25 dic. 2010

El origen de dadivan

Muchos, oh ignorantes gusanos, seguramente habréis caído en el error de considerar que Papá Noel no es sino un producto de la superstición popular basada en el obispo licio San Nicolás cuya leyenda se extendió por Europa hasta alcanzar los Países Bajos donde fue nombrado Sinterklaas. Y que, más tarde, al dar el salto sobre el charco, los americanos lo llamaron Santa Claus para poder pronunciarlo. Y que, una vez popularizado por Caca ColaTM y haber vuelto a Europa con nombres como Father Christmas en el Reino Unido o Pére Noél en Francia en España tradujimos éste a medias y lo llamamos Papá Noel. Pues no, cerebros de reptil, la historia tiene mucha más miga.
Durante la primera dadivan cierto árbol de dadivan —o de saturnalia, como gustaba hacerse llamar— viajó al pasado en un taxi volador y, al caer en el año 3 a. C. coincidiendo con el nacimiento de Cristo, se encontró con tres amables reyes-astrólogos con los que mantuvo intenso tráfico carnal. De tan inefable unión nació un lustroso melón barbilampiño que más tarde sería conocido como Papá Noel.
Siendo de común conocimiento que el embarazo de un árbol del día de Mitra se prolonga durante años, fue su comadrón el mismo Jesús Hong, que había aprendido sus artes médicas del maestro Segata tras haber perdido la sensibilidad en todo el cuerpo a base de leche neta (sobre todo en el PEENE). Con esta coincidencia se completó la santa Claus trinidad al ser Jesús Hong el hijo, Papá Noel el padre y el espíritu santo el Santo Pato Auroleado que violó repetidas veces a María mientras esta lavaba distraída en el río, para luego ocultar magistralmente sus pruebas.
Mas no está de más añadir que siendo Papá Noel su propio abuelo en forma de Santa Claus —concibió a los Reyes Magos después de un atracón de fabada— viajó a su vez en el tiempo compartiendo taxi con el árbol del festival del nacimiento del sol invicto y retó a Jesús Hong a un combate de artes marciales. Tras ser patéticamente derrotado en el antiguo arte del Tetris, Hong se vio obligado a volver atrás en el tiempo y obligar a su yo del pasado a aprender medicina para traer a luz al melón que sería Papá Noel.
Y eso, hijos míos, es el origen del Tetris. Pasando por alto la parte en la que Herodes, borracho como una cuba, persigue a Jesús y al melón queriendo en hendirlos con su espada para comerse una tajada, que es la explicación de las fases de la luna.
Hala, feliz solsticio de invierno.
Por cierto, después de redactarlo nos encontramos con esto buscando imágenes: http://en.wikipedia.org/wiki/Santa_Claus_melon

1 comentario:

  1. Has olvidado mi versión de qué es santa claus. Y el mensaje subliminal. Si no lo tienes, te lo repito.

    ResponderEliminar

Deja un comento, payo.