6 mar. 2012

Lanzamiento olímpico de aperitivos explosivos

Hoy (en realidad escribí esto hace días) venimos a hablaros de un deporte que debutará como olímpico en 2012: el lanzamiento olímpico de aperitivos explosivos.

Manipúlese con cuidado.
Dicho deporte es el único capaz de jugarse sin levantarse del sofá para nada.

Los jugadores, provistos de aperitivos de distinta índole (elíjanse a gusto de los competidores), deben lanzarlos contra distintos objetivos. Pero lo verdaderamente divertido es que los aperitivos no son comestibles pues están rellenos de material explosivo que estalla al golpear el objetivo. Todo, todo es mejor con explosiones; es un hecho científico. THAT'S REALLY A THING!

Haciéndo un rápido repaso de su historia vemos que fue inventado por un grupo de japoneses aburridos, como otras tantas grandes disciplinas olímpicas como el Air sex o el Karaoke. Viendo la tele con el sofá lleno de toda clase de aperitivos la luz se fue y para matar el rato empezaron a lanzarse los entremeses unos a otros en un vano intento de mantenerse despiertos.

Aunque la cosa cuajó y empezaron a reunirse para lanzarlos a otras cosas que no fuesen cosas que fueran ellos. Siendo demasiado vagos para buscar y poner dianas simplemente tiraban a lo primero que veían en la habitación. La cosa tuvo éxito y empezó a extenderse, con lo que se organizaron competiciones amistosas del mismo estilo por todo el país.

Pronto alguien tuvo la genial idea, ¿por qué no meter explosivos en los aperitivos? Tuvo una enorme acogida en toda la comunidad y entró a formar parte de las reglas oficiales de una recién creada Federación de LOAE. Aunque algunos disidentes usan pintura en lugar de explosivo, sobre todo para los niños.

Pronto dio el salto a los circuitos profesionales, donde se compite con los contendientes sentados en un extremo de un campo, a unos veinte metros de un corral de ovejas, que son los objetivos. Se penaliza alcanzar más de un ovino al mismo tiempo por no dejar para los demás. El juego refuerza valores positivos como el no trabajo en equipo, el compartir Y LAS EXPLOSIONES.

Es con esas reglas, con apenas alguna variación para poder usar cabras si se acaban las ovejas, como se jugará en las olimpiadas.

El interfecto, preparándose para lanzar.
Como curiosidad decir que es Shuzo Matsuoka el jugador que actualmente mantiene el récord de lanzamiento más lejano, lanzamiento más potente y mayor número de ovejas destruidas de un lanzamiento (cuarenta y dos), aunque se sospecha que usó dopantes para los aperitivos, no se ha podido demostrar nada. Actualmente se prepara para batir sus propios récords y conseguir el de mayor número de aperitivos explosivos ingeridos, en posesión de Segata Sanshiro desde hace años.

Desde aquí os invitamos a seguir e incluso practicar este excitante y nuevo deporte que nos permite realizarlo sin abandonar nuestra relajada vida sedentaria.

0 comentos:

Publicar un comentario

Deja un comento, payo.