29 jun. 2009

Receta de la vieja abuela

La vieja abuela, ese espécimen que habita en las cocinas de fuego, tridentes, invasores espaciales y leña nos ha prestado su receta para preparar el tópico aunque típico plato conocido como caldo de huesos.

Lo primero es tener una vieja cocina de leña, véase programa nº 0493 de Bricomania, y un par de seductoras ninfas adolescentes robots esclavos de cocina. Una vez que se tiene esto, solo se necesita caldo preparadísimo Sopi Stan, por desgracia ya no existe, causaba la muerte a los que padecían alergia a los resíduos nucleares,así que habrá que prepararlo manualmente con la receta de la abuela.

Ingredientes:
  1. Hagua, indispensable para el caldo.
  2. Vodka, indispensable para el que prepara el caldo.
  3. Los huesos, conviene cogerlos en el cementerio a medianoche, están llenos de substancia y tierra que viene bastante bien para el caldo.
  4. Verduras, de todo tipo y en grandes cantidades como la zanahoria de la foto, si se hecha una cantidad menor de 1 Kg de alguna verdura, el plato se perderá, por lo que solo conviene hacerlo en caso de dar un gran festín o acabar de salir del dentista después de haber estado 4 horas y media esperando a que te atendiese.
  5. Unas gotitas de tabasco mezclado con H2SO4 para darle un buen sabor.
  6. Una varita mágica para remover los ingredientes.
  7. Y un libro de chistes para contárselos al caldo y que este se ría mientras lo preparamos, eso lo ayudará a fermentar.
Para acabar, esperar 3 días al lado de la sartén en la que se hace el caldo, se recomienda el uso de sartén para que el caldo se oxigene. Y ya tendríamos nuestro caldo, pero Marcos Carmiñano ha recomendado que es mejor comer el plato unos días después, cuando empiece a criar moho.

Al final de la receta de la abuela también aparece un nº de emergencia en caso de indigestión, que aparece subrayado por razones que desconozco. Espero que se lo pasen bien preparando este rico y recomendable manjar gastronómico.

27 jun. 2009

26 jun. 2009

1 jun. 2009

El Vendedor de droja

Pues es un nuevo oficio surgido en la edad media en el cual el vendedor....(llamemosle Señor de la droja) tiene que conseguir vender a un cliente (llamemosle cani) pastillas, polvos blancos y demás artículos de su colección privada para uso y disfrute de los bakalaeros.
De los precios no hablaremos pero solo decir que hay para todos los bolsillos (desde piedras marrones a 5 leros) hasta caballos y harina. (Bastantes leros mas)
Seguramente a estas alturas te estarás preguntando...¿¿Como puedo hacer yo para convertirme en un Señor de la droja??
Pues siguiendo estos sencillos pasos puedes convertirte en uno mas de la familia:
1. Vestir bien (solo los clientes llevan chándal)
2. No consumir (primera regla del buen señor de la droja)
3. Comprar al por mayor (Así obtendrás grandes beneficios)
4. Clasifica tus contactos (Crea tu lista VIP de la droja)
5. Por el culo te la hinco (no me podía resistir)
6. NUNCA BAJO NINGÚN CONCEPTO VENDER DROJA EN LA PUERTA DEL COLEGIO (solo te dan calderilla en monedillas de 5 centimos...)