10 oct. 2014

¡Feliz día de la coleta!

¿Habéis puesto lustre a vuestras greñas y os las habéis recogido como Diox manda antes de ir a vuestra China Town local a disfrutar de las infinitas maravillas que ofrece uno de los siete mejores peinados de la historia?

......

¿Cómo que no sabéis lo que es el día de la coleta? Jesux es Cristo…

¿Es que no sabéis nada del origen de Taiwan? ¿De por qué los productos fabricados en china son una mierda? ¿De por qué el Zang de cabra contiene grandes cantidades de metales pesados? Vale, sí, la cosa no tiene nada que ver con esto último, pero sigue siendo un problema. Yo cuando compro Zang de cabra metal no lo hago por el metal que tenga. Se supone que era una metáfora… En fin…

Como todo el mundo* sabe, el día de la coleta es el único día en el que la República Popular de China permite llevar coleta y que los hombres-coleta de Taiwán pisen sus tierras.

Todo empezó un buen día, tal como hoy, de 1911, cuando se filtró a la opinión pública de China que toda la familia imperial de la reinante dinastía Qing ya no se contaba entre los seres humanos corrientes, sino que, debido a una maldición cuyo origen se perdía siglos atrás, ahora eran coletas antropomórficas de bonito trenzado.

Por supuesto los chinos decidieron que esto no podía seguir así y los exiliaron a todos a un islote desierto conocido como Taiwán. Los que no quisieron irse tuvieron que pasar por el “corte de coletas”, un pintoresco procedimiento que implicaba un hombre coleta, múltiples cuchillas y largas horas de dolor. Por otro lado, algunos aprovecharon el caos para montar una república, pero eso es una historia para otro día.

Obviamente, las coletas se rebelaron y echaron desde Taiwán una maldición a los chinos para que todos sus productos fueran de la peor calidad (consideraban que seguían teniendo derecho simbólico ya que, bueno, el emperador seguía siendo el emperador de China, no había otro). Los chinos, que realmente no notaron la diferencia en su sistema de producción, consideraron que quizás habían sido demasiado severos con las coletas, y declararon que el 15 de algusto (10 de octubre para los herejes) sería el día de la coleta, una festividad en la que peinados y hombres-peinado de todas las clases podrían campar a sus anchas sin sufrir la habitual tortura.


Entre tanto, en el año 2025, China estaba haciendo una de sus putadas periódicas a Hong Kong limitando severamente el comercio de almácigas. Esto llevó a Jackie Chan a decidir unilateralmente que la única causa de este atropello era la formación de la República Popular china después de la República de China, fruto de la caída de la dinastía Qing, de modo que decidió viajar atrás en el tiempo para impedirla.

Luciendo un kimono (de mujer y, para más inri, japonés) creado con la más avanzada tecnología en ropa molona, practicó artes marciales tan brutales que rara vez se han llevado a cabo hasta conseguir doblar el espaciotiempo y poder viajar al pasado. Murieron dos mil personas a ojo de buen cubero, cien arriba, cien abajo.

No obstante, una vez en la Manchuria del pasado se dio cuenta de que se había equivocado de dinastía y había viajado a mediados de la Ming, circa 1600.

Como no tenía nada que hacer, participó activamente en varios westerns manchúes que podrían haber sido o no obra de ficción. Por estas películas anacrónicas él mismo sabía del destino que le esperaba y que hasta ahora no había logrado evitar: que se toparía en un bar con un hechicero apache embajador en Manchuria al que haría reír tanto que desarrollaría un agudo dolor de costillas y profundo odio hacia él, de modo que lo maldeciría con que sus descendientes algún día se convertirían en hombres coletas.

Y así fue, no se puede escapar al destino. Desconsolado por ser el artífice de la destrucción de su país, Jackie se consoló con cuantas mujeres de la época pudo. El resto es historia.

Cabe notar que todo fue un complicado plan de Madam Jartá (マダムハルタ) para apropiarse del comercio mundial de malacatones, ¿pensabais que era coincidencia que hubiera dos maldiciones en la misma historia?

*Léase mirando mal a los lectores**.
**Con un espejo o algo.

0 comentos:

Publicar un comentario

Deja un comento, payo.