30 ene. 2014

Informe del primer año del apocalipsis más aburrido de la historia

Ya hace más de un año desde el apocalipsis más aburrido de la historia dio comienzo, damas y caballeros, el mundo no se ha estremecido ante esta esta revelación debido a su carácter totalmente asorpresivo y aburrido. La gente sigue con sus vidas y todo sigue en calma, a pesar de que el liquidillo verde ya ha llegado a la mitad de la falda de los volcanes en su lento descenso hacia la civilización que tan indiferentemente ansía consumir.

Sí, más o menos así.
Este es un buen momento para hacer repaso de los estragos provocados hasta ahora por el apocalipsis en los más diversos ámbitos de la sociedad y las autoridades pertinentes permanecen totalmente ajenas al problema alegando que "es un debate para la próxima legislatura". Pero nosotros, aquí en Monifate, no permitiremos que la verdad pase inadvertida.

En el ámbito económico continúa el paulatino aumento de los impuestos, las privatizaciones y la deuda exterior; y en definitiva todo va a peor. Cabe la posibilidad de que esto esté relacionado con el liquidillo verde o con la incompetencia de quienquiera que lleve las riendas de los mercados, pero lo segundo es lo más probable teniendo en cuenta que el apocalipsis de mil* años no ha hecho más que empezar. De cualquier forma, es probable que cuando el liquidillo verde alcance las capitales y principales centros económicos todo se estanque, llevando a un paulatino empobrecimiento, demasiado lento para que sea realmente interesante y produzca cosas al estilo Mad Max.

No se espera que el liquidillo verde tenga ningún efecto sobre la educación, como no lo ha tenido hasta ahora, ni siquiera a largo plazo, puesto que los colegios ya son bastante aburridos y matrónicos de por sí. Los expertos del gobierno se habrán ocupado de quitarles todas las cosas divertidas mucho antes de que el liquidillo se cierna sobre ellos, de modo que no hay motivo de preocupación por ese lado.

Culturalmente, el liquidillo verde amenaza cualquier producto de calidad, impreso, musical, televisivo, cinematográfico o de cualquier índole. No obstante nuestros experos señalan que tampoco hay razones para temer nada, como tampoco las había en la educación. Si las tendencias continúan, para cuando el liquidillo verde nos alcance, cualquier forma valiosa de cultura estará tan depreciada que probablemente puedan ser salvadas del imparable avance de la masa viscosa mientras esta ataca objetivos más evidentes como platós de programas del corazón y películas de zombis baratas. Por otro lado se teme que todos los libros hayan sido para entonces convertidos en cenizas por la histeria colectiva y una enorme pira, de modo que el liquidillo tendrá que conformarse con revistas y libros electrónicos.

Esto aún no ha pasado, pero tiempo al tiempo.
 El deporte de momento tampoco se verá afectado, ni los Mundiales de 2014 ni las Olimpiadas de 2016 tienen nada que temer. Se recomienda, no obstante, no asistir a partir de los años 2070, pues la gran afluencia de personas podría atraer liquidillo verde en cantidades.

La aparición del liquidillo verde el año pasado ha sido el pistoletazo de salida que muchas sectas de fanáticos milenaristas que lo adoran como a un dios esperaban para comenzar sus actividades. Tras años consolidando su poder comienzan a tomar posiciones frente a otros cultos horrorterribles como los flagelantes hipnóticos de Spurr o las bacantes lésbicas desquiciadas de Gaabh-R'lyel. Nosotros por nuestra parte les recordamos que Filippo es mejor que Dios y les encomiamos a mantenerse fieles a él por si su Imperio Submarino llega (y llegará) antes que la aniquilación completa de la Tierra.

Los cuatro jinetes aún no han aparecido, pero se les espera pronto. ¿Acaso no pueden oír los cascos de las abominaciones que tienen por montura en la lejanía?

Por último les recomendamos encarecidamente leer nuestra Guía para la Bida en el Apocalipsis Más Aburrido de la Historia para estar preparados de aquí a dentro de cincuenta años. Acaparen agua y armas, les harán falta. Cuídense y vigilen los celos.

Fuck off, Jesux.
 *Esto es técnicamente incorrecto porque durará 1126, pero queda bonito.

1 comentario:

  1. Jeje, me encantó la dedicatoria a mi humilde persona, definitivamente el apocalipsis no produjo cosas a mi estilo, ningún liquidillo verde es tan interesante como yo :).

    ResponderEliminar

Deja un comento, payo.