14 feb. 2012

Monifate Respuestas 7

Gretch 3 pregunta: Hay un chico que me gusta, ¿cómo puedo decírselo?
Motivo de la pregunta: Hay un chico que me gusta, ¿cómo puedo decírselo?

¡Paren las rotativas! ¡Una pregunta así se merece todo un ensayo monifático! En primer lugar, considero necesario que saques tu equipo de effear. Lo necesitarás y mucho. En segundo lugar, deberías saber que en ocasiones una hostia a tiempo no lo soluciona todo, pero sí una gran parte. Además piensa que tomárselo con demasiada calma puede provocar daños cerebrales irreversibles. Sabiendo esto podemos empezar.

Preparaciones previas
Si el peine se parece a una calavera,
pues mejor.
Seas chico o chica, es interesante ser atractivo a la vista del chico al que te quieres declarar, porque no es lo mismo una agria manzana que una deliciosa mandarina. Y hablando de mandarinas, ten a la vista tu equipo de effear, aunque en este paso no lo vas a usar. Volviendo al tema que nos ocupa, necesitas parecer fresco/a como una mandarina. Puedes lavarte la cara con Coca Cola todos los días, usar cremas que activen tus genes (je...) o simplemente peinarte de vez en cuando. Sí, eso de pasarse un peine por el pelo. Funciona, lo creas o no.

Primeros acercamientos
Probablemente escribas esto porque no conoces demasiado a "la víctima" (si no te importa, a partir de ahora lo llamaremos así). Si la conoces, sáltate este paso. Si no es así, obviamente, continúa leyendo. En primer lugar asegúrate de que tu equipo de effear sigue en orden. No lo vamos a usar, pero es algo interesante de todos modos. En segundo lugar, tienes que elegir el modo de acercamiento. Puedes usar una saludable carta de amor-duelo o decantarte por el clásico contacto directo.

En caso de que elijas la primera opción solo necesitas expresar todo tu amor e instinto asesino, asegurándote de concertar un encuentro para darle una paliza a tu víctima y declararte (más información en pasos posteriores).

Si vas a usar el contacto directo, te sugerimos oler a Coca Cola o ir "peinado/a". En este caso, en vez de expresar directamente tus sentimientos deberás usar conversaciones banales, mejor cuanto más burdas. Preguntar sobre la cantidad de pelos que tiene en el culo es siempre una buena opción. Cuando creas que vuestras conversaciones insulsas hayan sido suficientes, puedes pasar al siguiente paso.

Segundos acercamientos
Si tienes dos de estos
puedes continuar.
Este paso se basa en la cercanía diaria, así que tanto si ya conoces bien a la víctima como si le has decidido escribir una carta de amor-duelo deberías saltarte este paso. Coge tu equipo para effear. Comprueba que todo funciona correctamente. ¿Está todo en orden? Sea cual sea el caso, vuélvelo a dejar en su sitio, en este paso no lo necesitarás. Lo que necesitarás es un par de huevos... de avestruz, que tendrás que usar en el paso siguiente.

A estas alturas deberías dar el siguiente paso en vuestra relación. Después de varias horas de conversación burda con la víctima, habrás creado con él un potente lazo; por lo que podrías citarlo en algunos de los lugares de apareamiento preferidos por los extraterrestres como la puerta trasera de un cine X, por ejemplo. No te preocupes, no vas a declararte aún, estas citaciones tendrán como único fin el comer pipas. Puede ser que te preguntes el por qué. De hecho mucha gente se lo pregunta, pero por algún motivo comer pipas con otra persona en un lugar atípico ayuda a estrechar lazos con ella, especialmente con fines amorosos. Es muy interesante que no sean ni muy saladas ni muy poco, lo justo. Cuando ambos tengáis aproximadamente 2 kg. de pipas en vuestros respectivos cuerpos podrás pasar al siguiente paso.

Citación
Este es el penúltimo paso y uno de los más importantes. Agarra con fuerza tu equipo de effear y... vuélvelo a poner en su sitio. No lo necesitarás, pero esta práctica reducirá sus niveles de óxido y/o carcoma. Con respecto a los huevos de avestruz... ¿aún los tienes? A estas alturas deberías haberte hecho una tortilla con ellos. Esta clase de cosas no hace falta que te las digan, son obvias. Espera, ¿que has decidido hacer una carta de amor-duelo y no sabes nada de los huevos de avestruz?. Pues que sepas que eres un cobarde. No, no, no por no querer acercarte a la víctima directamente, sino por no ser capaz de leer los pasos a pasar de que no los vayas a seguir. Qué poca sensibilidad con respecto a tus yos de otras realidades... En fin, en cualquier caso, hagamos una división de consejos según el método que hayas decidido usar.

    Trata de sangrar de forma
    más precisa que
    en esta imagen.
  • Carta de amor-duelo: Si has decidido usar una carta de amor duelo, simplemente tienes que escribir una carta beligerante y amorosa a partes iguales en la que declares anónimamente tu amor y odio eterno y cites a la víctima a un combate cuerpo a cuerpo (esto último es estrictamente imprescindible, estudios demuestran que el 99,99573% de las relaciones amorosas empiezan con un puñetazo en los morros). Si dudas sobre qué poner exactamente, puedes basarte en la carta de amor-duelo publicada aquí, en Monifate, aunque por supuesto has de adaptarla a tus circunstancias, sin olvidar en el proceso el incluir constantes llamadas de atención a su falta de habilidad como luchador y persona. Con respecto a la forma, si puedes escribirla con sangre, pues mejor (si es un email deberías usar la función de "escribir con sangre" presente en casi todos los host de correo electrónico). El objetivo principal de la carta es enfadar y confundir a la víctima, así como ofrecerle una cita para vuestro combate en un lugar abierto pero reservado, apto para la lucha cuerpo a cuerpo sin la necesidad de que nadie vea la matanza (al menos hasta que acabéis). Te aconsejamos además llevar algún arma blanca usada para el combate preventivo. Intenta hacerte con un "depredador" (para más información, consultar con las oficinas del ejército de la nueva tierra).
  • Contacto directo: Tras varias semanas de conversaciones burdas y pipas en lugares inhóspitos para el humano medio, cabe que el chico que te gusta se te haya declarado a ti. Si esto ocurre, habrás fracasado debido a que no le habrás dicho tú que te gusta como nos has preguntado. Si eso sucede tendrás que hacerte el seppuku, tengas o no un tantō. Si no se te declara, tendrás que citarlo tú (recuerda que este apartado va sobre eso). En cuanto al lugar de citación, deberías escribir varias papeletas con el nombre de varios lugares abiertos pero no muy frecuentados (como una iglesia, por ejemplo) y sacar papeles hasta que salga el que prefieras. Para hacer que la víctima vaya a dicho emplazamiento usa la imaginación. Puedes decir que ha aparecido un meteorito en el que viajaba una abeja del futuro o que el mago Merlín da una rueda de prensa. Lo que se te ocurra.

Declaración
Ha llegado el momento clave. Todo tu esfuerzo por fin dará su fruto. Coge tu equipo de effear y tíralo a la basura. Sí, tíralo. A estas alturas ya habrá caducado. ¿Que por qué hemos mencionado su importancia tantas veces aún cuando nunca lo has usado directamente? ... ¡INSENSATO/A! ¡EL EQUIPO DE EFFEAR ES TU ALMA! Pero ahora no es el momento de ponernos dramáticos, tienes una importante misión. Recuerda acicalarte adecuadamente como apuntamos en el primer paso. No seas rácano/a, échate toda la Coca Cola que tu piel pueda absorber y péinate hasta que el peine salga ensangrentado. Ahora, abre la puerta de tu choza y dirígete al punto de la cita. Intenta ir calmado/a, silbando una canción de campamento al revés y en do menor si es necesario.

En cualquier caso, pase lo que pase, trata por todos los medios de llegar más de cinco minutos tarde y menos de diez. Eso acrecentará la sensación de desconcierto que sentirá tu víctima en el punto de encuentro, además de incrementar en buena medida tus puntos de heroicidad (recuerda, los héroes siempre llegan tarde (aunque en esta ocasión no vas a ser muy heróico/a (quiero decir, le vas a dar una paliza a un inocente (sí, tienes buenos motivos, pero... en fin)))). Si has realizado correctamente todos los pasos anteriores tendrás a tu víctima absolutamente confusa en un lugar abierto y apto para el combate físico pero no muy frecuentado.

Se respira el amor.
Ha llegado el momento del ataque, literalmente. Si has citado a tu víctima con una carta, ataca con tu "depredador" todo lo rápido que puedas. Si has optado por el contacto directo, bastará con que te abalances sobre él y le pegues varios puñetazos consecutivos en la cara. Prosigue con el ataque hasta que detectes que la víctima está al borde de la consciencia. Si lo has hecho todo bien, este será tu gran momento. Dile a tu víctima que te gusta y, opcionalmente, que quieres salir con él. Opcionalmente porque no has aclarado más con tu pregunta, consideramos posible que todo lo que quisieras fuese decirle que te gustaba y dejarlo convaleciente.

Si has optado por pedirle que salga contigo, déjale incorporarse ligeramente y vuélvelo a tumbar. Eso dará la impresión de que ha realizado un gesto de afirmación con la cabeza. Si tienes una cámara u otro aparato que pueda grabar a mano, asegúrate de inmortalizar el momento para evitar posteriores reclamaciones. Lo has conseguido.

En fin, espero que esta respuesta haya servido a la persona que preguntó y a los que no. Oh, y recordad que si queréis mandar una pregunta para que os la resolvamos, tenéis que hacerlo cubriendo este formulario. Contestaremos en cuanto veamos que tenemos suficientes preguntas a responder como para hacer una entrada (sí, eso quiere decir que cuantas más preguntas mandéis, más posibilidades hay de que las contestemos pronto). Es la tercera vez que uso este párrafo, debería hacerme una maldita plantilla. En cualquier caso, os espero en la próxima entrega de Monifate Respuestas.

1 comentario:

  1. Yo seguí estos consejos y he tenido varias relaciones estables durante el último mes.

    ResponderEliminar

Deja un comento, payo.