30 oct. 2012

Pelota vaca

La pelota vaca es un clásico deporte y disciplina olímpica conocido en todo el mundo. Fue creado en el año 200X por Aurelio Lúdez, un fabricante de juguetes que probaba la elasticidad de las pelotas que creaba lanzándolas contra las vacas de la granja de su familia. Tras recuperarse del coma causado por una cornada a traición de una de esas vacas, creó el primer reglamento de “pelota vaca”, considerado hoy como una obra maestra entre libros de reglas de deportes, a pesar de los importantes desvaríos incluidos en él probablemente debidos a las importantes contusiones craneoencefálicas sufridas en el accidente.

Sí, eso es una vaca. Y lo del otro lado
es una pelota cúbica (leer más abajo)
El objetivo de la pelota vaca es botar pelota tantas veces (con botes completos, como especifica la imagen) como sea posible contra las vacas desplegadas en el recinto de juego (que no es una pista, sino un establo normal y corriente) en un tiempo límite de 10 minutos. En cada partida compiten dos equipos, normalmente de cinco jugadores, cada jugador con su pelota dispuesta a dar botes contra las vacas.

Las pelotas son atípicas; en lugar de ser las clásicas pelotas esféricas son unas pelotas cúbicas con bordes redondeados llamadas chindreuson. No existe un motivo real para usar estas pelotas en lugar de unas normales, simplemente se les antojó así a la directiva de la Federación Internacional de Pelota Vaca porque era menos mainstream.

El número de vacas es variable, y estas no tienen afiliación por equipos, cualquier miembro de cualquier equipo puede botar su pelota contra cualquier vaca. Sin embargo, de todos modos, las vacas también son atípicas. Son vacas específicamente criadas y entrenadas para tener mala hostia y atacar a los jugadores. Además, una vez que una de estas vacas recibe 200 botes en su cuerpo se transforma en un demonio que probablemente acabará con la vida de uno o más de los participantes, por lo cual es importante prestar atención a cuáles vacas han sido golpeadas y cuales no e ir cambiando de objetivo cada poco tiempo para evitar desastres.

Cuando los organizadores no tienen
dinero suficiente distribuyen
los power-ups en latas.
Cabe destacar que la pelota vaca es uno de los pocos deportes que actualmente permiten el uso de power-ups que caen aleatoriamente del techo. Uno de ellos es una esfera de tranquilizante concentrado que si cae en una vaca la seda para que dar botes contra ella sea más fácil, pero que si cae en un jugador lo puede matar o dejar en coma (lo cual también es útil para los miembros del equipo contrario). Otro de estos ítems es un transmutador que vuelve a la pelota en la que se use de un material más elástico que permite dar más botes en menos tiempo. Pero sin duda, el power up más conocido es un control remoto que activa unas ametralladoras estratégicamente apostilladas en el techo para desplegar una lluvia de balas indiscriminada cuando se activa el interruptor del control remoto; lo cual puede beneficiar al equipo que lo activó si las balas le dan a las vacas o a los miembros del equipo contrario o perjudicarlos si las balas le dan a los miembros del propio equipo o a los jueces.

Los jueces toman nota de los botes producidos durante toda la partida. En principio los botes completos a vacas contarán como un tanto, aunque podrán contar más si la pelota rebota entre una vaca y otra haciendo un combo. Además, en algunas ocasiones, cuando queda menos de un minuto para acabar la partida se sueltan vacas doradas más fuertes, más rápidas y con más mala hostia para las cuales los botes valen cinco veces más que con una vaca normal.

Por otra parte, se penalizará restándose los puntos que los jueces consideren necesarios a aquellos equipos cuyas pelotas boten en el techo o en las paredes. Que una pelota bote en un jugador del equipo contrario no cuenta como tanto, pero puede molestar al equipo contrario y eso siempre ayuda. Botar la pelota en un juez supone la descalificación del participante para el resto de su vida, y toda su familia será deshonrada durante varias generaciones.

Así pues, una vez hechos los pertinentes cálculos, los jueces deciden finalmente qué equipo es el ganador. No obstante, el resultado final no siempre depende de los botes y las penalizaciones, sino del criterio subjetivo de los jueces porque son ellos los que mandan. Asimismo, si los jueces lo desean, pueden intervenir en el partido atacando a los participantes por joder y sin temor a contraataque por el evidente riesgo a penalización.

Los ganadores del partido serán considerados como héroes en su tierra y los perdedores serán vapuleados con saña y manchados con frutos de varios tipos, y en algunas ocasiones sacrificados para obtener el favor de Muunerva, la vaca diosa de la pelota vaca, la leche y el chocolate Milka.
Jugadores celebrando su triunfo ante Muunerva. La vaca diosa posa agradecida por los sacrificios de los perdedores.

0 comentos:

Publicar un comentario

Deja un comento, payo.