19 mar. 2019

Guía para la bida: cómo arreglar cosas que no sabes arreglar


"En efecto, tras dos horas de
deliberación he concluido que está roto".
¡Feliz día del padre a todos! Especialmente a los que sois padres. Especialmente a nuestro padre simbólico el Padrino, quien apenas nos extorsiona ni amenaza con sus licaones entrenados.

Para celebrar este día queremos ofreceros una guía para desarrollar una habilidad que todo buen padre debe tener: “saber cómo arreglar cosas que no sabes arreglar, aunque sea un apaño temporal que no va a durar demasiado o realmente no llegues a arreglarlo y tengas que comprar otro, pero al menos lo intentaste y te aseguraste de que era obvio que ya no tenía arreglo”. Indispensable.

Esta guía funciona con todo: desde una bicicleta a un reactor nuclear. Si sigues nuestros sencillos pasos, nada estará fuera del alcance de tus habilidades paternales.

Y si puedes sacar algo de esta guía es que dedicar tiempo a meditar tus acciones es un error, de modo que vamos a pasar directamente a la acción antes de que alguien nos detenga.


Paso 1: quédate mirando el objeto roto de forma pensativa


Puede parecer que esto contradice lo que acabamos de decir acerca de no meditar tus acciones, pero nota que en la descripción del paso no se dice nada de pensar, solo de aparentar estar pensativo. Quiero decir, todavía ni siquiera hemos comprobado si funciona o no, ¿sobre qué demonios vas a estar pensando? Pero hacer el paripé es clave para que nadie sospeche que no tienes ni idea de lo que estás haciendo.


Paso 2: pon el objeto a funcionar a pesar de que ya sabes que no funciona


Este paso está fuertemente vinculado con el anterior: si alguien pregunta, tienes que asegurarte de que estás seguro de que no funciona. Y repetir el primer paso después del segundo te permitirá granjear puntos extra, ya que ahora estás mirando de forma pensativa al objeto no funcionando en toda su gloria.

Además, ¿quién sabe? A lo mejor tienes potra y se ha arreglado solo. Pero si no es el caso…


Paso 3: mantenimiento percutivo


Es posible que el aparato no funcionase porque no estabas apretando el botón lo suficientemente fuerte. O que haya suciedad en el circuito interno que puedas sacar con un golpe seco. O que el chisme que estés intentando arreglar necesite una buena hostia en los morros para enseñarle quién manda. Sea como sea, nunca dejes pasar la oportunidad de arrearle al trasto que no funciona. Además, es genial para calmar el estrés.


Paso 4: desarma el objeto roto a pesar de que no tienes ni idea de si vas a ser capaz de montarlo de nuevo


Este paso es de vital importancia, porque si supieras montar el aparato desde el principio no necesitarías usar esta guía. Con cuidado, afloja todos los tornillos y ve separando poco a poco todas las partes. No hace falta que tomes fotografías del estado original del objeto, está claro que no se te va olvidar cómo estaba montado.


Paso 5: trata de montarlo de nuevo


A lo mejor todo lo que le hacía falta era un poco de aire. O quizás los tornillos estaban flojos. O a lo mejor simplemente has infundido el temor a Dios que ese maldito trasto necesitaba para ponerse a funcionar por su cuenta él solo. Si nada de esto aplica, sigue leyendo.


"Cinta aislante y como nuevo".

Paso 6: asegúrate de que no hiciste una bicicleta por error


Es más normal de lo que parece: tratas de volver a montar tu teléfono móvil y, bum, tienes una bicicleta perfectamente funcional, sin tener muy claro cómo. Esto, por supuesto, reducirá en buena medida su utilidad como teléfono. Si lo que estás reparando ya era una bicicleta, asegúrate de que sigue teniendo ruedas.


Paso 7: trata de buscar en internet una vaga descripción de tu producto con la esperanza de que salga algún manual de instrucciones


Da igual que no conozcas el modelo, la marca, o la utilidad que solía llevar a cabo cuando aún funcionaba; simplemente pon en internet lo que se te venga en mente acerca del aparato y algo saldrá. Si encuentras un manual de instrucciones, úsalo. Si está en otro idioma, mira los dibujitos. Si encuentras un manual de un producto similar, trata de usarlo, que igual hasta funciona. E incluso si el producto es completamente distinto, hay que tener la mente abierta, aunque se te caiga el cerebro.

Si alguien te dice que deberías haber hecho esto antes de desmontarlo todo, claramente es un disidente.


Paso 8: usa magia negra


Hay muchas posibilidades en este sentido: puedes invocar demonios que reparen el aparato por ti, echar un conjuro a los fabricantes o llevarlo a las Montañas Malditas de Albania con la esperanza de que alguno de sus espíritus malignos te faciliten el trabajo.

Pero si esto también falla…


Paso 9: mantenimiento percutivo


Un par de porrazos más no van a venirle mal, después de todo. Recomendamos usar patadas y codazos: son más fuertes que los puñetazos y tienen menos posibilidades de dañarte los dedos de las manos. Todo ventajas.


Paso 10: trata de robar un superordenador para que lo solucione por ti


Todo padre se ha planteado esto alguna vez: alquilar una furgoneta, ir a algún laboratorio donde tengan un superorenador con infinita capacidad de computación, entrar, meterlo en la furgoneta, salir por patas, introducir todos tus datos en el ordenador y que este solucione tu vida. No obstante, suelen estar fuertemente vigilados, por lo que las posibilidades de éxito son casi nulas. Si aun así crees que puedes conseguirlo, desde aquí te animamos efusivamente a intentarlo, pero no nos menciones si acabas en la cárcel.


Paso 11: declara que está roto y compra uno nuevo.


Si todas las batallas acabasen en victorias, las guerras no serían físicamente posibles (sin tener en cuenta la posible existencia de múltiples universos). Acepta tu derrota y compra uno nuevo, y nunca olvides las valiosas lecciones que has aprendido en el proceso (especialmente si has sido capaz de utilizar efectivamente la magia negra).


Paso 12: intenta convencer a tu familia y seres queridos de que es el mismo y que lo has arreglado


La historia la escriben los vencedores, pero los objetos inanimados no pueden escribir historias (a no ser que el asunto de la magia negra te haya salido muy mal). Esfuérzate en convencer a tu familia y seres queridos de que el objeto que compraste es el mismo que estabas intentando reparar y que lo has conseguido. Da igual que sea completamente diferente en apariencia, forma o función, si lo dices con la convicción suficiente seguro que funciona.

Y eso es todo por hoy. Esperamos que con estos consejos seáis capaces de enfrentaros a la paternidad de la forma adecuada. Sea como sea, no dudéis en mandarnos hatemail en los comentarios, nuestro correo o Twitter. ¡Aseguraos de que vuestro ordenador no se rompa antes!

17 mar. 2019

Batalla de aperitivos en el cumpleaños de Filippo y el Padrino

¡Victoria o muerte! ¡Gloria a Filippo!
Una vez más ha llegado el día más esperado del año. No, no hablo de San Patricio, válgame el cielo, hablo del cumpleaños de nuestras mascotas: Filippo y el Padrino. A pesar de que todos los años cumplen infinito más un año, lo siguen celebrando por todo lo alto con regocijo y destrucción.

Este año han celebrado una batalla campal a modo de recepción entre ambas partes, intercambiando brutales ataques entre los que han destacado los aperitivos que han traído ambas partes, servidos por camareros acorazados que recorrían el campo de batalla con sus bandejas. He aquí una selección de algunas de las mejores ideas.

Aunque puedan parecer básicas, no por ello las bombas de cóctel del Padrino eran menos deliciosas y letales. Con sus mechitas imposibles de apagar, seguramente hicieron las delicias de innumerables enemigos que encontraron sus gaznates llenos hasta arriba de los pequeños explosivos.

Filippo, por otra parte, también echó mano de un clásico trayendo toda clase de canapiés a la batalla: pies amputados y deliciosamente aderezados para matar a los enemigos de horror y exquisitez. Lo mejor de todo es que, aunque los primeros estaban hechos a partir de partes de esclavos que se quejaban de que les dolían los pies, este excelente aperitivo podía ser repuesto continuamente con los despojos de la batalla. Además, no necesitarás los pies una vez todo el mundo esté inundado.

Aún así, los canapiés no resultaron ser lo suficientemente efectivos como arma, así que Filippo se aseguró de que sus cocineros de batalla introdujeran albóndigas de oro en las filas enemigas. Este aperitivo no solo acentúa la grandeza de Filippo, sino que además es ligeramente venenoso en grandes cantidades. Y a los perros no se les da demasiado bien lidiar con venenos.

Viendo que la batalla se estaba volviendo más indirecta, El Padrino decidió usar métodos más indirectos para desmoralizar las tropas de Filippo. Así pues, introdujo entre las servilletas del otro bando el canapé que los mafiosos conocen como “piccoli cavallini”, cabezas de caballitos diminutos muertos cuyo propósito es entristecer a sus enemigos. Para que le doliera más, los cavallini en este caso eran de caballitos de mar muy pequeñitos. No queriendo quedarse atrás, Filippo empezó a servir de la misma manera orejas de perro a la plancha. De nuevo, buena parte de estas orejas las fue consiguiendo durante el combate.

¡Rellenos de delicioso, delicioso dolor!
Para que no decayera demasiado el ánimo, los camareros de batalla de ambos bandos empezaron a servir ponche de liquidillo verde. Como nadie es lo suficientemente tonto como para beberlo, todos empezaron a lanzárselo a los miembros del bando contrario, recuperando así (irónicamente) el ardor de la batalla.

Fue entonces cuando Filippo empezó a servir su arma secreta: gelatina. Pero no una gelatina cualquiera, una gelatina que está llena de tiburones enanos apenas perceptibles y muy, muy enfadados (la viscosidad de la gelatina no hace más que ponerlos furiosos). Las filas del Padrino se vieron considerablemente reducidas cuando su comida empezó a morderlos a ellos.

La recepción se aproximó a su final mientras ambos bandos recurrían a las últimas piezas de su arsenal, casi literalmente: el Padrino decidió sacar entonces sus balas de ametralladora montadas sobre pan Y ENVENENADAS para ironía del enemigo. Filippo, por supuesto, decidió responder haciendo que sirvieran entre los combatientes enemigos medusas venenosas Y ENVENENADAS también por supuesto el veneno mató a las medusas, debieron haberlo pensado mejor, pero el resultado fue devastador de todas formas.

Así, tras una batalla de varias horas, el sol se puso en el campo de batalla sembrado de los cadáveres de ambos bandos. Las hostilidades cesaron por ese día y se dispusieron a retirar a los muertos y los restos de la comida usando servilletas aisladas creadas a tal efecto. Así, los aperitivos letales restantes fueron conservados para futuro uso.

Y de este modo nuestras queridas mascotas han cumplido un año más de tramar la completa aniquilación del universo, lo cual por supuesto incluye a la otra parte. Su guerra no cesará hasta que suenen las trompetas del juicio final. Y hasta entonces, feliz cumpleaños a ambos y esperamos que se lo hayan pasado muy bien.

Si queréis saber más sobre los aperitivos más mortíferos de la creación no dudéis en mandarnos hatemail a los comentarios de la entrada o nuestras cuentas de correo o Twitter. Y nos vemos en la próxima, mientras tanto espero que tengáis algún regalo preparado. Por vuestro propio bien. ¡Chao!

14 mar. 2019

Descubierta materia orgánica en pizza de supermercado

Una consumidora de la localidad de Villaceituna (Europa) acudió reciéntemente a su supermercado local a quejarse de la presencia de compuestos extraños en la pizza congealda que había adquirido esa misma tarde.

Tras un breve análisis visual y olfativo, el encargado de turno concluyó que se trataba de materia orgánica e inmediatamente se hizo analizar todas las pizzas, en las que fue hallada una mayor cantidad.

Los representantes de la cadena y los fabricantes aseguran no saber cómo ha podido llegar hasta ahí ningún tipo de contaminación y han asegurado que sus productos pasan todos los controles para ser completamente inedibles y son preparados solo con los mejores plásticos.

Han admitido también que el único suceso similar acontecido en el pasado se dio cuando otro cliente creyó encontrar piña auténtica en su pizza hawaiana, pero las investigaciones pertinentes concluyeron que se trataba solo de un espejismo favorecido por las condiciones climáticas adecuadas.

En este caso también se están llevando a cabo dichas investigaciones y los biólogos de la universidad local están asombrados por los hallazgos. En estos momentos se encuentran en proceso de estudiar si la materia podría estar viva incluso, por lo que podría tratarse de un organismo extremófilo adaptado a las condiciones más brutales.

"De ser cierto, las posibilidades de encontrar vida en otros planetas serían mucho mayores", ha declarado uno de los científicos. "Si puedes vivir en una pizza de supermercado, puedes vivir en cualquier sitio".

Las autoridades locales, por su parte, han hecho circular un pregón extraordinario en el que llaman a los consumidores a la calma y les recomiendan que, ante el riesgo de contaminación, por ahora consuman solo pizza embotellada.

Les mantendremos informados de futuros desarrollos.

10 mar. 2019

Misterios Monifáticos: el Código Íctico

Buenos días, tardes o noches, queridos lectores; y bienvenidos a una nueva entrega de “Misterios Monifáticos”. Aprovechando que hoy es el día del pez, vamos a hablaros de uno de los misterios más ignotos que existen, desconocido incluso entre los mejores nictólogos del mundo. Se trata del enigmático “Código Íctico”.

El Código Íctico es uno de los mensajes que nuestro señor Filippo nos ha dejado, y es un mensaje transmitido usando peces. Sin embargo, como Filippo nunca nos explica sus planes,  hemos tenido que descifrar por nuestra cuenta el código y todo lo que ello representa.

Lo primero que hicimos fue hacernos con un ictioscopio. Para los no iniciados en el campo de la nictología, el ictioscopio es un aparato en forma de aro que sensores táctiles que detectan el relieve de las escamas de un pez, interpreta los datos y los devuelve como texto.

Mediante este aparato, hemos descubierto que todos los peces tienen escrito en sus escamas un texto filippista en honor al rey del mar: los peces más pequeños tienen himnos a Filippo, los medianos son cartas de apreciación y los grandes son libros enteros sobre teología. En especial, las escamas de los tiburones (que técnicamente no son escamas, pero la máquina las lee igual) hablan de los castigos que impondrá Filippo tras el apocalipsis (cada especie de tiburón explica uno de ellos).

Gracias a este aparato y a unos jeroglíficos en llamas egipcios que encontramos en el rastro, teníamos casi todo lo necesario para descifrar el código. Viajamos durante meses por acuarios y oceanográficos de todo el mundo pasando peces por el ictioscopio sin permiso y huyendo de las autoridades. Pero, aunque conseguimos resolver un par de problemas teológicos por el camino (por ejemplo, cómo puede Filippo ser inedible y delicioso al mismo tiempo), la información hallada en las distintas especies de pez simplemente no era suficiente para completar el puzle.

Así tuvimos que recurrir a impresiones de escamas de especies extintas fosilizadas o a pactar con el monstruo del lago Ness (acerca de un asunto del que no podemos hablar, pero no os sorprendáis cuando salga en las noticias), pero incluso eso no era suficiente. Entonces fue cuando nos dimos cuenta de que el ictioscopio también funcionaba con iguana (así descubrimos que todas se llaman Margarita), de modo que seguimos intentando usarlo con toda clase de criaturas del medio acuático.

Resulta que funciona con cangrejos, pero no con langostas; con delfines y focas, pero no con ballenas, e incluso con búfalos de agua. Lo cual es doblemente extraño, porque ninguna de estas criaturas tiene escamas, pero decidimos no prestarle demasiada atención a ese detalle y compilar toda esta nueva información para, por fin, desvelar el código de una vez por todas.

Después de recolectar todo el material, lo juntamos todo y lo pasamos por un antiguo algoritmo maya de encripción ocultista estandarizada; luego lo reordenamos, lo traducimos al español moderno y le dimos formato.
Para nuestra sorpresa, el Código Íctico, grabado en los cuerpos de todos los peces del mundo, es una receta de sopa de perro. No cualquier receta de sopa de perro, por supuesto; es una sopa tan deliciosa que todo lo que comas después te sabrá como a ceniza en comparación.

Nosotros no la hemos preparado, porque en primer lugar sería blasfemia, y en segundo, El Padrino no se lo tomaría demasiado a bien. Así que simplemente decidimos imaginar cómo sabría.

En cualquier caso, hemos decidido no divulgar esta receta. Un secreto de este calibre no debería caer en malas manos.

Podéis, sin embargo, pedírnosla en los comentarios, nuestro correo o Twitter. No os la vamos a dar, por supuesto, pero sois completamente libres de pedírnosla.

7 mar. 2019

Cómo sobrevivir al ataque de un gansorraptor

No puedes.

Si queréis saber más al respecto, no dudéis en mandarnos hatemail a los comentarios o nuestras cuentas de Twitter o correo.

¿Cómo? ¿Una entrada entera? Si ya he respondido la pregunta... Está bien... Dejaré que se hagan ilusiones.

Los gansorráptores son la nueva amenaza que puebla nuestras calles, parques y lagos. La gente empezó a traer huevos y polluelos (del mismo Infierno) porque son increíblemente monos de pequeños hasta que se convierten en enormes ocas asesinas de dos metros que no temen a la muerte.

Ahora han desplazado a otros terribles depredadores emparentados como las ocas o los horribles, horribles cisnes y parecen amenazar con quedarse ahora que tienen lugares donde anidar y comida fácil en forma de deliciosas personas. No cabía esperar menos teniendo en cuenta que todos los pájaros son malignos.

Si entrases en el territorio de un gansorráptor o te lo encontrases vagabundeando en busca de presas, lo mejor que puedes hacer es entrar en pánico. No mantengas la calma: eres un cadáver andante, tienes 99% de posibilidades de morir, maldita sea. ¡Corre! ¡Corre gilipollas, te va a atacar de todas formas! ¡Te devorará a ti y a todos tus seres queridos! ¡Aaah! ¡Aaaaaaah!

Eso sí, al contrario que nosotros, trata de entrar en pánico sin gritar: el ruido solo ayudará a atraer más gansorráptores que puedan estar cerca, reduciendo tus ya de por sí ínfimas posibilidades de supervivencia. No trates de pedir ayuda, no seas capullo/a y muérete solo/a.

Hasta ahora la gente que ha sobrevivido a los ataques de gansorráptor lo han hecho con una de estas dos cosas: muros muy altos y gruesos (por fortuna no saben volar, gracias a Diox) o potentes explosiones. Si vives en un área donde abundan, lleva siempre un cinturón de granadas de mano.

Si estás acorralado, se acabó, ya está. Muerte asegurada. En cualquier caso, si quieres engañarte a ti mismo, intenta parecer todo lo pequeño posible para que exista la posibilidad de que el gansorráptor decida que no vales la pena como almuerzo (tampoco importaría, matar les produce placer sexual) y evita todo contacto visual: las leyendas dicen que pueden hipnotizarte o echarte mal de ojo.

Eso sí, no se te ocurra darles de comer: podrían sentirse ofendidos. Además, podrían considerar que es solo el aperitivo (¡lo es!) o deducir que, si tienes comida, tu carne debe ser grasienta y blandita. ¡No les des la satisfacción de ofrecerles una comida completa!

Por último, si sobrevives (jaja. Jajajaja. ¡JAJAJAJA!) ten cuidado de no convertirte en un gansocántropo. Eh, eh, podría pasar, nosotros solo lo decimos. Por eso recomendamos acudir a un exorcista de confianza o proceder directamenta a una amputación rápida.

Y eso es todo. Lo mejor, al final, es no salir nunca de casa y probablemente no asomarse demasiado a las ventanas. No, es más, tapia las ventanas. Adopta un rifle y ponle nombre, porque es tu nuevo mejor amigo.

2 mar. 2019

10 razones para tener un gato

Si te estás preguntando por qué tener en casa una bestia solo domesticada que no te devora solo porque no es lo bastante grande, hoy os traemos doce razones por las que no podría ser tan mala idea.

Afilan tus sofás

Esta es la primera y quizá la más importante: un sofá romo es más peligroso que uno afilado, por eso es bueno tener un felino que mantenga tus muebles en buenas condiciones para el máximo confort. Si no, que le pregunten a la gente de Juego de Tronos.

Descubren camas que no sabías que tenías

¿Ese cojín viejo? Una cama. ¿Esa caja en el salón? Una cama. ¿La chimenea que te dejaste abierta? Una cama. ¿Encima de la nevera? Una cama. Seguro que antes de tener un gato en casa no sabías que prácticamente podrías abrir un hotel si tus desayunos fuesen ligeramente peores.

Te indican si hay fugas de gases nocivos

Los gatos tienen un fino sentido del olfato, incluso superior al de los perros. No osbtante, es necesario que los entrenes para alertarte cuando detecten gases tóxicos en tu hogar: de lo contrario simplemente se irán solos una vez los huelan dejándote tirado. Otra opción es tenerlos enjaulados y esperar a ver si se mueren, pero para eso es mejor un canario expiatorio.

Te traen regalos

Saltamontes, ratones medio comidos, plutonio, el oro de Lincoln, pájaros muy asustados, de todo. Es maravilloso. Y todo lo que piden a cambio es comida, alojamiento y atención continua.

Nos recuerdan que a veces hay cosas fuera de nuestro control

Rara vez acudirán si los llamas (a no ser que quieran), harán lo que les dé literalmente la gana en tu casa y, sobre todo, aunque a veces podamos oír que su motor está sonando y listo para ser arrancado, jamás podremos encontrar la cuerda de la que tirar para ponerlos en marcha. (Yo sospecho que es el rabo).

Puedes coleccionar pelo

¿Cansado de coleccionar pelo de personas? ¡Perfecto! Un gato te dará más del que jamás serás capaz de procesar. Jamás.

Siempre están cubiertos de una delgada capa de heces

Existe la leyenda urbana de que los gatos son muy limpios porque se están lavando continuamente, pero merece la pena señalar que se lavan el pelaje con la misma lengua que usan para lavarse el culo. Yo solo lo digo. Eso, sumado al hecho de que son bolsitas peludas llenas de caca los convierte en la combinación perfecta.

Se aseguran de que abandonas hábitos nocivos

Como dormir demasiado. Es decir, ellos pueden dormir 16 horas perfectamente, pero tienen que asegurarse de que en tu caso estas quedan limitadas a cuatro o cinco por todos los medios a su alcance. Poder ver tu propio regazo mientras estás sentado es otro de los hábitos de los que intentarán mantenerte apartado, incluso si ya hay otra cosa en tu regazo.

Se hacen amigos de los ratones locales

¿Alguna vez has pensado que ojalá recibieras invitaciones a las fiestas que da el rey rata? Pues estás de suerte: un buen gato dará acceso ilimitado a los roedores a tu cocina y otras partes de la casa, granjeándose su confianza y amistad. De este modo, podrá hablarles bien de ti para que al fin puedas ir a los banquetes y disfrutar de la enorme selección de más de mil quesos. Hmmm, queeeesooo...

Probablemente son compatibles con muchos dispositivos

La mayoría tienen un puerto de entrada o dos que son no estándar, pero aquí sospechamos que les puedes pelar el rabo y empalmarles un USB de forma que funcionen correctamente con toda clase de dispositivos.

Desean la completa aniquilación del universo

Siendo esta casa la Asociación Nuclear Monifate por la Completa Aniquilación del Universo, creo que huelga decir por qué este es nuestra razón favorita para tener un gato y por qué la consideramos la de más peso e importancia.

De modo que corred a vuestra animalería más próxima a haceros con un gato, pero tened cuidado de que no os encasqueten un gatito bomba encendido por accidente. Si queréis hablar más sobre nuestros amigos gatinos no dudéis en dejarnos hatemail en nuestros comentarios o nuestras cuentas de Twitter o correo. ¡Hasta la próxima!

28 feb. 2019

Resumen de febrero de 2019

¡Empieza el nuevo mes!
¡Y otro mes que se nos va! Como siempre, estamos cada vez más cerca del fin del universo. Quiera nuestra supervisora, Lady Yatagarasu, que sea pronto.

Pero dejemos de pensar en el futuro y pensemos en el pasado. Concretamente, en el pasado remoto. Y más concretamente aún, en el Antiguo Egipto; porque es ahí donde está la acción. Y cómo no, nosotros vamos a donde va la acción, y por eso hemos escrito nada más y nada menos que cuatro entradas sobre el tema este mes: hemos hablado de cocodrilos de guerra, de más deportes egipcios, de un reality show de la antigüedad, y de cuántos illuminati hacen falta para construir las pirámides (por si queréis hacerlo vosotros mismos desde casa).

Por otra parte, en lo que se refiere a asuntos más estacionales, hemos publicado una utilísima guía para escapar de la friendzone si tratan de arrastraros a ella el próximo día de San Valentín. Así mismo, podéis informaros de vuestra fortuna (amorosa o no) en el horóscopo del mes de Fagas para este año 9.

Y en lo que a entregas regulares se refieres, no faltan el diccionario monifático (con su quincuagésimo tercera entrega), el avance de proyectos número 37 (macho, eso son un montón de avances, llevamos la vida haciendo esto) y el resumen de enero de 2019 que, como a veces pasa, cayó en el mes siguiente.

Y esto es todo sobre este mes. Si queréis mandarnos un hatemail solo por diversión, podéis hacerlo en Twitter, nuestro correo o abajo en los comentarios. Y si queréis dar vuestro pésame por Google+, simplemente escribid “F” y mandadnos el mensaje tal cual.