes también sienten de vez en cuando la necesidad de sentar la cabeza y formar una familia. Pero hay un problema. Los únicos congéneres que suelen tener cerca son clones, y no puedes follarte a ti mismo (la masturbación no cuenta), así que dependen de que nosotros, sus fieles robots de carne, encontremos pareja.

Pero a veces no podemos encontrarla porque los aliens no tuvieron la decencia de hacernos perfectos. Pero siguen queriendo mojar. Así que si ven que la cosa se va de madre nos dan un ultimátum: o les ayudamos a mojar o nos quitan privilegios. Y como los muy capullos llevan el servicio técnico de nuestro cuerpo nos pueden quitar privilegios como el sentido de la vista, la memoria o la capacidad para no cansarnos. Y por eso envejecemos. Porque en algún momento no somos capaces de presentarles a nuestros aliens genéticos controladores de mentes una pareja apropiada y nos van ejecutando lentamente por incompetentes.

Y recordad, algún día todos moriremos para servir a nuestros señores los genes. ¡Que tengáis un buen día!

Para una versión algo más... verídica de los hechos, haced click aquí