23 feb. 2012

Empleos del futuro - 3

Hoy presentamos en empleos del futuro al:
Músico de ambiente de la vida real
El músico de ambiente de la vida real es una profesión creada recientemente con el fin de aportar a la vida un toque dramático propio de las películas y demás material audiovisual. Tocan música de acompañamiento en toda clase de acontecimientos para darles un toque especial y, ciertamente, un tanto peliculero.

Los músicos de ambiente de la vida real suelen ser contratados por los ayuntamientos (a modo de empresa auxiliar, dado que no son funcionarios) para que busquen y musiquen los actos importantes de la vida diaria de sus habitantes, lo cual no siempre es fácil pues hay muchos actos importantes que ocurren de forma repentina.

Son músicos especializados en la improvisación y en tocar prácticamente en cualquier parte. Puede haber una declaración de matrimonio en un callejón o pueden darle a alguien la noticia de la muerte de su padre en su trabajo. Es por ello que dedican una importante parte de su tiempo a buscar situaciones para musicar, aunque en ocasiones escogen una alternativa más sencilla limitándose a seguir a aquellas personas que tienen una visión de la vida más dramática. Cabe además mencionar que siempre que están de servicio van en grupo y portando sus instrumentos, por lo cual los que tocan el violonchelo y el contrabajo suelen tener una considerable musculatura.

En alguna que otra ocasión, los músicos de ambiente de la vida real cuentan con el apoyo de los vecinos del ayuntamiento en el que trabajan para que no se pierdan nunca un acto importante. Sin embargo, en muchas ocasiones se trata de una broma de mal gusto hecha por adolescentes a los que no les gusta la música de ambiente, los uniformes de los músicos o simplemente no sienten preferencia por Bach.

En cualquier caso, el músico de ambiente de la vida real tiene que lidiar con ciertos problemas inherentes a su profesión. No son raras las trifulcas entre músicos y parejas que discuten dado que estas últimas, una vez arreglan sus cosas, culpan a los músicos de la tensión causada por estos al tocar “U.N. Owen was her?” a todo volumen. Tampoco son raras las discusiones entre los músicos de ambiente de la vida real con otros músicos no tan especializados al querer los primeros musicar los actos de los segundos, tachando los músicos no especializados a los de ambiente de ineptos y poco doctos en la materia. Además, son especialmente comunes las roturas de instrumentos musicales debido a su excesivo transporte. De todos modos, a pesar de los evidentes inconvenientes, sus tonadillas desafinadas y melodías no del todo acordes con la situación en la que se encuentran les garantizan un brillante futuro como vendedores de helados.

0 comentos:

Publicar un comentario

Deja un comento, payo.