30 dic. 2011

Magia

La magia es un campo del conocimiento que permite a su estudioso el uso de poderes sobrenaturales. La base de la magia está en las mentiras. Si una persona cuenta una mentira y se la cree, consiguiendo además en el proceso que otras personas lo crean, esto se vuelve verdad. Así, si un mentiroso dice que puede lanzar bolas de fuego y alguien lo cree, ese mentiroso (ahora un mago) podrá lanzar todas las bolas de fuego que crea conveniente.

A menudo se relaciona la magia con el conocimiento. Esto es cierto en un sentido amplio, ya que del conocimiento deriva la capacidad para mentir sobre él. Es decir, si una persona tiene amplios conocimientos sobre física nucelar, podrá causar con mayor facilidad una reacción de fusión en sus propias manos porque podrá mentir con mayor precisión sobre su capacidad para realizar cada uno de los detalles necesarios para llevar a cabo este proceso.

En muchas ocasiones, los magos acompañan sus mentiras con fórmulas orales o escritas en un idioma arcano. Esta clase de prácticas suele reforzar su magia debido a que, por lo general, suelen ser representaciones orales o escritas de la mentira que está contando en un idioma arcano, por lo que haciendo esto está contando la mentira en más de un idioma, potenciando así su efecto. En otros casos, estas fórmulas no quieren decir absolutamente nada en otro idioma, pero potencian de igual modo el efecto de la magia debido a que de este modo se consigue que más gente crea que puedes hacer lo que dices que puedes hacer debido al aumento de misticismo.

También existen diversos objetos mágicos que potencian el efecto de las mentiras de los magos. Estos suelen ser objetos imbuidos en la mentira de distintas maneras, y que por ende pueden potenciar el efecto de las mentiras que se cuentan cerca de ellos. Una las maneras de imbuir a un objeto en la mentira es hacer que su apariencia externa no tenga nada que ver con su función. Por este motivo, está especialmente extendido entre los magos el uso de talismanes que en realidad son sacapuntas. Otra forma de obtener un objeto imbuido en mentira es crearlo mágicamente. Algunos magos especialmente sabios y hábiles con su poder son capaces de crear objetos más o menos complejos mintiendo sobre su capacidad para hacerlo.

En cualquier caso, hay algunas personas que no necesitan de reforzadores para conseguir que otros crean sus mentiras. Son los conocidos como hechiceros: mentirosos que lo son desde nacimiento (normalmente por herencia) y que por ende tienen mayor facilidad para contar mentiras creíbles que los magos. Los hechiceros son escasos y difíciles de encontrar, ya que se camuflan con gran maestría entre los políticos y empresarios.

0 comentos:

Publicar un comentario

Deja un comento, payo.