10 nov. 2018

Diccionario monifático - 51ª entrega

ninfantería.
(De ninfa)
  1. f. Tropa mitológica constituída enteramente por ninfas, sirenas y náyades.
  2. f. vulg. Burdel.

sisimular.
(Del arremán sümmilen)
  1. tr. Ocultar con disimulo que no se es emperatriz de Austria.
  2. intr. Afirmar desdeñosamente mientras se está montando en una mula o cualquier otro animal de trabajo.

orcurrir.
(De ocurrir)
  1. intr. Acontecer algo relacionado con orcos u otras criaturas mitológicas.
  2. intr. Acudir al rescate de una orca u otro gran depredador marino.

6 nov. 2018

La amenaza del apocalipsis molusco

¡El rostro del mal!
Dadiván está cada vez más cerca y, con él, regresa otro año un horror que toma por asalto nuestras casas y somete nuestros platos.

Hablo, por supuesto, de los moluscos: almejas, mejillones, conchas finas… Todos se reúnen en nuestras mesas con las aviesas intenciones de destruirnos y asimilarnos. Tramando entre ellos en su lengua secreta de moluscos.

¡Ten cuidado! Tu propia abuela podría haber sido ya suplantada por uno de ellos y llevar años como espía en tu casa, sin que sospecharas lo más mínimo. En caso de que sospeches de ella o cualquier otro miembro de tu familia, lo más razonable es que esperes a que se duerma y compruebes si está desarrollando una dura concha en la espalda que probablemente trate de esconder. Recomendamos extremar la precaución porque, de ser descubierta, probablemente trate de asesinarte en el momento para que no reveles el complot. Pase lo que pase, recuerda: esa criatura que tienes ante ti ya no es tu abuela.

La mejor forma de combatir a estas horribles criaturas es FUEGO, FUEGO EN CANTIDADES. O, en su defecto, cantidades aún mayores (industriales incluso) de zumo de limón con el que irritar sus sensibles órganos sensores.

Y, en el caso de que las cosas se pongan especialmente feas y no sea posible controlar a los moluscos, el protocolo a seguir es el mismo que con cualquier otro tipo de apocalipsis: entra en pánico y huye lo más rápido posible a las montañas mientras gritas como un poseso, advirtiendo a todos en tu camino de que los mejillones van a por ti.

Es posible que los moluscos hayan desarrollado un odio irracional contra la humanidad que les fuerza a atacarnos o, peor aún, una mente colmena que les permite organizarse para invadir la tierra firme. Pero es poco probable que sean ellos mismos los que están detrás de todo esto. Tiene que haber una mano negra, un autor intelectual del horror.

Y, por supuesto, no pueden ser otros que los gallegos. Como siempre, los malditos tratan de destruirnos con sus retorcidos planes. Maldita sexa! Un só prestige non foi suficente para deter os seus malignos plans! Por supuesto no abogamos por violencia contra los gallegos para evitar sus oscuras tramas de conquista, pero, es decir, ¿qué más da? Al final todos seremos aniquilados junto al universo cuando Monifate lleve a la culminación sus planes.

Por otra parte también es posible, aunque improbable, que los gallegos no tengan nada que ver con todo esto y sea un plan secreto de Filippo, señor de los océanos, emperador acuático, para hacer progresar su objetivo de inundar toda la tierra firme y esclavizar a todos los humanos. En cuyo caso, aceptad a vuestros nuevos señores pisciles y dejad en paz a los moluscos, aquí no hay nada que ver.

Si vosotros también sospecháis que vuestra abuela puede ser un espía de los moluscos o conocéis otros apocalipsis de los que deberíamos estar informados, podéis mandarnos hatemail al respecto a nuestras cuentas de correo, Twitter, G+ (mientras dure) o a los comentarios de esta misma entrada. ¡Seguid vigilando los cielos, digo, a los gallegos!

3 nov. 2018

Resumen de octubre de 2018

¡Volvemos a la carga! Tras nuestro torpor estival habitual, despertamos un año más para sacar de nuestra cabeza todo el material artístico que no nos deja dormir por las noches y planificar la inminente llegada del fin del universo. ¡Con energía nuclear!

Y con energía nuclear empezamos la temporada, siendo el catalizador de los eventos de El día de los Momeys Momientes (nuestro corto de inicio de temporada), que no hemos publicado en este mes, pero simplemente no merece la pena hacer resúmenes para septiembre. Aunque ciertamente sería gracioso hacer un resumen de una única entrada. ¡A lo mejor en el futuro!

Relacionado con esto, este mes os hemos enseñado cómo hacer vuestras propias armas nucleares como nosotros (porque por qué demonios vas a depender de países extranjeros para hacer un trabajo que puedes realizar tú mismo en tu propia cocina). Además, y dentro de la temática del mes (física), os hemos enseñado cómo funcionan los rayos láser, cómo podéis haceros más poderosos y el hecho de que el universo podría tener forma de cocido. ¡A ver qué hacéis ahora con todo ese conocimiento!

Por otra parte, creemos haber resuelto el misterio de adónde va el agua cuando tiras de la cadena, cuya respuesta no dejará indiferente a nadie. Y, hablando de misterios, este mes hemos vuelto a celebrar jálogüin con nuestros más excelentes disfraces. Pero si todo esto os da demasiado miedo y os ha helado la sangre, podemos recomendaros una receta para calentaros: cocido de plomo. Hmmm.

Por supuesto además hemos tenido a los sospechosos habituales: el trigésimo tercer avance de proyectosDrunk Rhapsodists Night Club is coming!), la quincuagésima entrega del diccionario monifático y, como viene siendo costumbre, dos entregas del horóscopo monifático que se corresponden con los meses de relleno y algusto: ¡conoce tu futuuuuro!

Finalmente, hemos empezado también la temporada en nuestro blog de desarrollo de Sukero City con una entrada en la cual respondemos algunas de las preguntas que nos habéis hecho sobre este proyecto. Además, nos complace anunciaros que, a partir de ahora, las imágenes 100% Sukero City se publicarán todos los sábados tanto en nuestro G+ como en el ya mencionado blog de desarrollo. Hacemos esto porque Google+ va a cerrar dentro de bastante poco. さすがグーグル!

Y eso es todo por este mes. Aseguraos de mandarnos vuestro hatemail a nuestro twitter, nuestro correo, y, mientras siga en pie, Google+. Y recordad, ¡vuestro odio nos hace más fuertes!

1 nov. 2018

Cómo invocar espíritus para jugar al Tu-te-oh

(Fuente)
Seguro que os ha pasado alguna vez. Tenéis ganas de jugar a las cartas, pero no hay nadie que se preste o que sea capaz de invocar bestias arcanas para el encuentro. La solución es muy simple: invocar espíritus de antiguos jugadores fallecidos para que jueguen contigo. Es mucho más fácil que enseñar a tus amigos a jugar (y forzarlos a hacerlo) y mucho más entretenido, porque nadie sabe jugar a las cartas mejor que un muerto. Están todo el día jugando en el Cielo, su nivel de experiencia es ridículamente alto.

Pero antes de empezar, vamos a dejar las cosas claras. No se ha demostrado que nadie sea capaz de revivir a los muertos (ni en esta dimensión ni en la de la Thierra, y eso que ahí hay nigromantes y el infierno es un sitio visitable, al menos en parte), pero si eso no nos ha impedido daros consejos sobre cómo momificaros a vosotros mismos, tampoco nos lo va a impedir esta vez. Después de todo, si nos importara qué es imposible y qué no lo es, no estaríamos tratando de hacer reactores nucleares en nuestro sótano.

Ahora bien, para los lectores más despistados, el Tu-te-oh es un juego de cartas extremo relacionado con la invocación de bestias arcanas. Deriva de duelos del antiguo Egipto que es donde está la acción que se llevaban a cabo con grandes losas de piedra y criaturas que invocaban para que arrojasen dichas losas contra sus contrincantes. Aunque estas variedades arcaicas se siguen practicando en la tierra del Nilo, hoy en día lo normal tanto en la Tierra como la Thierra es jugar con una baraja española trucada con magia negra.

El ritual de invocación en sí mismo no es demasiado complicado: debes entrar en un bar embrujado (no necesariamente abandonado) y, mientras suenan las doce campanadas de medianoche, sostener en tus manos una carta en llamas mientras recitas el encantamiento: “El terno quema mejor. El terno quema mejor”. No olvides traer aperitivos y alcohol a modo de ofrenda, los muertos traerán su propio tabaco.

Si lo haces todo bien, deberían aparecerse los jugadores ultratúmbicos en la forma de fantasmas. Si lo hacen como cadáveres andantes, es que los has invocado por error para jugar al dominó de las tinieblas, y eso va por otro conducto. Según te dirán ellos mismos, es porque necesitan cuerpos físicos para sostener las fichas, mientras que las cartas son más ligeras. Probablemente son mentiras para confundirte.

Como podrás imaginar, usar magia negra y jugar con el delicado balance entre la vida y la muerte es bastante peligroso, e implica varios riesgos. Por ejemplo, es muy posible que los muertos a los que invoques sean demasiado buenos jugando, y eso arruine la diversión. Después de todo, son todos veteranos, está claro que no se van a andar con chiquitas. Si no sabes si tienes el suficiente nivel de Tu-te-oh como para ganarles al menos una partida de cada diez, mejor no los invoques.

Relacionado con esto último, tampoco te conviene apostar nada con ellos. No solo son muy buenos jugadores, sino que además suelen ser bastante capullos. En el Cielo no es fácil hacer trampas y trapicheos, porque cualquier conducta inapropiada puede hacer que te manden al infierno, así que muchos aprovechan esta clase de partidas para cebarse. No dudarán en usar cartas marcadas (conocidas en el mundillo como “el corazón de las cartas”), distracciones o cualquier otro tipo de triquiñuela para quedarse con cualquiera de tus posesiones materiales o con tu linfa. Solo por diversión, no pueden llevarse ninguna de esas cosas al Cielo.

Tampoco deberías buscar bronca con ellos. Olvídate de todo lo que hayas podido aprender viendo el combate del Dalai Lama contra Mahatma Gandhi, estos muertos no son zombis: son rápidos e incorpóreos. Te pueden arrear todo lo que quieran y ninguno de los puñetazos que les dés hará absolutamente nada. A no ser que hayas sido capaz de controlar el ultra instinto, pero si no es así, es mejor que te abstengas por defecto.

Y, por supuesto, no aceptes tabaco si te lo ofrecen: esa mierda da cáncer.

Si sigues estos sencillos consejos, deberías ser capaz de disfrutar de una alegre velada con tus compañeros de juego muertos hasta que se ponga el sol. Y si sobrevives a la experiencia, probablemente sea aliciente para buscarte amigos de verdad y/o una buena historia para contar en bares y empezar conversación. Todos salimos ganando si dejas de invocar a los muertos para jugar a las cartas.

Si tienes alguna duda sobre el procedimiento, crees que no deberíamos enseñar a invocar a los muertos en este blog o nos quieres invocar a nosotros para jugar a las cartas, no tienes más que mandarnos algo de hatemail a nuestras cuentas de G+, Twitter o correo electrónico o, si te van esas moderneces, a los comentarios de esta misma entrada. Hasta la próxima y recuerda: no dejes de vigilar los celos.

31 oct. 2018

Jálogüin 2018

¡Feliz jálogüin! Este lo hemos intentao.

Aquí podemos ver a  Frikiman como equipaje de mano, de modo que no tiene que pagar extra para viajar en avión (excepto si va en Ryanair porque NO va a viajar en bodega):


Y aquí tenemos a Kha, disfrazado de él mismo dirigiendo al rol según informes de numerosos testigos:
¡Y eso es todo! Feliz Jálogüin y vigilad la tierra, que es de donde salen los zombis.

29 oct. 2018

Cocido de plomo


Una deliciosa capa de plomo.
Hoy cocinaremos un plato de la cocina tradicional de Old Pork City. Se está acercando el invierno, así que no tendréis que preocuparos aún por la operación bikini, lo cual es un alivio, porque este plato es una bomba de calorías (siguiendo la tradición de la capital, por supuesto). Algunos afirman que es tan nutritivo que es capaz de quitar el hambre de personas que lo vean mientras consumen platos más ligeros, aunque esa afirmación no está completamente avalada por las evidencias científicas.

Como indica el nombre de la receta, el cocido de plomo (en su versión tradicional, al menos) contiene plomo, un metal extremadamente abundante en la capital. Si os repite el plomo, por supuesto, podéis simplemente evitar echárselo, pero los expertos afirman que eso es una blasfemia y que deberían mataros y destruir todo lo que habéis querido en vida.

Pero nosotros no estamos aquí para juzgaros, estamos aquí para explicaros cómo preparar platos potencialmente nocivos para vuestra salud.

Los ingredientes son los siguientes (para 4 personas):
  • 500 gramos de garbanzos
  • 2 kilos de tocino
  • 3 bolsas de puré de patata
  • 1 cebolla (entera, sin pelar)
  • Morcillas y chorizos de cerdos criados con dietas ricas en plomo (3 de cada)
  • 2 cochinillos enteros
  • Cantidades no letales de plomo*
Pon los garbanzos en un cubo con hielo y déjalos reposar toda la noche, obviamente no vas a tener sitio en la nevera porque en algún sitio tienes que meter los dos cochinillos enteros. Al día siguiente, escúrrelos y resérvalos en una red.

Toma los dos cochinillos enteros, ábrelos para que formen una olla y coloca el tocino en su interior junto con un chorrito de agua.

Mientras hierve, empieza a calentar el plomo en el crisol hasta que se licue y entonces añádelo a la cocción y retira la espuma. Introduce los garbanzos y vuelve a retirar la espuma.

Saca un poco del agua, ponla en otro cazo a calentar y, cuando hierva, añade la cebolla entera, los sobres de puré de patata (simplemente echa el contenido: no es necesario que prepares el puré antes de mezclarlo, así le darás más consistencia al plato) y los chorizos y morcillas.

A continuación aplica el soplete a la superficie de la olla-cochinillo para mantener el plomo derretido. Mantén el cocido siempre cerca de una fuente de calor para que esté mínimamente líquido y comestible.

Saca el cocido del fuego (asegurándote, de nuevo, de que nunca llegue a temperatura ambiente) y sírvelo en platos pirófugos. Puedes acompañar el cocido de un buen taco de panceta salada o una morcilla de arroz, hay infinitos alimentos a base de carne de cerdo que pegan perfectamente con el cocido de plomo.

Y eso es todo. Asegúrate de mandarnos una foto de tu cocido (junto con tu hatemail) a twitter y nuestro correo, o si eres lo suficientemente rápido, a Google+.

*Las cantidades no letales de plomo podrían variar dependiendo de la masa corporal y el estado de salud de los comensales.

28 oct. 2018

Cómo volverse más poderoso

Buenas tardes, queridos monilectores. Hoy tenemos para vosotros una guía para ayudaros con un tema que ha preocupado a todo el mundo sin importar su edad, sexo o clase social. Esta cuestión, por supuesto, se trata de la forma de volverse más poderoso.

Pero no poderoso en el sentido político o económico. Poderoso de verdad, capaz de lanzar potentes rayos de energía a tus enemigos o de destruir planetas con solo desearlo. Es probable que muchos de vosotros creáis que eso es imposible, o que necesitarías mucho entrenamiento para ser capaz de hacer proezas de ese calibre, pero en realidad es todo mucho más simple gracias a nuestra amiga la ciencia.

En física existen dos conceptos con los que os tendréis que familiarizar, y estos son "fuerza" y "energía". La fuerza se mide en newtons (nombrados en honor a Isaac Newton, al que muchos conoceréis como el científico más poderoso de la historia), y es la capacidad que tiene un cuerpo de mover otros cuerpos muy pesados, o de ganar una batalla contra ellos. La energía se mide en Julios (nombrados en honor a Julio César, que además de poseer poder político era capaz de lanzar rayos láser con los ojos), y es la capacidad que tiene un cuerpo de producir destructivos haces de luz.

Por supuesto, para volveros más poderosos necesitaréis incrementar tanto vuestra fuerza como vuestra energía todo lo posible. Incrementar tu energía es relativamente fácil si sabes dónde encontrar energía en los alrededores, aunque la mayor parte de ella es difícil de acceder. Por ejemplo, sabréis de sobra que un enchufe provee energía eléctrica, pero conectarse a él no os haría ningún bien porque seríais incapaces de contener toda esa energía y dañaría vuestro cuerpo. Es mucho más seguro lamer pilas. Contienen mucha menos energía, pero el peligro es también mucho menor. Si lo haces diligentemente a lo largo de mucho tiempo, notarás el cambio.

También es interesante asegurarte de que no pierdes energía. Por ejemplo, cuando mueves un objeto (como las ruedas de una bicicleta cuando montas en ella), estás transfiriéndole energía. Para evitar que esta energía se disipe en el ambiente, siempre puedes usar una dinamo. Pela los cables que van a la dinamo y conéctatelos en los oídos. Así, la energía que utilizas para dar cada pedalada volverá automáticamente a ti, convirtiéndote técnicamente en una máquina de movimiento perpetuo.

Pero hay una forma más simple incluso de obtener energía, y no requiere de ningún esfuerzo. La energía potencial depende única y exclusivamente de tu localización con respecto a un campo de fuerzas (como la gravedad, aunque de eso hablaremos más adelante). En resumidas cuentas, cuanto más alto estés, más energía almacenarás, así que todo lo que tienes que hacer para recoger energía pasivamente es subirte a un sitio muy alto. ¿Por qué crees que los practicantes de shugendou son tan poderosos?

Conseguir más fuerza es algo más complicado, sin embargo. Por ejemplo, puedes adquirir más fuerza si tienes dos imanes muy potentes, pero no todo el mundo tiene acceso a algo así. Si es tu caso, lo que tienes que hacer es posicionarlos de tal forma que se atraigan mutuamente, y tú entre ellos. Incapaces de moverse hasta hacer contacto, transferirán toda su fuerza electromagnética a todo lo que se encuentre entre ellos, que en este caso serías tú.

Si te gusta viajar, también puedes utilizarlo para conseguir más fuerza. Hay lugares del planeta donde la gravedad afecta con más fuerza (Chile, por ejemplo). Si viajas a esos lugares y te pegas completamente al suelo, absorberás poco a poco la fuerza de la gravedad de esa zona. Es un proceso lento, pero los resultados merecen la pena.

Finalmente, si no tienes dinero para comprar imanes o para viajar, siempre tienes la opción de, simplemente, hacer fuerza. Es decir, contraer tantos músculos como puedas a la vez y gritar muy fuerte, como si fueras a convertirte en Super Saiyan. Al contrario de lo que podrías imaginar viendo Dragon Ball, este método es muy ineficiente, y necesitas años para conseguir alguna clase de resultados con él. Aún así, es gratis, así que puedes utilizarlo como un buen complemento para tus otras prácticas de adquirir fuerza.

Sea cual sea el método que uses, recuerda usar tu recién adquirida fuerza y energía para el bien. O para aniquilar el universo, como hacemos nosotros.

Si has probado nuestros métodos y no te convencen los resultados, asegúrate de mandarnos hatemail a nuestro correo, Twitter o Google+ (¡date prisa y hazlo antes de que lo cierren!).