17 mar. 2014

¡Feliz cumpleaños Filippo y El Padrino!

Para celebrar el cumpleaños de nuestras dos queridas mascotas, os traemos sendas recetas que endulzarán estas felices fiestas:

Tarta de cumpleaños para el Señor de los Mares







Ingredientes (666 personas):
  •     4 oceánides vírgenes
  •     180 kg. de harina
  •     1/2 sobre de extracto del Orbe Negro
  •     1 000 000 huevos
  •     100 gr. de azúcar moreno
  •     175 l. de leche ordeñada directamente de Muunerva
  •     velas negras (para adornar)
  •     mermelada de algas
  •     grasa de camaleón
  •     pasión

Elaboración:
Como paso previo es necesario que lleves tirantes en todo momento. Un sombrero de fedora es opcional, pero se recomienda bastante.

Coloca la harina, el extracto de orbe negro (debe ser fresco, no lo compréis de supermercado e id a una ocultería, demonios), los huevos, el azúcar, 2 oceánides (desolladas y cortadas en dados usando para ello un cuchillo sacrificial preparado previamente) y la leche divina en las fauces de Lord Helix; su nombre lo dice todo. Tritura hasta que quede una masa homogénea y sanguinolenta mientras cantas himnos en honor a Filippo: Filippe, domine oceani, dee monifatice, terribilis est vindicatio tua. Fere ad nos regnum tuum. In mare summissis per tota aeternitate gaudabimus tecum. Gloria Filippi, regi piscum. Gloria Filippi, regi piscum. Iä! Iä!

Vierte la mezcla sobre el molde untado de grasa de camaleón. Pela las otras 2 oceánides desolladas, córtalas en láminas y cubre la superficie de la tarta. La luz directa de cualquier astro celeste estropearía sus propiedades mágicas, por lo que es necesario que la cubras con un cristal o, mejor aún, la mantengas sumergida en agua salada.

Hornéala a 180ºC durante 45 minutos (con el horno precalentado). Dadas las proporciones titánicas de la tarta necesitarás bastantes esclavos para que den fuelle al horno, de dimensiones proporcionales. Puedes conseguir esclavos fácilmente en cualquier comercio cercano o, si prefieres hacerlo como a la antigua usanza, subyugar a tus vecinos y parientes lejanos con fuego y acero. No olvides marcar a fuego a los esclavos con el glifo sagrado para dedicarlos a Filippo: .

Deja que se temple un poco, desmolda y con ayuda de un pincel unta la superficie con un poco de mermelada de algas.

Adórnala con las velas negras en las que habrás tallado los mil nombres impíos de Filippo y pasión. Sirve la tarta con humildad ante su Majestuosidad.

Si te surge algún problema en el proceso, consulta con Bulbasur.

Pastel familiar de El Padrino


Ingredientes del bizcocho:
  • 1 cucharada de pólvora
  • 1 litro de leche de licaona (en caso de que no se tenga a mano puede sustituirse por leche de hiena)
  • 250 g de carne en polvo
  • 100 g de queso en tacos

Ingredientes del relleno:
  • 2 latas de comida para perros hecha a partir de carne humana
  • 250 ml de zumo de carne
  • 1 cucharadita de nitroglicerina
  • (opcional) 1 sobre de gelatina neutra de sesos de cabra

Adornos:
  • 250 gramos de bacon

Elaboración:
Échense en un  bol la carne el polvo, la leche de licaona y la pólvora y remuévase enérgicamente hasta formar una pasta de un tono gris uniforme. Caliéntese el queso en una cazuela aparte (lo ideal es calentarlo con la mecha de un cartucho de dinamita encendido, pero se puede usar cualquier cosa siempre y cuando pueda utilizarse para matar). Añádase el queso al resto de ingredientes y remuévase de nuevo. Viértase el contenido del bol en un molde (ungido previamente con zumo de carne y carne en polvo para evitar que el pastel se pegue) e introdúzcase en el horno, a 250 grados durante 30 minutos.

Para preparar el relleno, introdúzcase en un vaso la comida para perros, el zumo de carne y la nitroglicerina (también puede añadirse gelatina neutra de sesos de cabra, lo que le dará al relleno una mejor consistencia)  y bátase con un subfusil Thompson (también se pueden usar otras armas de fuego) hasta que adquiera una textura cremosa.

Cuando se empiece a oír un sonido de explosiones que provenga del horno, póngase su cota de malla y retire el bizcocho antes de que el horno sufra daños graves. Tras esto, introdúzcase el relleno en el bizcocho con ayuda de una jeringuilla. Agítese levemente el bizcocho (a poder ser poniéndolo lejos de su cabeza) hasta que la nitroglicerina explote y abra un pequeño hueco en el dulce en el que se asentará el relleno. Déjese reposar durante 30 minutos y adórnese con bacon.

Que disfruteis, nos vemos en la próxima.

0 comentos:

Publicar un comentario

Deja un comento, payo.